Pachanga sinfónica con la “Avanzada Regia”

Cartel publicitario del show. Foto: Facebook Avanzada Sinfónica Cartel publicitario del show. Foto: Facebook Avanzada Sinfónica

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los arreglos sinfónicos con estilos como el rock, el ska y hasta el hip-hop pueden transportar hacia alucinantes pasajes sonoros, tal como lo logró anoche la generación llamada “Avanzada Regia”, de la mano de la Orquesta Sinfónica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Un vuelco instrumental relució en el Teatro Metropólitan con el show intitulado “Avanzada Sinfónica”, donde desfilaron figuras como El Gran Silencio, Gil Cerezo, Pato Machete, Chetes, Jonáz e Inspector.

Cercanas las 21:00 horas arrancó el recital bajo la dirección orquestal del maestro Alberto Moreno, emergiendo en el escenario Pato Machete de Control Machete, demostrando que el hip-hop puede fusionarse perfectamente con una orquesta.

Sí Señor e Ileso sorprendieron al instante por la calidad para estas versiones, provocando los aplausos de beneplácito entre la fanaticada que llenó el lugar. El espectáculo relució a nivel producción al contar con una extravagante pantalla en forma de rompecabezas, donde gráficos artísticos cautivaron las miradas a la par de la acústica y en donde también se miraban los barrios de Monterrey, Nuevo León, urbe en la cual surgió la denominada “Avanzada”. La magia instrumental estremeció gracias a la genialidad de los 60 músicos de la Orquesta Sinfónica de la BUAP, que entre violines, chelos  y tololoches, sedujeron los oídos de principio a fin.

Luego del apasionante ritmo de Luna y Dentro de un mensaje con Chetes, al ceder la estafeta a Inspector, el Metropólitan vibró de alegría; la presencia de su líder Big Javy levantó los cuerpos de la butaquería con Amargo adiós y Amnesia. La oportunidad llegó para Jonáz (Plastilina Mosh) quien cantó Afroman y Mr. P-Mosh, para darle paso a Gil Cerezo de Kinky con Soun Tha mi primer amor, quien además destacó por la rola Presidente, ya que en las pantallas se veían los males del mundo conjugándose con mandatarios como Donald Trump o el ya desaparecido Sadam Husein (ex presidente de Irak asesinado tras ser acusado falsamente de poseer armas de destrucción masiva por Estados Unidos y Gran Bretaña).

Una buena mezcla entre lo rockero y sinfónico mantuvo la esencia de los temas originales, en una catarsis que se consolidó con El Gran Silencio.  Los regiomontanos no perdieron su estilo festivo para Dormir soñando y Chúntaro Style, poniendo a bailar y brincar a la enloquecida audiencia que gozó en grande con el carisma de cada uno de sus integrantes.

Después de un breve intermedio sonorizado por la Orquesta Sinfónica de la BUAP, retornaron los rockeros con ágil selección de una sola rola por turno, quedando enmarcada por Completamente de Chetes, así como Y qué de los Inspector. Pervert Pop Song con Jonáz y Hasta quemarnos, de Gil, aderezaron la buena vibra a la pachanga, para cerrar con Círculo de amor al mando de El Gran Silencio. El reloj se enfilaba hacia las 22:30 horas; pero la multitud insaciable clamaba “¡Otra, otra, otra!”. El programa rompió lo establecido y decidieron regalar nuevamente el Chúntaro Style, para la cual se subieron todos los regios ante el éxtasis de su gente.

Un tremendo fiestón despedía en total agradecimiento a los músicos, quienes recibieron de intercambio una ensordecedora ovación hermanada tanto para la “Avanzada Regia”, así como para la reluciente Sinfónica de la BUAP.

Comentarios

Load More