Trump finaliza visita a Londres en medio de protestas

Un hombre sostiene una pancarta que representa al presidente Donald Trump besando al líder del Partido Brexit, Nigel Farage, durante una protesta contra la visita de estado del presidente Donald Trump. Foto: AP Matt Dunham Un hombre sostiene una pancarta que representa al presidente Donald Trump besando al líder del Partido Brexit, Nigel Farage, durante una protesta contra la visita de estado del presidente Donald Trump. Foto: AP Matt Dunham

LONDRES (apro).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, finalizó este miércoles una visita de Estado de tres días a Gran Bretaña, en medio de protestas callejeras por su llegada, controversias por supuestos acuerdos comerciales lucrativos tras el Brexit y acusaciones cruzadas con el alcalde de Londres.

Trump y su esposa Melania tuvieron una apretada agenda diplomática y política en la capital británica, que incluyó una cena de gala en el Palacio de Buckingham el lunes por la noche oficiada por la reina Isabel II de Inglaterra, una reunión el martes con el príncipe Carlos y su esposa Camilla en su residencia de Clarence House en la que hablaron sobre temas medioambientales, y un encuentro con empresarios y la saliente primera ministra Theresa May en Downing Street, en la que se discutieron posibles acuerdos comerciales tras la salida británica de la Unión Europea (UE).

La visita de Trump finalizó el miércoles con su participación en un evento oficial en el puerto inglés de Portsmouth (sur de Inglaterra) por el 75 aniversario del llamado Día D, el desembarco de las fuerzas aliadas en Normandía para frenar el avance de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

La ceremonia militar conjunta contó con la presencia de la reina Isabel II, los presidentes Trump y Emmanuel Macron, la primera ministra Theresa May y la canciller Angela Merkel, entre otros 15 dirigentes mundiales.

El presidente francés Emmanuel Macron, la primera ministra británica Theresa May, el príncipe Carlos de Gran Bretaña, la reina Isabel II, el presidente Donald Trump, la primera dama Melania Trump, la presidenta griega Prokopis Pavlopoulos y la canciller alemana, Angela Merkel, en el evento para conmemorar el 75 aniversario del Día D en Portsmouth, Inglaterra. Foto: AP Matt Dunham
El presidente francés Emmanuel Macron, la primera ministra británica Theresa May, el príncipe Carlos de Gran Bretaña, la reina Isabel II, el presidente Donald Trump, la primera dama Melania Trump, la presidenta griega Prokopis Pavlopoulos y la canciller alemana, Angela Merkel, en el evento para conmemorar el 75 aniversario del Día D en Portsmouth, Inglaterra. Foto: AP Matt Dunham

Durante su visita de tres días al Reino Unido, el presidente norteamericano se negó a reunirse con el jefe del opositor Partido Laborista Jeremy Corbyn, quien prometió luchar “con todas las fuerzas” para impedir que multinacionales estadunidenses terminen adquiriendo contratos del Servicio Nacional de Salud británico público tras acuerdos comerciales post-Brexit.

En el segundo día de su visita oficial, Trump dio a conocer sus planes para acuerdos post-Brexit “fenomenales” entre Gran Bretaña y Estados Unidos, que incluirían la venta de cientos de productos y servicios a los británicos.

“Las compañías norteamericanas tendrán libre acceso de mercado a cada sector de la economía británica como parte de un acuerdo (post-Brexit). La idea es triplicar el comercio con el Reino Unido”, afirmó Trump durante una conferencia de prensa con May tras su reunión conjunta en el número 10 de Downing Street.

“Cuando estamos hablando de comercio, todo está (disponible) sobre la mesa. El Servicio Nacional de Salud o cualquier otra cosa”, agregó.

Críticas a Trump

Las declaraciones del presidente norteamericano generaron muchas críticas por parte de políticos conservadores y laboristas. Muchos temen que tras el Brexit, empresas estadunidense adquieran servicios de salud claves en el Reino Unido, o vendan productos a los británicos producidos con estándares más bajos en materia medioambiental o de bienestar de animales, incluidos pollos clorados.

Por su parte, Corbyn fue uno de los principales oradores durante una masiva protesta en el centro de Londres contra la llegada de Trump, que se estima contó con unas 100 mil personas. El jefe de los Laboristas dijo ante la audiencia que no permitirá que el Brexit “deje a nuestro maravilloso Servicio Nacional de Salud en manos de compañías privadas estadunidenses”.

“No vamos a permitir eso. Vamos a luchar con todas nuestras fuerzas para defender los principios de un sistema de salud gratuito y público para todos como un derecho humano básico”, agregó.

El líder del partido laborista británico Jeremy Corbyn pronuncia un discurso durante un mitin, en Whitehall en Londres, en contra de la visita de Estado del presidente Donald Trump. Foto: AP Matt Dunham
El líder del partido laborista británico Jeremy Corbyn pronuncia un discurso durante un mitin, en Whitehall en Londres, en contra de la visita de Estado del presidente Donald Trump. Foto: AP Matt Dunham

Corbyn boicoteó participar de la cena de gala del lunes por la noche en el Palacio de Buckingham, como también de reunirse con Trump. Sin embargo, admitió haberle pedido al presidente estadunidense una reunión privada, que de todos modos Trump rechazó.

El mandatario norteamericano dijo haberse negado a reunirse con Corbyn, por considerar al jefe de los laboristas como “una fuerza negativa”.

“Él se quería reunir conmigo, pero decidí no hacerlo. Realmente no me gustan los críticos, y por el contrario sí respeto y me gustan aquellas personas que hacen cosas”, continuó Trump.

El presidente desestimó las protestas callejeras en Londres de “muy pequeñas” y las calificó “noticias falsas”, al tiempo de indicar que “miles de personas” se agolparon en las calles de la ciudad para recibirlo.

Antes de su llegada a la capital británica, Trump había generado una fuerte polémica al criticar al alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, a quien llamó de “perdedor” y a quien comparó con el “tonto e incompetente” edil de Nueva York, Bill de Blasio.

Trump indicó a través de su cuenta personal de Twitter que “se mire por donde se mire, Sadiq Khan ha hecho un trabajo terrible como alcalde de Londres, ha sido ‘desagradable’ con el presidente de Estados Unidos, de lejos el aliado más importante del Reino Unido”.

Agregó en ese mismo mensaje que el político laborista “es un perdedor que debería centrarse en la delincuencia de Londres, no en mí…”.

En respuesta a esos insultos, un portavoz del edil londinense afirmó que “esto es mucho más grave que unos insultos infantiles que deberían estar por debajo del presidente de Estados Unidos”. Esa misma fuente apuntó que Trump es “el ejemplo más indignante de una creciente amenaza de la extrema derecha por todo el planeta, que está poniendo en riesgo los valores básicos que han definido nuestras democracias liberales durante más de 70 años”.

Durante su visita, Trump también se metió de lleno en la campaña interna del Partido Conservador para decidir por un sucesor o sucesora a la saliente May, tras su renuncia prevista para este viernes. Al respecto, el presidente dijo que apoya la candidatura del excanciller Boris Johnson. “Lo conozco bien a Boris. Me gusta. Me gusta desde hace mucho tiempo. Creo que haría un buen trabajo”, continuó.

El mandatario norteamericano aprovechó su visita a Londres para reunirse con el presidente del Partido del Brexit, el ultra nacionalista y eurofóbico Nigel Farage, con quien mantuvo una charla privada en la residencia del embajador estadounidense.

“Tuve una buena reunión con el presidente Trump. Él realmente cree en el Brexit y cree que es lo mejor que puede hacer este país. Obviamente, está preocupado porque está tardando mucho tiempo”, dijo Farage, cuyo partido fue el máximo ganador británico en las elecciones parlamentarias europeas del mes pasado.

El político ultraderechista y referente del movimiento eurofóbico elogió la llegada de Trump y sostuvo que el presidente “quedó encantado de su visita a Londres.

 

Comentarios

Load More