El PRI llegará a su elección interna entre escenario de derrota y división

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El pasado domingo 2 de junio fue un día negro para el PRI.  En Tamaulipas y Baja California no ganó las gubernaturas y tampoco uno solo de los municipios.  En Quintana Roo y Aguascalientes lograron anotar un triunfo, en Puebla cuatro y en Durango obtuvo 16 municipios, siendo el mayor logro.

La presidenta nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, reconoció el mismo domingo los malos resultados. En su cuenta de Twitter, agradeció a sus candidatos el esfuerzo y la labor llevada a cabo “bajo condiciones adversas, para hacer un partido más fuerte y unido, que se apoya en su militancia real”.

Pero aseguró que están listos para seguir trabajando para la renovación de la dirigencia y rumbo a las elecciones intermedias del 2021.

No obstante, el PRI está cada día más dividido. Días antes de los comicios sufrió una importante fractura interna, 11 de los 12 gobernadores mostraron su apoyo a Alejandro Moreno para dirigir al partido, mientras que los otros candidatos José Narro, Ivonne Ortega y Ulises Ruiz, se unieron para exigir respeto a que la elección sea por votación abierta a la dirigencia y no pactos desde la cúpula.

El lunes 27 de mayo los once gobernadores del PRI, excepto la sonorense Claudia Pavlovich, acudieron a una reunión en Toluca, Estado de México, a la que convocó el gobernador Alfredo del Mazo integrante del Grupo Atlacomulco que durante la administración de Enrique Peña Nieto, controló al partido. De ahí salió una foto que representaba la famosa cargada priista al darle el apoyo absoluto a la candidatura de Alejandro Moreno.

Las reacciones de condena las manifestaron de inmediato Ulises Ruíz y el doctor Narro quienes coincidieron en que ya había un candidato oficial. “Ese es Alito. Sí hay un candidato de la cúpula”, dijo el exrector de la UNAM.

Ulises Ruíz, José Narro, Ivonne Ortega manifestaron su decisión de seguir en campaña y buscar la conveniencia de hacer un pacto de unidad para enfrentar al gobernador de Campeche y la cúpula de gobernadores. De hecho, el viernes 31 de mayo por la mañana se reunieron junto con José Martell en un restaurante de Polanco en el que acordar formar un solo frente: “Todos Unidos Contra Alito” como le llaman al gobernador de Campeche, Alejandro Moreno.

La exgobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, en entrevista por teléfono antes de la reunión consideró muy grave que se trate de coartar la libertad de la militancia “por los mismos personajes que llevaron el proceso del 2018 con el resultado que conocemos” y que están impidiendo que el PRI se convierta en un verdadero partido democrático y de contrapesos.

Ulises Ruiz a su vez rechazó que se vaya a retirar de la campaña que ha venido desplegando desde el año pasado. “Ahora más fuerte, vamos a vencer a la línea y a la cargada de quien quieren imponer al dirigente nacional del PRI con las prácticas que nos hundieron”, sostuvo tras advertir que detrás de la campaña de Alejandro Moreno está el expresidente Enrique Peña Nieto.

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios