Moody’s responde a AMLO y critica debilidad institucional

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Moody’s Investors Service respondió a las afirmaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien aseguró que las agencias calificadoras aplican la misma metodología de hace tres décadas, que no incluye la variable de la corrupción.

De acuerdo con Jaime Reusche, analista para México de la firma, el elemento de la corrupción siempre se ha considerado en la calificación del país y es el factor que ha limitado una mejor nota crediticia.

En conferencia telefónica, Reusche señaló que preocupa la debilidad institucional que se observa en México a partir de las decisiones de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que la agencia tomó la decisión de bajar la perspectiva de estable a negativa de la calificación “A3” que tiene sobre México.

De acuerdo con el analista, “estamos viendo un deterioro en lo que antes era una fortaleza muy importante de México, la claridad, la certeza a inversionistas”.

De hecho, Jaime Reusche también desmintió la afirmación del presidente respecto al crecimiento de la economía, la cual “no logrará alcanzar el 4%”, como lo presume López Obrador cada vez que toca el tema económico.

“Hay elementos claros de desaceleración en la economía mexicana, por lo que es bastante difícil llegar a un crecimiento de 4% como una meta estimada por el gobierno”, señaló.

Moody’s aseguró que es muy probable que el gobierno de Estados Unidos aplique los aranceles a productos mexicanos a partir del próximo lunes y que, en caso de llegar a 25% de forma gradual, el crecimiento de la economía mexicana sería menor a 1% para este año.

Así el panorama, Reusche matizó que Moody’s no redujo la calificación del país y únicamente cambió la perspectiva debido a que el gobierno de López Obrador tuvo un buen punto de arranque en diciembre pasado, con lo que el país aún tiene fortalezas en materia fiscal y elementos para enfrentar choques externos.

En su comunicado emitido en la víspera, la firma explicó que la decisión de Moody’s de cambiar la perspectiva a “Negativa” de las calificaciones “A3” de México fue motivada por el debilitamiento del marco de política en dos aspectos clave, con potenciales implicaciones negativas para el crecimiento y la deuda.

Detalló que las políticas que ahora son menos predecibles están afectando negativamente la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas de mediano plazo.

Mientras que en segundo lugar, un menor crecimiento económico, aunado a cambios en la política energética y al papel que juega Petróleos Mexicanos (Pemex), introducen riesgos para la perspectiva fiscal de mediano plazo, a pesar del compromiso del gobierno con mantener una política fiscal prudente en el corto plazo.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios