Centro Lombardo Toledano, ahorcado por la austeridad

Centro Lombardo Toledano. Foto: Octavio Gómez Centro Lombardo Toledano. Foto: Octavio Gómez

El presupuesto de esta institución de fomento al conocimiento de las ciencias humanísticas y filosóficas sin propósitos partidistas llegó este año a su nivel más bajo de la historia desde que se fundó en 1972: tres millones 500 mil pesos (75% menos que en 2016). Peor aún: ni siquiera ha recibido los recursos para el pago de salarios. Según sus autoridades, está a punto del colapso. Los trabajadores no objetan la política oficial de austeridad, pero reviran que todo gasto es “de estricta necesidad”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Pequeño, “de escala humana”, pero eficaz en la producción y difusión del conocimiento.

Así describe la doctora en humanidades Aura Ponce de León al Centro de Estudios Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano (CEFPSVLT), el cual –como otras instituciones de educación e investigación del país– está sufriendo la embestida del recorte de presupuesto que, si ya era precario, se ha reducido para este 2019 a tan sólo tres millones y medio de pesos.

“Es un golpe muy fuerte, una reducción muchísimo mayor que la de otras instituciones. Es mortal, significa decirle a este centro: ‘cierren’. Es una extinción de facto”, añade con verdadero pesar.

A la entrevista y recorrido por el centro se unen otros investigadores: la maestra en lingüística Lucía González, el físico Eduardo Vizcaya, el maestro en ciencias políticas Cuauhtémoc Amezcua Dromundo, y Consuelo Flores, editora en el área de publicaciones.

Muestran una tabla donde se registra el presupuesto de la institución –dependiente de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y fundada por decreto presidencial el 19 de agosto de 1972–, desde 2001 a 2018, para dar cuenta de que había un incremento sostenido, aunque cubriese sólo la inflación. En 2016 recibió el monto más alto con alrededor de 14 millones de pesos, pero comenzó a reducirse en 2017 y descendió para el 2018 a 9 millones, si bien se le dio una extensión con la cual sumó los 10 millones.

Ahora de plano se bajó hasta los tres millones 500 mil pesos, que representan el 75% menos respecto de 2016. Para colmo, ni siquiera han recibido los recursos. En la fachada de sus instalaciones –la casona en Chimalistac donde vivió Lombardo Toledano sus últimos años– se han colocado unas mantas que piden a la SEP no desaparecer ni ahorcar a la institución.

Y en su página de internet contabilizan los días (150 hasta el 31 de mayo pasado), horas, minutos y segundos que llevan sin que se les haya cubierto su salario. Se puede leer debajo una frase pronunciada el 31 de enero pasado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, al celebrar en Michoacán el levantamiento de los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE):

“No pagar a tiempo a un trabajador no sólo es un delito, se viola la Constitución…”

Según el decreto por el cual fue creado, el centro se inspira en los siguientes propósitos:

Fomentar el estudio y la investigación de las ciencias humanísticas y en particular de la filosofía.

Mantener intercambio cultural con los organismos nacionales y extranjeros de la misma índole.

Difundir, por medio de conferencias y otras actividades, el conocimiento de las ciencias humanísticas y filosóficas, pero con estricta exclusión de todo interés y propósitos partidistas.

Ponce de León explica que la institución nació a partir del donativo que el propio Lombardo Toledano (1894-1968) hizo de su biblioteca, conformada entonces por 25 mil volúmenes, la cual se ha ido enriqueciendo. El centro mismo amplió su campo de estudio y cubre dos áreas: estudios políticos y sociales –donde cabe el estudio de la vida y obra del dirigente obrero–, y desde hace ya 25 años filosofía de la ciencia, definida como “una actividad de segundo orden con relación a la ciencia”. Se detalla:

“La ciencia mira el mundo, ve cómo es y trata de explicarlo, y la filosofía de la ciencia ve al científico, cómo trabaja, qué lo lleva a concluir algo. Es un campo muy amplio en el cual este centro se ha dedicado esencialmente a las ciencias de la vida. Trabajamos en particular el pensamiento evolucionista, pero las ciencias de la vida tienen un gran numero de disciplinas que las construyen y nosotros publicamos, trabajamos y hacemos muchas actividades con científicos de todas ellas.”

Menciona como ejemplo a neurocientíficos, psicólogos, biólogos en distintas especialidades, y médicos. Y agrega que particularmente estudian la evolución de la especie humana, “cómo llegó a ser lo que somos, cuáles son las características distintivas de la humanidad”, preguntas que, por ejemplo, se señala, “trabajamos en filosofía de la ciencia tanto en la rama científica directamente, como en la filosófica que pregunta cómo llegan a esa conclusión”.

Y en cuanto a la ciencia política, se ha estudiado permanentemente cómo está el país y cuáles son las condiciones de bienestar social. Se hacen estudios a la luz del trabajo de Lombardo Toledano, así como el avance en el país y en el mundo en el campo de la tecnología.

Estudios únicos

Los trabajadores del Lombardo han enviado cartas a López Obrador y al titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, para informarles sobre la situación límite del centro y solicitar el pago de sus salarios. No objetan la política de austeridad y exponen que la institución “siempre se ha apegado a los principios de austeridad y transparencia” y así “consta en las actas trimestrales”, no hay gasto “que no sea de estricta necesidad”, aseguran.

Y añaden que cuenta con los recursos para apoyar la transformación planteada por el gobierno que habla, “por lo menos en el discurso”, de superar la separación histórica entre humanidades y ciencias.

Pero no han recibido respuesta. Cuentan que cuando la SEP informó a las autoridades del centro sobre el recorte presupuestal, la respuesta fue que sería mejor extinguirlo pues en los hechos así sucedería, “parecería que les tomaron la palabra”, pero es mucho más fácil extinguirlo mediante el retiro de apoyos porque los trabajadores les han advertido que sería ilegal hacerlo:

“No tienen ningún motivo ni fundamento legal para extinguir un decreto que está vigente y se cumple a cabalidad.”

El CEFPSVLT cuenta con una planta de siete investigadores, cuyos sueldos van de los 11 mil a los 21 mil pesos mensuales. Aunque depende de la SEP no tienen plaza en dicha secretaría, laboran mediante un contrato que se renueva anualmente del 1º de enero al 31 de diciembre. Hay quienes llevan 18 y hasta 29 años trabajando en esas condiciones, pero se consideran personal de base, y aunque se les quisiera tomar por de confianza, la ley “nos tipificaría como personal de base”.

Añade Ponce de León con cierta ironía:

“Qué cosa, ¿no? Nuestro dicho mexicano reza: ‘En casa del herrero, cuchillo de palo’. En un centro que ha estudiado la obra de uno de los personajes que formó los más grandes sindicatos del país, tenemos esto.”

Amezcua pone el acento a su vez en que esta situación ocurre justo cuando este año se cumplirá el 125 aniversario del natalicio de Vicente Lombardo Toledano (Teziutlán, Puebla, 16 de julio de 1894), y el centenario de la fundación del Partido Comunista México, al cual ciertamente nunca perteneció, pero a decir del investigador fue un “comunista” sin carnet por la labor que hizo. Si bien su papel ha sido controvertido.

Se les pide a los investigadores detallar la especificidad del centro y destacar sus aportes. Ponce de León menciona que en un país de 120 millones de habitantes, no hay más de tres grupos de investigación sobre el tema de la evolución humana, y “¿quién no se ha preguntado de dónde venimos cómo especie?, ¿cómo surgió nuestra mente? ¿por qué somos diferentes del gorila o el chimpancé? Por lo menos el 80% de la población se lo ha preguntado y su estudio lo hacen pequeños grupos”. El Centro Lombardo lo hace en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Las acciones de la institución se dividen en tres rubros: investigación, publicaciones y el servicio de la biblioteca, que ocupa los principales espacios de la casona. Además, tienen un área de filosofía de las ciencias cognitivas, “un área novedosa en el mundo y en México”. Organizó el primer congreso de ciencias cognitivas junto con el primer posgrado de ciencias cognitivas que se abrió en la Universidad del Estado de Morelos.

En el campo de las publicaciones, su revista semestral Ludus Vitalis “está dedicada al estudio y la reflexión de problemas metacientíficos (ontológicos, epistemológicos, metodológicos, éticos, históricos, sociológicos) de disciplinas como la biología, la medicina, la antropología, la lingüística, las ciencias de la conducta y las ciencias cognitivas”.

Ha publicado ya 50 números –además de ediciones especiales–, la más reciente dedicada a Darwin. Afirma la investigadora que es una revista “reconocida internacionalmente, muy querida por los filósofos de la biología no sólo de México sino del mundo”.

A partir de 2012 se inició el escaneo de la Revista Futuro, publicada bajo la dirección de Lombardo entre 1933 y 1946, que cuenta con la colaboración de intelectuales, políticos, periodistas, artistas mexicanos y extranjeros como Xavier Icaza, Pablo Neruda, Antonio Castro Leal, Luis Cardoza y Aragón, Pablo Picasso, Miguel de Unamuno, Narciso Bassols, Miguel Hernández, Octavio Paz y José Clemente Orozco, entre otros.

En el sitio web del centro (https://www.centrolombardo.edu.mx/) hay un espacio para solicitar el apoyo de la ciudadanía, a través de la compra de un libro y/o dejando un comentario.

Ahí mismo se puede leer un comunicado del secretario ejecutivo del centro, Raúl Gutiérrez Lombardo, quien afirma que “ante la nueva realidad política que vive nuestro país y con base en la llamada ‘austeridad republicana’” del actual gobierno, el apoyo que se recibía a través de la SEP fue reducido “drásticamente, al grado de considerar la cancelación de sus actividades y publicaciones para consagrar exclusivamente el presupuesto asignado a las actividades dedicadas a la gestión de la biblioteca y de difusión cultural”, y asume “toda la responsabilidad que esto implica” al tiempo que se disculpa con los trabajadores, académicos y administrativos “que se verán afectados por dicha decisión”.

Este texto se publicó el 2 de junio de 2019 en la edición 2222 de la revista Proceso

Comentarios

Load More