Alertan por infecciones en vías respiratorias por cambios bruscos de temperatura

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El coordinador de Programas Médicos de la División de Medicina Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Arturo Díaz Hernández, alertó sobre la aparición de infecciones de vías respiratorias relacionadas con el cambio climático.

Al año, en las mil 234 Unidades de Medicina Familiar (UMF) del IMSS se realizan más de 27 millones de consultas por enfermedades agudas como la bronquitis, el asma, la gastroenteritis, rinitis alérgica, conjuntivitis, enfermedad pulmonar obstructiva e intoxicaciones alimenticias.

Entre las recomendaciones hechas por Díaz Hernández están que se mantenga una constante hidratación, beber entre dos o tres litros de agua durante todo el día, para prevenir la deshidratación y el llamado “golpe de calor”, además de optar por usar ropa fresca y optar por los lugares ventilados.

“Ante un posible cambio brusco de temperatura, sugirió cargar siempre con chamarra y sombrilla, además de cubrir la boca y la nariz cuando se exponga a cambios bruscos de temperatura y usar bloqueador solar con factor UV mínimo de 50, el cual se debe aplicar, por lo menos, cada cuatro horas”, añadió.

Estas medidas preventivas deben ponerse en práctica por la población en general, pero, principalmente a los niños y adultos mayores, que son los más vulnerables de enfermarse en esta época de calor y lluvias, así como los pacientes con diabetes o con alteraciones en el sistema inmunológico.

Agregó que, ante síntomas como flujo nasal, fiebre, tos, dolor de garganta, de cabeza o muscular, fatiga, nariz tapada, sangrado nasal, irritación de ojos, dificultad respiratoria, palpitaciones, sudoración excesiva o pérdida de la conciencia, no se automediquen, pues, aunque por ley no está permitido comprar medicinas sin receta médica, hay quienes los adquieren de cualquier manera y los toman de manera indiscriminada, lo que puede provocar la resistencia de los géminos.

“En el caso de otros medicamentos que se usan para aliviar el dolor, la temperatura o la inflamación, pueden agravar la enfermedad de base produciendo problemas hepáticos o sangrado del tubo digestivo, sin dejar pasar por alto las reacciones alérgicas, que pueden ser letales o enmascarar cuadros médicos de atención quirúrgica”, agregó.

Comentarios