¡No se vale! vine por su certificado de licenciatura, ahora me llevo el de defunción: madre de Norberto

Norelia Hernández, madre de Norberto, encabeza protesta en la CDMX. Foto: David Deolarte Norelia Hernández, madre de Norberto, encabeza protesta en la CDMX. Foto: David Deolarte

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Yo venía a recoger el certificado de mi hijo de su licenciatura y ahora me llevó un certificado de defunción. ¡No se vale, no se vale!”, lamentó, con la voz quebrada, Norelia Hernández, madre de Norberto Ronquillo Hernández, luego de recibir los restos de su primogénito quien, el martes de la semana pasada, fue secuestrado y asesinado al sur de la Ciudad de México.

Afuera del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo), donde recibió el cuerpo del joven de 22 años -luego de la necropsia practicada horas después de que fue hallado envuelto en cobijas en una zona de Xochimilco-, la mujer demandó a la Procuraduría General de Justicia local (PGJ-CDMX), encabezada por Ernestina Godoy, hacer justicia en el caso y evitar que los secuestradores de su hijo cometan este delito contra otras personas.

“Es bien frustrante que llegue uno y tanto papeleo, que nadie lo escucha, que tengamos que salir a las calles para que se nos escuche. Les pido de corazón que escuchen a todas esas madres y que a todas se les ponga la misma atención, pero esto tiene que acabar aquí”, agregó ante las cámaras y micrófonos de la prensa antes de partir hacia la agencia funeraria.

Este nuevo caso de secuestro y homicidio en la capital del país generó que el hashtag #RenunciaClaudiaSheinbaum ocupara el primer lugar del Trending Topic la tarde de este lunes en Twitter.

En la misma red social, la funcionaria escribió: “Lamento profundamente lo ocurrido con el joven Norberto Ronquillo. Nuestro compromiso con la familia y con la sociedad es hacer todo lo que esté en nuestras manos para que haya justicia. Ese es mi compromiso”.

Noticia de otro secuestro en la CDMX

A las 21:32 horas del pasado 4 de junio, Norberto Ronquillo Hernández llegó a bordo de un auto Yaris blanco de su familia a la caseta de salida del estacionamiento de su escuela, la Universidad del Pedregal, al sur de la capital. Acababa de salir de clase. Eran las últimas lecciones, pues dos días después, recibiría su certificado como licenciado en Mercadotecnia Internacional.

En el video tomado por la cámara de vigilancia de la caseta y difundido por la prensa, se observó que el joven envió un rápido mensaje en su teléfono, que luego se supo, era para avisarle a su novia Jennifer que ya iba hacia la casa de sus tíos, a unos 15 minutos de recorrido de la escuela. Ahí vivió mientras estudió su carrera, pues era originario de Meoqui, Chihuahua.

Sin embargo, nueve minutos después de que salió del plantel, la delincuencia que tiene sometida a la ciudad lo convirtió en uno de los más de mil 193 casos de secuestro que se han denunciado en lo que va de la gestión de Sheinbaum Pardo.

Muy pocos minutos pasaron y los secuestradores llamaron a los tíos de Norberto desde el teléfono de éste. Primero le marcaron a su tío, pero ante los insultos, colgó. Después intentaron al número de su tía y fueron directos: “Junta dinero. Empieza a juntar dinero, pendeja”, le dijeron. Ella alcanzó a escuchar lo que le pareció la voz de su sobrino: “¡Ayúdame tía!”.

De la negociación entre los tíos de la víctima y los plagiarios poco se sabe. No obstante, extraoficialmente se dice que los delincuentes les exigieron cinco millones de pesos, luego bajaron a tres y, al final, acordaron menos de un millón más algunas alhajas.

En poco tiempo acordaron la entrega del dinero en efectivo en una maleta, para arrojarlo detrás de unas rejas en una parte del sur de la ciudad, cerca de Canal de Chalco, en la alcaldía Coyoacán. Les dijeron que liberarían a Norberto minutos después cerca del lugar. La familia pagó por el rescate. Esperó y esperó, en vano.

La Fiscalía General de la República (FGR) lanzó una ficha de su programa “¿Has visto a…?” con dos fotografías del joven y sus características: masculino, 22 años, 1.75 de estatura, moreno claro, ojos medianos café oscuro, cabello lacio negro. “Vestía pantalón, playera y chamarra negra, como en la fotografía”.

Jennifer retuiteó la ficha en su cuenta de Twitter: “Les ruego su RT #NosFaltaNorberto Me falta mi novio”. Días después, difundió fotos con él y el mensaje: “me duele el pecho de tanto amor y de tanta fe, aquí estamos fuertes para ti bby #NosFaltaNorberto #NosFaltaUNO No quiero ni un día más sin ti amor te amow”.

Las horas pasaban y la familia del joven no tenía noticias. El repudio ante la violencia y la inseguridad en la ciudad se extendió hasta la Universidad del Pedregal, donde el jueves 6, la comunidad universitaria decidió cancelar la foto oficial de generación porque él aún no aparecía.

#NosFaltaNorberto fue el hashtag que los estudiantes mostraron a la cámara, vestidos de toga y birrete, pero con lágrimas de impotencia.

Armando Martínez Gómez, rector de la Universidad, dijo al micrófono: “exigimos justicia para que Norberto regrese a casa. No queremos que sea una estadística más del crimen organizado que acecha a nuestro país”. A diestra y siniestra, arropados por los estudiantes, estaban los padres y hermano de Norberto.

Para el viernes 7, familia, amigos y la comunidad universitaria marcharon del plantel hacia la avenida Acoxpa para exigir a las autoridades el regreso con vida del joven. Ante la presión social y mediática, ese mismo día, a las 17:00 horas, los padres de la víctima y el rector de la Universidad fueron recibidos por la procuradora Ernestina Godoy, quien -como en todos los casos- les aseguró que agotarían todas las líneas de investigación.

Para ese momento, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, afinaba los detalles para viajar a Tijuana, Baja California, el sábado 8, para respaldar el “Acto de Defensa por la Dignidad de México y por la Amistad con el Pueblo de Estados Unidos” que encabezó su mentor político, el presidente Andrés Manuel López Obrador, y en el que estuvo en primera fila.

“Regrésenme a mi hijo”

Las horas pasaban y la familia de Norberto no tenía noticias de su paradero. Su madre, Norelia Hernández, ofreció distintas entrevistas en medios de comunicación, pero una sola fue una la constante: “¡Regrésenme a mi hijo, ya les dimos lo que pidieron!”.

A las 04:47 horas del lunes 10, la PGJ-CDMX emitió un comunicado en el que informó que fue localizado el cadáver de Norberto Ronquillo Hernández en la alcaldía Xochimilco.

En apenas cinco líneas, agregó que personal de la dependencia contactó a sus familiares, quienes reconocieron el cuerpo por la ropa que el estudiante llevaba cuando fue secuestrado. Más tarde, las pruebas genéticas confirmarían el parentesco.

Pero, para entonces, la propia jefa de gobierno se adelantó al escribir en su cuenta de Twitter: “Lamento profundamente lo ocurrido con el joven Norberto Ronquillo. Nuestro compromiso con la familia y con la sociedad es hacer todo lo que esté en nuestras manos para que haya justicia. Ese es mi compromiso. En unos minutos la @PGJDF_CDMX dará más información”.

El tema escaló a nivel federal cuando el presidente López Obrador fue cuestionado sobre el tema: “Estamos trabajando, esa es una asignatura pendiente, el garantizar la paz y la tranquilidad en el país y en la Ciudad de México y estamos ocupados y preocupados. Lamentamos mucho estos casos, nos duelen, lo digo de manera sincera…Vamos a tener resultados cada vez mejores”.

A las 11 horas, en conferencia de prensa, la Procuradora, Ernestina Godoy, ofreció un poco más detalles: que una llamada anónima al sistema del 911 avisó de la presencia de lo que pudiera ser un cuerpo embolsado en una zona de difícil acceso en Xochimilco. Agregó que en el lugar no hay cámaras de videovigilancia que pudieran haber captado a las personas que abandonaron el cadáver.

Comentó que, por el avanzado estado de descomposición en el que fue hallado el cuerpo, es posible que el joven haya sido asesinado pocas horas después de ser secuestrado. Añadió que la Policía de Investigación tiene varias líneas a seguir para dar con el móvil y los asesinos del estudiante, pero se negó a dar detalles con el argumento de respetar el debido proceso.

Godoy Ramos también fue cuestionada sobre la actuación de policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) quienes presuntamente hallaron el auto en el que el joven salió de la escuela, abandonado a un kilómetro del plantel. De acuerdo con reportes periodísticos, los tripulantes de la patrulla con placas MX-710-S1 auxiliaron a un familiar de Norberto a llevarse el auto a su casa, sin hacer ningún tipo de resguardo de evidencias ni avisar a la Procuraduría.

Al respecto, la exdiputada sólo dijo que se harán las investigaciones pertinentes y que si los policías resultas con alguna responsabilidad, serán procesados.

De paso, añadió que la PGJ-CDMX trabaja en coordinación con Fiscalía General de la República (FGR) para esclarecer el secuestro y asesinato. “Hablamos directamente con el fiscal, Alejandro Gertz Manero. La SEIDO ha estado participando con nosotros. Ellos tienen equipo mucho más sensible y moderno que el nuestro”, reconoció.

Línea de tiempo

En la conferencia, el subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales, Rodrigo de la Riva, expuso una línea de tiempo para explicar la intervención de la PGJ-CDMX en el caso:

Miércoles 5 de junio

-00:41 horas. La familia denunció el secuestro.
-00:55 horas. La familia pidió la no intervención de la autoridad.
-02:30 horas. Se iniciaron los protocolos y oficios antisecuestro.
-10:00 horas. Análisis de inteligencia y visita al lugar. A partir de esa hora la familia tuvo la “presencia permanente de un asesor antisecuestros”.
-14:22 horas. Compareció un familiar ante la Procuraduría.
-15:00 horas. Seguimiento de las investigaciones y solicitud de cámaras.

Jueves 6 de junio

La PGJ obtuvo los videos de momento en que el joven salió del plantel. Además, pidió al Juez de control del centro nacional especializado en control de técnicas de investigación, el arraigo e intervención de comunicación, así como la solicitud de extracción de datos de la telefonía proporcionada por el denunciante.

Viernes 7 de junio

-La PGJ-CDMX tuvo comunicación telefónica con el denunciante y la familia. Pero fue hasta cinco horas después, a las 17:30 horas, cuando Ernestina Godoy los recibió y 30 minutos después, les dieron “atención personalizada” a la familia.

Sábado 8 de junio

Personal de la Coordinadora Nacional Antisecuestros (Conase) entrevistó a estudiantes que conocían a Norberto, mientras que sicólogos daban atención a testigos cercanos del caso. A las 15:00 horas comenzó el “barrido con presencia física” de la Secretaría de Seguridad Pública (SSC) por la zona.

Luto escolar

Tras el anuncio en la madrugada del hallazgo del cadáver de Norberto, poco tiempo pasó para que en la entrada de la Universidad del Pedregal fuera colocado un enorme moño negro a la entrada y fuera decretado el luto de tres días. En poco tiempo también se organizó un homenaje al estudiante de Mercadotecnia Internacional que ya no alcanzó a recoger su certificado de término de licenciatura.

Las cadenas de oración y misas que, desde Meoqui, Chihuahua, y hasta en algunas partes de Estados Unidos se organizaron días antes con la esperanza de hallar al joven con vida, terminaron la mañana de este lunes en un acto religioso en el plantel.

Ahí, apenas dominando el llanto, su hermano Aarón dijo al micrófono: “A pesar de que esta ciudad cuenta con mucha gente mala, también cuenta con gente con un corazón muy puro. Mi familia estará eternamente agradecida con ustedes. Él está en un mejor lugar”.

De acuerdo con informes de su familia, los restos del joven serán velados en la capital del país este martes y el miércoles sus cenizas serán llevadas a su natal Chihuahua.

Comentarios

Load More