El de Norberto Ronquillo, un secuestro “atípico”: PGJ-CDMX

Movilización por el caso de Norberto Ronquillo Hernández. Foto: David Deolarte Movilización por el caso de Norberto Ronquillo Hernández. Foto: David Deolarte

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secuestro y homicidio del estudiante de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo Hernández, podría no estar relacionado con la delincuencia organizada, consideró la titular de la Procuraduría General de Justicia local (PGJ-CDMX), Ernestina Godoy.

En entrevista con un noticiero de Televisa, la funcionaria consideró que se trata de un secuestro “atípico”. Y dijo que le pareció “extraño” que en la noche de aquel martes 4, apenas 10 o 15 minutos después de que el joven de 22 años salió del plantel se reportó su secuestro.

De acuerdo con Godoy Ramos, los policías que ayudaron a uno de los familiares de Norberto, la madrugada del miércoles 5, a llevarse el auto que encontró abandonado en una calle cercana a la escuela, fueron llamados a declarar.

Los uniformados, detalló, deberán explicar por qué no trasladaron el vehículo al Ministerio Público cuando les informaron que en él se había cometido un secuestro.

Ante los señalamientos de Armando Martínez, rector de la Universidad del Pedregal, en el sentido de que el servicio de emergencia 911 actuó de manera tardía tras el reporte de secuestro que hicieron los familiares de la víctima, la titular de la PGJ-CDMX rechazó esa acusación y aseguró que el personal que atiende el servicio actuó de manera rápida y adecuada.

También negó que ministeriales tuvieran descuidos en la preservación del lugar donde fue hallado el cadáver del joven, la madrugada del lunes 10.

Incluso dijo que al obtener todos los indicios lograron, en apenas una hora y media, identificarlo.

Según los avances de la investigación del caso, videocámaras particulares captaron imágenes que hacen pensar que, tras ser secuestrado, Norberto fue llevado a una casa en la alcaldía Tlalpan, muy cerca de donde vivía con sus tíos y a sólo unos 10 kilómetros de la escuela. Presuntamente los secuestradores usaron dos vehículos compactos para cometer el crimen.

Además, podrían haber planeado el rescate en la misma zona y lo habrían mantenido con vida al menos unas ocho horas antes de asesinarlo.

Los primeros resultados conocidos de la necropsia revelaron que el estudiante fue torturado y estrangulado hasta morir por asfixia.

Además, se reveló que en un inicio los secuestradores exigieron a la familia de Norberto el pago de cinco millones de pesos, luego bajaron a tres millones y finalmente, tras la negociación, aceptaron el pago de 500 mil pesos y joyas.

Comentarios

Load More