ONG y pobladores de ocho estados respaldan movimiento contra presa Milpillas en Zacatecas

ZACATECAS, Zac., (apro).- Representantes de pueblos y comunidades indígenas y de organizaciones civiles defensoras del agua y territorio de ocho estados se reunieron el fin de semana en el ejido El Potrero del municipio de Jiménez del Teúl para respaldar la lucha del Movimiento en defensa del territorio y Río Atenco en contra del proyecto de la presa Milpillas, impulsado por los gobiernos federal y estatal.

El Río Atenco sería represado, proyecto que es impulsado por el gobierno del estado “que ha utilizado como su principal estrategia la creación de conflictos” lo que ha dividido a comunidades y familias en las localidades impactadas por el proyecto de la presa Milpillas que se pretende imponer, denunciaron.

En el “Primer encuentro de pueblos afectados por el modelo extractivo en Zacatecas”, participaron también representantes de organizaciones de otros países que expresaron su apoyo al movimiento, mismo que ha sido criminalizado con denuncias del gobierno del estado en contra de defensoras y hostigamiento a investigadoras del Observatorio de conflictos mineros de Zacatecas, como la maestra universitaria Grecia Rodríguez Navarro, quien ha asesorado a los ejidatarios que impugnan el proyecto.

Incluso, el Mecanismo federal remitió al gobierno del estado un oficio para solicitar medidas para resguardar la integridad de la académica Rodríguez Navarro, las cuales no se han aplicado.

 “Conocer la experiencia de otras partes del país y de Latinoamérica nos confirma que en Zacatecas también estamos enfrentando un modelo extractivo depredador, que para decepción nuestra está siendo fomentado por los gobiernos federal, estatal y municipal, quienes de manera sumisa y servil han decidido abandonar a los pueblos para entregar nuestra tierra y nuestros recursos naturales a empresarios privados de capitales nacionales y extranjeros”, señalaron en el pronunciamiento conjunto que emitieron al concluir el encuentro.

Además, sostuvieron que la presa Milpillas en Jiménez del Teúl “es inviable e innecesaria”, además de que represar el río Atenco “contaminaría el agua y devastaría los ecosistemas de la cuenca”.

En el encuentro se escucharon historias de lucha en contra de diversos megaproyectos como presas, hidroeléctricas, gasoductos, plantas de cianuro, minas y acueductos en comunidades de Chiapas, San Luis Potosí, Guerrero, Guanajuato, Durango, Puebla, Jalisco y Guerrero.

“No a la Presa Milpillas” se leyó en diversos carteles y mantas que colgaron los participantes alrededor del foro.

En el diálogo sobre el movimiento opositor a la presa Milpillas intervinieron ejidatarios y habitantes de Atotonilco, El Potrero, Estancia de Guadalupe, Corrales, La Lagunita de Mezquite Blanco, Carretas, Las Bocas, Las Palmas, así como de la cabecera municipal de Jiménez del Teúl.

También integrantes de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), el Comité Salvemos Temalcapulín, Acasijo y Palmarejo contra la Presa del Zapotillo, Frente popular en defensa del Soconusco en Chiapas, Frente unido de pueblos de la Laguna en defensa de la vida y del territorio, así como estudiantes y docentes de la Universidad Autónoma de Zacatecas, entre otras.

Comentarios