Ante la pobreza, más del 8% de la población infantil mexicana trabajó en 2015

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En México, la pobreza empujó 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes menores de 17 años a trabajar en 2015, lo que equivale a 8.4% de toda la niñez mexicana; nueve de cada diez de ellos trabajaban en ocupaciones “no permitidas” porque afectan su salud o su desarrollo.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) recordó este miércoles, Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que 1.3 millones de niños trabajaban en ocupaciones peligrosas, en las que se exponían a labores nocturnas, actividades industriales o de construcción, o donde se exponían a sustancias químicas contaminantes.

“Visibilizar el trabajo infantil es fundamental para combatirlo, así como aceptar que los menores que trabajan están más desprotegidos que los adultos. Eliminar el trabajo infantil es relevante no solo para que los menores ejerzan sus derechos, sino para el desarrollo social en general”, apuntó.

Según dicha institución, cuatro de cada diez niños trabajadores no asisten a la escuela, mientras que dos de cada diez niños que realizan quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas están excluidos del sistema educativo. Por otra parte, menos de uno de cada diez niños no ocupados quedó fuera de la escuela.

En su Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2018, el Coneval deploró que, en esta materia, “es evidente que los esfuerzos por garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes no han sido suficientes”.

Comentarios