Tras el crimen de Norberto, la CDMX nuevamente de luto ante el asesinato de Leonardo Avendaño

El universitario Leonardo Avendaño Foto: Tomada de Twitter ‏@dany_duran El universitario Leonardo Avendaño Foto: Tomada de Twitter ‏@dany_duran

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Hugo Leonardo Avendaño Chávez, seminarista recién egresado una maestría en la Universidad Intercontinental (UIC), desapareció y fue asesinado una semana después del plagio de Norberto Ronquillo Hernández, de la Universidad del Pedregal, y al igual que él fue encontrado sin vida y con huellas de estrangulamiento al sur de la capital.

Se trata del segundo crimen de un universitario de un plantel privado registrado en menos de dos semanas en la ciudad que gobierna Claudia Sheinbaum. Por esta situación, este jueves la funcionaria interrumpió sus actividades oficiales y ordenó la instalación del gabinete de seguridad permanente en el C5.

Ahí, la titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX), Ernestina Godoy, descartó que el joven haya sido secuestrado, pues dijo que su familia no recibió ninguna llamada para pedir el pago de su rescate. “No fue secuestro. Es un homicidio”, reiteró.

Al confirmarse el hallazgo del cadáver de Leonardo Avendaño, la UIC emitió un comunicado en el que expresó su solidaridad con la familia, amigos y la comunidad universitaria.

La universidad exigió a las autoridades que “actúen en consecuencia para investigar, encausar y castigar a los responsables evitando la impunidad, y que tomen las medidas adecuadas para esclarecer los hechos y evitar que se repitan”.

https://twitter.com/uicmx/status/1139271856366784512

Y como lo hizo en el caso de Norberto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, escribió en su cuenta de Twitter:

Iba a la parroquia

La noticia de la muerte de Avendaño Chávez, quien tenía 29 años, fue dada a conocer en redes sociales por su prima, Daniela Durán.

De acuerdo con el relato, el joven desapareció el pasado martes 11 de junio alrededor de las 23:00 horas en la calle Trabajadores Sociales, colonia Aculco, alcaldía Iztapalapa. Iba rumbo a la Parroquia Cristo Salvador, pero ya no llegó.

La directora de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México, Marilú Esponda, lamentó el deceso de Leonardo, aunque aclaró que no había iniciado formalmente su ingreso al seminario, pero apoyaba mucho a la parroquia, donde habrá una misa en su memoria.

La familia del joven dio aviso a la PGJ-CDMX y ésta inició el protocolo correspondiente. La Fiscalía Especializada en la Búsqueda, Localización o Investigación de Personas Desaparecidas (Fipede) emitió la ficha correspondiente por ausencia.

“Complexión delgada, tez morena, frente amplia, boca grande, cejas pobladas… Señas particulares: mentón deforme, lunar entre el ojo y la nariz de lado izquierdo”. Ropa que vestía la última vez que fue visto: pantalón azul, camisa clara y zapatos negros.

La agonía de la familia de Leonardo no duró mucho tiempo, pues el jueves 12, tras una llamada de emergencia, policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) hallaron su camioneta con su cadáver en el asiento trasero.

Estaba envuelto en una cobija amarilla. Tenía huellas de tortura y estrangulamiento. El automóvil estaba en una zona de la colonia Héroes de 1920, en la zona conocida como arboledas en la alcaldía Tlalpan.

En un comunicado, la PGJ-CDMX informó que, según testigos, el martes por la noche Leonardo subió a su Chevrolet Trax gris y sus familiares perdieron comunicación con él. Por ello, realizaron la denuncia por desaparición.

No obstante, mientras se hacían los trámites en la Fipede, su familia recibió una llamada telefónica para informarle que el vehículo fue localizado en la alcaldía Tlalpan.

De la Fipede llamaron a las coordinaciones territoriales de esa demarcación y se supo que la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio ya había iniciado una indagatoria por el hallazgo de un cadáver.

Los resultados de las primeras diligencias periciales arrojaron que la víctima fue asesinada entre 24 y 30 horas antes.

Además, con base en la inspección del lugar, localización de indicios y posición del cadáver, se dedujo que fue asesinado en ese mismo lugar.

“No fue secuestro, fue homicidio”

En una conferencia convocada con apenas 30 minutos de anticipación y con la expresión “¡Ay, es que ya no sé ni en qué día vivo!”, la procuradora Ernestina Godoy descartó que Hugo Leonardo Avendaño Chávez haya sido secuestrado, pues dijo que durante el tiempo en que estuvo desaparecido, su familia no recibió ninguna comunicación solicitando pago alguno de rescate.

Agregó que la Policía de Investigación ya recaba videos de las cámaras del C5 y particulares para encontrar información que ayude a saber el trayecto de los responsables del crimen y atraparlos.

La funcionaria agregó que el hermano de Leonardo y su esposa lo vieron por última vez el domingo por la noche. Ellos fueron quienes pusieron la denuncia por su desaparición en la Fipede. Añadió que el Ministerio Público ya comenzó a tomar las declaraciones respectivas.

Godoy Ramos dijo que, de acuerdo a los primeros resultados de la necropsia, Leonardo murió entre 24 y 30 horas antes del hallazgo de su cadáver.

-Podría tratarse de un asalto?

-Vamos a investigar a partir de las cámaras, vamos a pedir el resguardo con cadena de custodia de las imágenes. Voy a investigar y a dar resultados. No vamos a fabricar culpables.

La procuradora Ernestina Godoy envió un mensaje a la ciudadanía, a propósito de lo que ella misma ha calificado como una “ola de violencia” en la ciudad:

“El mensaje que les mandamos es que tienen gobernantes que están trabajando, que van a respetar todo el debido proceso y vamos a proteger a la ciudadanía. Tarde o temprano vamos a vencer a la delincuencia. No estamos negociando con nadie. Tengan la confianza. No tenemos corrupción ni interés más que llegar a controlar la ola de violencia que estamos viviendo en la ciudad y en el país”.

Aunque la funcionaria dijo que la Procuraduría ha estado “muy cercana a la familia” mediante la Subprocuraduría de Atención a Víctimas del Delito, quienes presuntamente les ayudaron a la liberación del cuerpo del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo), la familia acusó maltrato de parte de las autoridades.

“Por si fuera poco, la burocracia hace de las suyas, llevamos horas y horas de trámites y malos tratos, porque no solo se es víctima una vez, aquí lo eres miles de veces”, denunció su prima Daniela Durán.

En su perfil de Facebook afirmó: “Leo era un hombre de bien, recién graduado de la maestría de la UIC, hombre devoto que quería dedicar su vida a Dios. Era un chico alegre y lleno de vida, con un futuro brillante, futuro truncado de la manera más horrible posible”.

Lo único que pedimos, agregó, “es que las autoridades hagan su trabajo y hagan la debida investigación, que encuentren a los culpables, que no sea un número más, que nos dejen cremarlo como era su voluntad, que se haga #JusticiaParaLeo #NiUnEstudianteMás”.

Comentarios

Load More