La Ssa descarta cierre del Cisame: cuenta con más de 91 mdp para su funcionamiento

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Centro Integral de Salud Mental (Cisame) cuenta con 91 millones 514 mil 120 pesos para el funcionamiento, ampliación y renovación de sus servicios, informó este jueves la Secretaría de Salud (Ssa).

El pasado 1 de febrero, la directora Virginia González Torres, junto con pacientes y personal, denunciaron que la suspensión de servicios como el agua, mantenimiento, seguridad y limpieza podrían provocar el cierre del Centro.

La Secretaría de Salud rechazó este jueves esa posibilidad. Contrario a ello, añadió, se desarrolla una propuesta integral para renovar, ampliar y fortalecer la atención a la salud mental, a fin de que personal especializado brinde los servicios con las mejores prácticas internacionales en la materia.

“No se contempla como parte de las acciones el cierre de ningún centro de atención, la suspensión o afectación de servicios a la población. En particular, se fortalecerá el Centro Integral de Salud Mental de la Ciudad de México en beneficio de la población que lo requiera”, indicó en un comunicado.

De igual manera, destacó que su postura es que los usuarios reciban atención especializada, basada en evidencia científica, integral y con absoluto respeto a sus derechos humanos.

En ese sentido, abundó, expertos nacionales –como personal de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)– participan en la elaboración de esta estrategia integral de fortalecimiento y renovación de la atención a la salud mental, que incluye al Cisame y al Consejo Nacional de Salud Mental (Conasame).

Añadió: “Se busca que esta estrategia de renovación coadyuve a la disminución de la brecha de atención a la salud mental”.

De igual manera, se contempla que la propuesta incluya la prestación de servicios de personal altamente capacitado para atender a población de escasos recursos que no cuentan con la seguridad social, sostuvo.

“Para lograrlo se requiere del fortalecimiento de la estructura y de las políticas públicas actuales, a través de un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Salud que cuente con autonomía técnica, operativa y administrativa, que tenga entre sus funciones la elaboración de propuestas en materia de promoción, prevención, consejería, tratamiento, rehabilitación y control de los problemas de salud mental, para, de manera efectiva, vigilar la creación y cumplimiento de las normas, reglamentos y acciones, así como coordinar los esfuerzos de las dependencias involucradas con la salud mental”.

De esta forma se hará frente a la fuerte carga de enfermedad que representan los padecimientos de salud mental en ámbitos escolares, laborales, familiares, comunitarios y en general en el país, ya que afectan la manera en que se piensa, se siente y se actúa en el día a día, poniendo especial énfasis en la niñez y la adolescencia, concluyó.

Comentarios