La cúpula empresarial anuncia inversión por 623 mil millones de pesos, pero le pide reglas claras a AMLO

El presidente López Obrador, durante la reunión con el Consejo Mexicano de Negocios, el CCE y otros organismos empresariales. Foto: Germán Canseco El presidente López Obrador, durante la reunión con el Consejo Mexicano de Negocios, el CCE y otros organismos empresariales. Foto: Germán Canseco

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se alió hoy con sus más acérrimos críticos para echar a andar la inversión y así poder alcanzar la tasa de crecimiento económico propuesta, de alrededor del 4 por ciento.

Hoy la cúpula empresarial, encabezada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el Consejo Mexicano de Negocios (CMN), se reunió con el presidente para anunciar una inversión del orden de los 623 mil millones de pesos en el presente año, que servirán para “darle un empujón” a la economía estancada.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, AMLO y Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia. Foto: Germán Canseco
Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, AMLO y Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia. Foto: Germán Canseco

Antonio del Valle Perochena, presidente del CMN, señaló:

“Estamos convencidos de que para alcanzar el objetivo de incrementar el bienestar de todos los mexicanos y erradicar la pobreza extrema es necesario atraer y fomentar la inversión privada como una prioridad de Estado”.

Con esta inversión, añadió, los miembros del Consejo Mexicano de Negocios reafirmamos nuestro compromiso con el país y su gente, para seguir empleando a más de 1.6 millones de personas de manera directa y a más de cuatro millones de manera indirecta, a través de nuestras cadenas de abastecimiento.

A la comida celebrada en el Club de Industriales en Polanco, asistieron los mandamás del sector bancario, como Luis Niño de Rivera; el líder del sector industrial, Francisco Cervantes; el del comercio, José Manuel López Campos; el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega; el de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles, José Méndez Fabre; así como quien dirige las riendas de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, Manuel Escobedo, entre otros.

En el acto no asistió el líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther; no obstante, participó Gerardo Trejo Veytia, presidente de Federación de Coparmex.

El CCE dejó claro a López Obrador que “para fomentar la inversión es necesario contar con un ambiente propicio con reglas y mensajes claros y propositivos del sector público y privado; Estado de derecho fuerte y eficaz; estabilidad macroeconómica; y un compromiso para resolver, con estricto apego al marco jurídico, los obstáculos de ejecución que con frecuencia impiden la realización de proyectos de inversión”.

AMLO y empresarios firman acuerdo para el desarrollo

Por otra parte, el mandatario y la cúpula empresarial firmaron acuerdo para fomentar la inversión y el desarrollo incluyente.

El acuerdo busca poner a la inversión como una prioridad fundamental para el país, y establecer mecanismos para dar seguimiento periódico con métricas puntuales de evaluación. Con la colaboración público-privada se busca alcanzar una inversión de 25% del PIB en los próximos años: 20% privada y 5% pública.

De esta forma, el gobierno, con el apoyo del CCE, establecerá dos mecanismos encabezados por el presidente de la República y coordinados por el Consejo para el Fomento de la Inversión, Empleo y el Crecimiento Económico.

El primero tendrá como responsabilidad la evaluación y priorización de los proyectos de inversión. El segundo será el responsable de facilitar la ejecución de dichos proyectos. Ambos mecanismos incluirán reuniones quincenales conjuntas y métricas de seguimiento.

Específicamente se acuerda impulsar proyectos estratégicos y con alto potencial de desarrollo en cuatro áreas prioritarias:

En primer lugar, en el sector energético, donde se deben cumplir los contratos de inversión suscritos entre empresas y el sector público para incrementar la producción de petróleo, gas y energía eléctrica; fomentar la producción de energías limpias y renovables; y coadyuvar a desterrar la corrupción en Pemex y en la CFE.

El segundo proyecto tiene que ver con la infraestructura de transporte.

Ahí se tendrán que incluir proyectos de carreteras, puertos, puentes, ferrocarriles y aeropuertos que permitan mejorar la interconexión de las diferentes regiones del país y resolver los problemas de logística del país.

Alfonso Romo: Foto: Germán Canseco
Alfonso Romo: Foto: Germán Canseco

El tercer eje es el de la inversión social.

“Es importante que entre los proyectos figuren aquellos de gran impacto social, incluyendo proyectos de educación, salud, agua y saneamiento, para lograr un desarrollo incluyente. En el aspecto social o en programas destinados a la población que padece de pobreza y marginación no debe prevalecer el afán de lucro, sino la justicia y la fraternidad”, señaló el CCE.

Por último, se busca impulsar el desarrollo del sur-sureste.

A decir de los empresarios, “con un mayor crecimiento de esta región México podría alcanzar una tasa de 4% anual.  Los proyectos de la región deben tomar en cuenta la vocación productiva de los estados, fundamentalmente energía, servicios o agroindustria, así como la integración de cadenas productivas”.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More