Ebrard reparte al Senado acuerdo con EU y reitera que no hay pacto sobre “tercer país seguro”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, negó la existencia de un acuerdo migratorio secreto con Estados Unidos que contemple a México como tercer país seguro, como aseguró este viernes el presidente Donald Trump.

No obstante, admitió que si el gobierno mexicano no logra reducir la migración en el plazo de 45 días, Estados Unidos volverá a presionar con el tema.

“No existe ningún compromiso distinto al que se reporta en el informe que envié al Senado”, soltó Ebrard durante su comparecencia este viernes ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Ebrard. Explicación al Senado. Foto: Eduardo Miranda

“Por supuesto que, si nosotros no tenemos resultados a 45 días, ¿qué creen que van a decir? Pues van a querer otra vez entrar a la discusión del tercer país seguro, o primer país de asilo, en la fórmula que se quiera. Ellos siempre preferirán la bilateral”, añadió.

De acuerdo con el canciller, sólo existe un documento firmado entre la delegación de México con las autoridades de Estados Unidos para impedir la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas, y lo entregó a la Comisión Permanente.

Acuerdo México-EU. Foto: Twitter Traducción del acuerdo México-EU. Foto: Twitter @veronicasobrado

Traducción del acuerdo México-EU. Foto: Twitter @veronicasobrado

Documento firmado por los abogados de México y Estados Unidos by Revista Proceso on Scribd

“Es inusual que se den a conocer todos los detalles del único documento que se ha asignado, que es procedimental entre el consejero adjunto de la Secretaría de Relaciones Exteriores y la abogada correspondiente por parte de Estados Unidos, y es el único que se ha firmado y aquí está, lo vengo a entregar el día de hoy, previa consulta con la contraparte. No existe más que estos acuerdos”, aseguró el exmandatario capitalino.

El canciller compareció junto con la titular de la Secretaría de economía, Graciela Márquez Colín, en el pleno de la Cámara de Senadores. Ambos defendieron las negociaciones con el gobierno de Estados Unidos para evitar que Trump cumpliera su amenaza de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas. Eso hubiera significado una crisis económica y la pérdida de un millón de empleos, puntualizaron.

“¿Cómo diseñar una salida a esa aparente ratonera? Lo que hicimos fue plantear que México tomaría sus medidas, dijimos cuáles, que ya había habido conversaciones precisas entre ambos gobiernos sobre este tema. No crean ustedes que es la primera vez que se tiene una conversación, ha habido un mes de conversación”, explicó Ebrard.

Tras negar que Estados Unidos hubiera impuesto la agenda migratoria a México, aseguró que las medidas acordadas están contempladas en la ley mexicana, y lo único que ofrecieron fue acelerarlas como parte del preacuerdo migratorio, como el despliegue de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional, incluida la frontera sur, la sustitución de integrantes del Instituto Nacional de Migración (INM) y el plan de cooperación para el Desarrollo para Centroamérica.

“Llegamos con un ultimátum y salimos con un convenio”, dijo.

El papel del canciller fue cuestionado por el diputado de Morena y presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, Porfirio Muñoz Ledo, quien le reprochó que asuma todas las tareas, incluidas las de la Secretaría de Gobernación en materia migratoria.

“Yo creo que no conviene, señor secretario, que usted asuma todas las funciones, porque perdemos margen de maniobra y, además, hay abuso de funciones. Además, que no lo hinchen tanto porque me lo van a reventar”, soltó Muñoz Ledo.

Ebrard respondió: “Yo lo que estoy haciendo nada más, señor diputado (Porfirio Muñoz Ledo), es cumplir mi responsabilidad con el gobierno de la República y con el jefe de las instituciones, que es el presidente Andrés Manuel López Obrador. Si por mí fuera yo estaría en Osaka, preparando la cumbre del G-20”.

En su oportunidad, la diputada del PRI, Dulce María Sauri, acusó que la política exterior encabezada por Ebrard está aislando a México.

“Hubo silencio absoluto de la comunidad internacional, Naciones Unidas, la OEA, los países de la región, e incluso algunos organismos internacionales relacionado con los derechos de los migrantes”, reclamó Sauri.

Añadió: “Ningún país mostró respaldo y solidaridad, y México, por primera vez, se quedó en esa negociación absolutamente solo”.

Ante ese reclamo, el canciller negó que México esté “aislado” y pidió la unidad de diputados y senadores para enfrentar las constantes amenazas de Trump.

“Es importante que estemos juntos ahora. No nos engañamos. Esto no es una victoria, esto no ha terminado. Tenemos que actuar juntos, los invito y se los solicito: ayúdennos en esa negociación”, concluyó en el exjefe de gobierno de la Ciudad de México.

Comentarios