Podría quedarse nonato el nuevo hijo de Calderón y Zavala

México Libre, el partido que Felipe Calderón y Margarita Zavala quieren registrar, no levanta cabeza. En medio año el expresidente y su esposa apenas han podido realizar siete de las 200 asambleas distritales que exige la ley para otorgarle el registro. Y a 200 días de que venza el plazo fijado por el Instituto Nacional Electoral, su militancia es de 7 mil 788 personas, 3.33% de las 233 mil 945 exigidas como membresía mínima.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).-  Muy pronto Margarita Zavala y Felipe Calderón descubrieron que México Libre, el partido que construyen, no atrae multitudes: el 28 de abril ella no reunió ni la mitad de los 300 ciudadanos que como mínimo validarían la asamblea del distrito 3 de León, Guanajuato; él fue también desairado en Monterrey, Nuevo León, al convocar a la asamblea del distrito 6, el 5 de mayo, que fue otro fracaso.

Con la del hotel Presidente Intercontinental de la Ciudad de México el domingo 9 –que apenas juntó a los 300 ciudadanos y fue festejada como si fuera la conquista del registro–, el matrimonio Zavala-Calderón sólo ha logrado realizar siete de 200 asambleas distritales, equivalentes a 3.5% del total que exige la ley.

Y con las afiliaciones sucede lo mismo: Calderón, quien se ostentó como presidente de México, y Zavala, quien fue aspirante presidencial independiente, que desistió a media campaña por falta de apoyo popular, sólo han logrado reclutar a 7 mil 788 ciudadanos, es decir 3.33% de los 233 mil 945, la membresía mínima exigida.

Este domingo 16 quedarán prácticamente seis meses –200 días exactos– para que venza el plazo de la realización de asambleas y el partido de Calderón y su esposa debe tener en promedio una al día o siete cada semana para lograr el requisito de organizar al menos 200 y deben afiliar, diariamente, a mil 133 ciudadanos.

“¡Sí, señores, nos vamos a organizar políticamente para tener representación política de ciudadanos! México Libre presentará los 300 hombres y mujeres, los más honestos, los más capaces, para que sean los próximos diputados del Congreso de la Unión y para que pongan un freno a este gobierno”, arengó Calderón en un salón del hotel de Polanco, como en la culminación de una hazaña.

–¿Cómo va el partido? ¿Cuántos afiliados tiene? –le preguntó a Calderón, ese domingo 9, la reportera Neldy San Martín.

–Vamos muy bien –respondió–, no tengo el dato de afiliados (pero), estamos teniendo respuesta en todo el país y estamos terminando de armar los equipos estatales con una gran gran respuesta de la gente.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2224, ya en circulación)

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios