Moody’s pronostica que el gobierno hará recortes adicionales de gasto

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La agencia calificadora Moody’s Investors Service advirtió que la falta de predictibilidad de las políticas públicas en México está socavando la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas de mediano plazo.

En un reporte, la firma aseguró que la economía mexicana tendrá un mayor debilitamiento que podría obligar al gobierno a realizar recortes adicionales de gasto, además de que la desaceleración  afectará el crecimiento del volumen de negocios de los bancos y varios segmentos de seguros.

“Seguimos esperando un año difícil para la economía mexicana y prevemos que el crecimiento se desacelerará a 1.2% en 2019 desde el 2.0% en 2018… Como resultado, los ingresos públicos pueden ser inferiores a las estimaciones del gobierno, lo que hará necesario un recorte adicional del gasto para mantener la rectitud fiscal que ha prometido el presidente Andrés Manuel López Obrador”, acotó  Alejandro Olivo, Associate Managing Director de Moody’s.

La situación es complicada. De acuerdo con la agencia calificadora, Petróleos Mexicanos (Pemex) requerirá apoyo financiero adicional del gobierno de México para darle viabilidad a sus planes de inversión de capital y el consecuente flujo de efectivo libre negativo.

Aún más. La petrolera necesitará todavía más apoyo del gobierno si pretende alcanzar sus ambiciosos objetivos de incremento de la producción y pudiera también requerir ayuda para el pago de los fuertes vencimientos de deuda que tiene.

“Esta incertidumbre se suma a la preocupación del mercado en cuanto a la falta de predictibilidad de políticas y a la débil confianza de los inversionistas en Pemex”, destacó Olivo.

Moody´s dejó claro que si bien existe aún interés por invertir en proyectos de infraestructura en México, la confianza del mercado y de los inversionistas se ha debilitado por un entorno político impredecible tras la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México en octubre pasado.

Adicionalmente, agregó, los planes de consolidación fiscal previstos por el gobierno federal podrían provocar una disminución en sus planes de inversión pública en infraestructura en el corto plazo.

A pesar de un menor crecimiento económico, la calificadora espera que los bancos mexicanos mantengan fundamentos financieros sólidos.

“La desaceleración económica ejercerá presión en varios segmentos de la industria de seguros, y se espera que este efecto negativo reduzca el reciente crecimiento de las primas de seguros. Los administradores de fondos de pensiones y de fondos comunes mantendrán una estrategia de inversión conservadora, con concentraciones elevadas en instrumentos altamente líquidos y de corto plazo”, señaló.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios