Respeto a derechos de migrantes más que militarización, pide el Episcopado a AMLO                        

Reunión del Consejo Permanente de la CEM, el pasado miércoles. Foto: Twitter @IglesiaMexico Reunión del Consejo Permanente de la CEM, el pasado miércoles. Foto: Twitter @IglesiaMexico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Con motivo del Día Mundial del Refugiado, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pidió hoy al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que su “estrategia migratoria” vaya más allá de “la militarización” de las fronteras, y se centre principalmente en el respeto a los “derechos humanos” de los migrantes que cruzan por el territorio nacional.

En un comunicado de prensa, el organismo cúpula de la jerarquía católica mexicana indicó que la actual “estrategia migratoria” –provocada por la amenaza de “imposición de aranceles” del gobierno estadunidense– debe estar “basada en los derechos humanos”, y no en la “inmediata militarización de las fronteras o levantamiento de muros humanos”.

Agregó que la estrategia migratoria “debe situar al migrante en el centro de las medidas políticas y de mejores condiciones para una migración ordenada y segura, prestando especial atención en los grupos marginados que engrosan las caravanas”.

Y pese a que hay traficantes que tienen “intereses personales” y alientan a los migrantes con “falsas esperanzas”, la CEM indicó que se debe “tomar muy en cuenta a los desfavorecidos por su propia condición de vulnerabilidad y por el engaño al cual pudieran haber sido sometidos”.

Recordó que la postura del Papa Francisco y de la Iglesia católica está basada en cuatro ejes principales: “acoger, proteger, promover e integrar” al migrante.

De ahí que, este Día Mundial del Refugiado, es “una oportunidad para levantar la voz en favor de los que no tienen voz e instar a los gobiernos a desarrollar acciones que puedan favorecer y agilizar los trámites ante el proceso de asilo, así como velar por los derechos humanos de los migrantes en general”.

También es una oportunidad –agregó– para pensar “en los 258 millones de personas que viven fuera de sus países de origen y que emigran por diversas razones, con las cuales buscan protección y la oportunidad de una nueva vida para sí mismos y los suyos”.

Señaló que muchos migrantes que cruzan por territorio mexicano “son candidatos para solicitar refugio y asilo, tanto en México como en Estados Unidos”.  Pero está solicitud “se ha convertido también en un viacrucis para los migrantes, se ha cargado de candados y requisitos que retardan su resolución”.

El comunicado de la CEM lo firma José Guadalupe Torres Campos, obispo de Ciudad Juárez y encargado de la Dimensión Episcopal de Pastoral de la Movilidad Humana.

Comentarios

Load More