Investigan presunta venta de plazas en Salud de CDMX; denuncian negocio con fármacos

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum. Foto: Eduardo Miranda La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un nuevo escándalo de presunta venta de plazas en el gobierno capitalino está en puerta. La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que la Contraloría General y la Procuraduría General de Justicia capitalinos investigan al secretario general de la Sección 12 de Servicios Médicos del Sindicado Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, Héctor Carreón.

Además, denunció que, en la administración pasada, la Secretaría de Salud (Sedesa), encabezada por Armando Ahued, contrataba de forma privada la distribución de medicamentos para las clínicas que fueron instaladas en las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro, lo que representaba un costo de 500 millones de pesos al año.

Este lunes, en su conferencia matutina, Sheinbaum Pardo dijo que durante las audiencias públicas que encabeza todas las mañanas, algunas personas denunciaron la venta de plazas sin cumplimiento en hospitales de la red pública que opera la Sedesa.

“Hay una investigación en la Procuraduría por la venta de plazas contra el líder sindical. Llegaron a la audiencia pública una serie de personas a informar que estaban vendiendo plazas, incluso personas que habían comprado plazas y no les habían cumplido. A partir de ahí solicité que se hiciera una investigación en la que está Contraloría y PGJ”, afirmó la funcionaria.

Además de la investigación, comentó que su gobierno trabaja en una manera de quitar facultades al Sindicato pues, al llegar al gobierno, advirtieron que éste decidía la operación diaria de los hospitales, por ejemplo, los horarios de trabajo de enfermeras y médicos y los días de vacaciones del personal.

Entre privados

Respecto a la protesta que por la mañana realizaron trabajadores del hospital Rubén Leñero, por presunta falta de material y medicamentos, Claudia Sheinbaum reconoció que donde hay “mayor problema” es en los Centros de Salud, pues hubo un retraso en una licitación de medicina.

Y explicó: “La mayor parte de las licitaciones las estamos haciendo vinculadas con el gobierno federal y algunas otras, de algún tipo de medicamentos especiales, se están haciendo de manera directa por la Secretaría de Salud”.

La funcionaria reconoció que el abasto no está al 100%, pero aseguró que su gobierno trabajando en ello.

La morenista aprovechó para denunciar que en los hospitales públicos de la capital la administración pasada contrataba de forma privada la distribución de medicamentos para las clínicas, lo que representaba un costo de 500 millones de pesos al año.

“Había muchos negocios también ahí en la Secretaría de Salud. Por ejemplo, se contrataba de manera privada la distribución de medicamentos. Eso tenía un costo de cerca de 500 millones de pesos… Nosotros decidimos dejar de tercerizarlo e impulsar un programa que ya existía en los propios almacenes de la Secretaría de Salud para la logística de la distribución y que sea la propia Secretaría, a través de la compra de algunos vehículos que se están haciendo para la distribución de medicamentos y una logística nueva, tanto para los hospitales como para los Centros de Salud”, dijo.

Respecto al presunto fracaso del programa de la administración pasada que puso en funcionamiento clínicas médicas en el Metro y que ahora esos locales son usados por negocios privados, comentó:

“Esas clínicas estaban subrogadas a un privado, les pagaba la Secretaría de Salud -a través del Seguro Popular-, se interrumpió o dejó de haber este contrato porque se consideraba que era un programa que podía llevar solo la Secretaría de Salud”, añadió.

Sheinbaum agregó que está en revisión el otorgamiento de los Permisos Administrativos Temporales Revocables (PATR) del Metro, con la intención de que esos servicios los brinde directamente la empresa a la que estaba subrogado el servicio.

“Al no recibir recurso público, pues se le hizo muy fácil poner clínicas privadas cuando en realidad no tienen el permiso para ello”, dijo.

Según explicó, estas empresas “tenían el permiso para ser clínicas subrogadas, por decirlo así, que recibían un recurso del Seguro Popular, pero en realidad eran privadas dando servicio gratuito. Se rompe este contrato y en el proceso de ya ponerlas en marcha, la Secretaría de Salud, ellos decidieron comenzar a hacerlas privadas, pero en realidad no tienen ese permiso y se va a proceder”.

Comentarios

Load More