Bonilla rechaza reestructuración de deuda por 8 mil 433 mdp en BC

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, manifestó su rechazo al procedimiento de reestructuración de deuda por 8 mil 433 millones de pesos, porque –dijo– más bien parece “un bono de despedida para el gobierno saliente”.

En conferencia de prensa en Tijuana, donde estuvo acompañado de Amador Rodríguez Lozano y Mario Escobedo Carignan, virtuales secretarios de Gobierno y de Desarrollo Económico, respectivamente, Bonilla dio a conocer su posicionamiento frente a los bancos e instituciones financieras interesados en participar en la convocatoria de licitación del refinanciamiento.

“Que se entienda que vamos a ir hasta las últimas consecuencias a investigar. Si alguna institución hace todavía negocio con este gobierno, voy a tener dudas de hacer negocios del estado con esa institución financiera. Le sugeriría a mi próximo gobierno vetar a las instituciones que se presten a este financiamiento”.

Añadió: “Estamos pidiéndoles a los bancos e instituciones financieras, aunque ya están convocados, que no participen porque vamos a llevarlos a las máximas consecuencias de investigación, porque sospechamos que aquí hay gato encerrado”.

El próximo gobernador de Baja California dijo desconfiar del proceso de reestructuración, ya que le parece “un negocio de salida, un bono de despedida para el gobierno saliente”.

Según él, se trata de un financiamiento amañado que pretende amarrarle las manos e impulsar nuevos impuestos. “Nuestro posicionamiento es público: estamos en contra como nuevo gobierno y creo que el refinanciamiento le corresponde al gobierno entrante, no al gobierno saliente”, abundó.

De acuerdo con información difundida por Zeta, en marzo pasado el Congreso de Baja California aprobó, con mayoría panista, el decreto 355 para la reestructuración de más de 12 mil 526 millones 980 mil 742 pesos en 24 créditos con distintas instituciones bancarias como Banamex, Bancomer, Scotiabank y Santander.

La semana pasada se dio a conocer que el gobierno estatal había disminuido la carga del refinanciamiento a 8 mil 433 millones de pesos y modificado el pago de comisión a intermediarios de 2.5% a 1.1%

Rodríguez Lozano consideró que el refinanciamiento “tiene que ser al inicio de cada administración, cuando se conocen programas, cuando hay claridad de lo que se va a hacer. Hacer refinanciamiento de salida es querer tapar una serie de errores que hasta el momento no sabemos”, soltó.

Sobre los créditos que se refinanciarían, Adalberto González, quien también forma parte del equipo de transición del gobernador electo, señaló que la convocatoria emitida por el gobierno estatal no define cuáles son, por lo que deja “en indefensión a los bajacalifornianos y a las instituciones bancarias que pretenden participar en ese refinanciamiento”.

Bonilla agregó: “Nos están poniendo un yugo en el cuello con un financiamiento que no se necesita ahorita, caro, no es transparente y en destiempo. No lo vamos a aceptar”.

(Con información de Zeta)

Comentarios