Enfrentamiento entre bandas rivales en la sierra de Guerrero deja seis muertos

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Al menos seis integrantes del grupo delictivo de Crescenciano El Chano Arreola fueron asesinados durante una emboscada realizada por la banda antagónica que dirige Oliver El Ruso Coria en la sierra del municipio de Petatlán en la región de la Costa Grande.

Desde diciembre pasado, ambos grupos armados que se asumen como guardias comunitarias mantienen una brutal confrontación por el control de esta zona emblemática en la geografía del narco en Guerrero.

Con este múltiple crimen, suman al menos 30 homicidios dolosos en diferentes puntos de la entidad desde el fin de semana pasado a la fecha.

Reportes oficiales, indican que los miembros del grupo de Chano Arreola, quienes portan playeras de la autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), fueron acribillados ayer por la mañana cuando bajaban de la sierra a su base establecida en el poblado de Santa Rosa de Lima, informó el vocero de esa organización armada, Víctor Espino Cortés.

La masacre se la adjudicó el grupo denominado Guardia Guerrerense que lidera Oliver El Ruso Coria, quien advirtió a través de comunicados en redes sociales sobre el recrudecimiento de la violencia en esta franja de la entidad.

Al respecto, el vocero del grupo de El Chano Arreola responsabilizó a las autoridades de los tres niveles con el argumento de que desde hace seis meses están pidiendo que el gobierno intervenga para liquidar a la banda de El Ruso, que fue desplazada de la cabecera municipal de Petatlán.

El 14 de diciembre pasado, Apro publicó el reportaje La historia del conflicto armado en Petatlán y los exlugartenientes de Rogaciano Alba donde se explicó el origen de la violencia que persiste a la fecha.

Hace cuatro años, los líderes de los grupos delictivos de Tecpan y Petatlán, identificados como Salvador Chava Granados, Edilberto El Gavilán Bravo Barragán y Crescenciano El Chano Arreola Salto pactaron una tregua para expulsar a Los Caballeros Templarios de la región de la Costa Grande con el apoyo del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), y la intervención de un personaje presuntamente vinculado a la política identificado sólo como “El señor Guerrero”.

Esta alianza criminal se fracturó el año pasado tras la detención en 2016 de El Gavilán, líder del grupo criminal denominado Guardia Guerrerense y los enfrentamientos armados protagonizados por exlugartenientes de Rogaciano Alba Álvarez -exalcalde priista de Petatlán, compadre del exgobernador Rubén Figueroa Alcocer y preso por narcotráfico desde 2010– se intensificaron en la sierra, así como las peticiones de auxilio de pobladores desplazados por la violencia.

Incluso, reportes oficiales confirman que la franja de la Costa Grande de Guerrero es utilizada como zona de arribo de cargamentos de cocaína procedentes de Sudamérica, a pesar de la presencia militar en los municipios de Tecpan, Petatlán, Zihuatanejo y La Unión, donde se construye la ampliación del puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, puerta de entrada de precursores químicos procedentes de Asia que utilizan los grupos delictivos para elaborar droga sintética.

Actualmente, en la región de la Costa Grande operan tres grupos de la UPOEG vinculados con la delincuencia, así como la GG de El Ruso y una célula de La Familia Michoacana de Arcelia que buscan controlar el arribo de cargamentos de cocaína en la franja costera y la producción de metanfetaminas en la sierra de Zihuatanejo, La Unión, Coahuayutla y Petatlán.

 

Comentarios