La FGR crea Unidad Especial para el caso Ayotzinapa; falta su titular

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La Fiscalía General de la República (FGR) dio a conocer la creación de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, la cual tendrá como misión “investigar, perseguir los delitos y, en su caso, concluir los procesos penales vinculados con los eventos de la desaparición de 43 estudiantes”.

Según el Acuerdo A/010/19 publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), también buscará dar resolución a las averiguaciones previas, carpetas de investigación, procedimientos judiciales y administrativos que estén pendientes en la investigación sobre la desaparición de los estudiantes.

Dicha Unidad estará adscrita a la Oficina del Fiscal General de la República, encabezada por Alejandro Gertz Manero, quien firmó este martes el acuerdo para su creación.

“Al frente de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa habrá un titular, quien tendrá la calidad de agente del Ministerio Público de la Federación, y será designado y removido por el fiscal general de la República”, señaló la publicación, que entrará en vigor este jueves.

Dicha Unidad tendrá como misión “coordinarse con la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa”, en donde existe la representación de familiares de los normalistas.

La tarde del martes, padres de los 43 normalistas se manifestaron frente al edificio central de la FGR para exigir el nombramiento de un fiscal especial para el caso.

El abogado Vidulfo Rosales explicó que el fiscal especial para el caso Ayotzinapa es parte del decreto presidencial emitido el 3 de diciembre del año pasado, sin embargo, el gobierno federal no ha dado solución a este requisito legal y la investigación ha quedado empantanada.

El viernes se filtró un video en el que se muestra la tortura al que fue sometido el maestro Carlos Canto Salgado, administrador del bar La Pirinola en Iguala, Guerrero, uno de los 122 detenidos tras la desaparición de los 43 normalistas.

La consecuencia inmediata fue la renuncia del subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán, Carlos Gómez Arrieta, uno de los tres agentes estatales que fueron grabados cuando torturaban a Carlos Canto Salgado, y que entregó su cargo la mañana de este sábado al comprobarse su participación en la tortura.

Comentarios