Consterna al papa Francisco foto de migrante salvadoreño y su hija ahogados en el río Bravo

El Papa Francisco. Foto: AP El Papa Francisco. Foto: AP

ROMA (apro).- El descubrimiento de los cuerpos sin vida de Óscar Alberto y Angie Valeria Martínez, un hombre salvadoreño y su hija de un año y 11 meses, ahogados en la frontera mexicano-estadunidense mientras intentaban alcanzar un futuro mejor, no dejó indiferente al Papa Francisco.

Desde el otro lado del Atlántico, el Papa argentino, perseverante defensor de las personas que emigran, encomendó este miércoles a su oficina de prensa enviar un mensaje sobre el suceso conocido el lunes 24, como suele hacer en casos de graves actos de violencia en el mundo, atentados terroristas o catástrofes naturales de particular relevancia.

En el texto, de pocas y contundentes líneas, Jorge Bergoglio subrayó su “inmensa tristeza” por la “imagen del papá y de su hija muertos, ahogados en el río Grande mientras trataban de pasar la frontera entre México y Estados Unidos”, según la nota enviada a los medios de comunicación por el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti.

“El Papa está profundamente adolorido por sus muertes, reza por ellos y por todos los migrantes que han perdido la vida tratando de escapar de la guerra y la miseria”, recalcó el jefe de la Iglesia católica en el mensaje que también fue compartido en las redes sociales, en el canal de noticias de la Santa Sede, y difundido en cuatro idiomas: italiano, español, inglés y francés.

En esta misma línea, el Papa aprovechó su tradicional audiencia de los miércoles para enviar un mensaje a México, en un momento en el que el país se encuentra sujeto a fuertes presiones de Estados Unidos para cerrar las rutas migratorias hacia su nación vecina.

“Yo quiero felicitar a los mexicanos porque son tan acogedores, tan acogedores con los migrantes. ¡Qué Dios se lo pague!”, afirmó ante un grupo de fieles mexicanos congregados en la plaza de San Pedro.

Por otra parte, el diario papal L’Osservatore Romano publicó en su primera página la fotografía de los cuerpos inertes de los Martínez. Abajo, en la misma portada, el rotativo difundió la letra de una canción de Bruce Springsteen de 2005, Matamoros Banks, que cuenta la historia de los inmigrantes latinoamericanos que fallecen en su ruta hacia Estados Unidos. “Una historia ya contada”, tituló el rotativo que dirige el católico Andrea Monda, en la sección “Cartas del Director”.

Diarios italianos conmovidos

El pronunciamiento papal se produjo luego de que la noticia de la muerte de los Martínez fuera ampliamente difundida ayer y hoy por las televisoras y los diarios italianos, que el Papa suele leer para informarse.

“Padre e hija muertos mientras intentaban alcanzar el sueño americano. Imágenes desgarradoras”, tituló Il Messaggero, uno de los cotidianos que Francisco consulta.

“No pidamos a las fotografías hacer lo que deberíamos hacer nosotros. Cambiar las políticas”, escribió el diario La Repubblica. “Óscar Martínez y Angie Valeria no han muerto por un accidente casual, murieron porque estaban atravesando un muro que construyó la política”, añadió el rotativo, en un crítico artículo de opinión firmado por Michele Smargiassi.

“Los shorts de Angie Valeria son del mismo color que la camisa de Aylan. No es sólo el color rojo que vincula a estas pequeñas vidas rotas y acariciadas en los últimos momentos por el agua; detrás de ellas está el deseo de los padres de ofrecerles un futuro diferente, el drama de la inmigración que se lleva a cabo desde hace ya demasiado tiempo y que el Papa Francisco no deja de denunciar”, indicó por su parte Vaticannews, el canal de noticias del Vaticano.

“Esa imagen tiene como destino convertirse en la imagen-símbolo de la tragedia de los migrantes de Centroamérica”, opinó Giuseppe Sarcina, en Il Corriere della Sera, el periódico más leído de Italia. “Es una imagen que quedará, como la de Alan Kurdi”, añadió Sarcina al evocar la tragedia del niño sirio que fue hallado muerto en una playa en Turquía en 2015.

El ejemplo de Alan Kurdi

En esa época, la reacción de la política internacional ante el ahogamiento del pequeño Alan fue contundente. De palabra.

El presidente francés, François Hollande, llegó a decir que era “una tragedia y una interpelación para ayudar a los refugiados”. El primer ministro británico, David Cameron, manifestó estar “profundamente conmovido”. Y la canciller alemana Angela Merkel incluso afirmó que la crisis nos concernía “a todos”.

Pero finalmente el caso no cambió las políticas europeas sobre la acogida de los migrantes y solicitantes de asilo que en los últimos años han intentado cruzar el Mediterráneo para entrar en la Unión Europea (UE). Más bien al revés.

Después de unos meses de inicial apertura, en particular de parte de Alemania, que acogió a casi un millón de personas desplazadas tan sólo en 2015, la UE firmó en marzo de 2016 un pacto migratorio con Turquía para devolver a los migrantes a ese país y cerrar la ruta, lo que dio inicio a un endurecimiento de las políticas hacia migrantes y solicitantes de asilo en muchos países de Europa.

Las imágenes causaron conmoción en redes sociales. Foto: AP / Julia Le Duc

Indiferencia

De nada sirvieron incluso las palabras del Papa para que los países europeos acogiesen a los migrantes, lo que le valió la descarada hostilidad de algunos políticos, entre ellos numerosos representantes de la Liga, que lidera Matteo Salvini, hoy ministro de Interior italiano y uno de los políticos de la derecha xenófoba más populares de Europa.

En su viaje a México en 2016, Jorge Mario Bergoglio incluso llegó a oficiar una misa en la fronteriza Ciudad de Juárez, en la que también habló sobre el peligro al que se exponen los migrantes.

“Esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio del tránsito humano”, clamó en esa ocasión.

En otros momentos pasó a los hechos. En abril pasado, por ejemplo, donó 500 mil dólares a México para que la Iglesia asista a los migrantes que se encuentran en el país, en su fuga de la extrema violencia y marginación que azota a las naciones del llamado Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), ante la indiferencia de muchos países del sur y norte de América.

Comentarios

Load More