Gobierno de Maduro asegura que evitó un nuevo golpe de Estado

CARACAS (apro).– Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información del régimen de Nicolás Maduro, aseguró este miércoles que fue desmontado un supuesto plan de golpe de Estado que se desarrollaría los días 23 y 24, tras 14 meses de planificación, y acusó al presidente colombiano, Iván Duque, de ser promotor de estas acciones por las que ya hay varios detenidos.

Rodríguez dijo que un grupo de exmilitares de las Fuerzas Armadas planeó durante 14 meses la toma del poder por vías violentas, así como el asesinato de los principales líderes del chavismo, entre ellos Nicolás Maduro.

Según Rodríguez, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, el presidente de Colombia, Iván Duque, y el Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, estarían detrás de este nuevo plan de magnicidio.

De acuerdo con Rodríguez, en estas acciones, presuntamente coordinadas desde República Dominicana por el exmilitar venezolano Eduardo José Báez Torrealba, participarían combatientes israelíes, estadunidenses y colombianos, quienes integrarían tres grupos encargados de asesinar a la plana mayor del gobierno de Maduro.

Explicó que la rebelión, para la cual se habían contactado a oficiales de todos los componentes, incluía también la toma de bases militares y del Palacio Presidencial de Miraflores.

Una vez alcanzado el poder, los insurrectos proclamarían como presidente de Venezuela al general Raúl Baduel, antiguo aliado de Hugo Chávez que fue enviado a prisión en 2009 bajo acusaciones de corrupción.

Rodríguez señaló que el gobierno conoció los planes por investigaciones de los órganos de inteligencia y porque muchos oficiales que fueron contactados para sumarse a la conspiración informaron a sus superiores “en tiempo real”.

Asimismo, informó que el gobierno de Venezuela solicitó a República Dominicana la captura y entrega de Báez Torrealba, y que los órganos de seguridad tienen en su poder 56 horas de grabaciones en las que se ven y escuchan a los principales líderes del golpe de Estado frustrado como coordinan las acciones.

“Estuvimos en todas las reuniones (con un agente infiltrado) para planificar los golpes de Estado, estuvimos en todas las conferencias”, dijo antes de aseverar que el gobierno sabe “con quién habla, cómo habla y qué es lo que habla” Báez Torrealba.

Rodríguez también acusó a varios líderes de la región, entre ellos el presidente colombiano, Iván Duque, de promover revueltas militares en Venezuela.

“(Duque) es un promotor de golpes militares contra Venezuela, es un financista, todo el aparato político de la oligarquía bogotana está al servicio de acciones agresivas contra la democracia y la Constitución de Venezuela”, dijo.

Por la noche, Nicolás Maduro se refirió a este presunto plan y dijo que los implicados “están capturados, bajo rejas, con plena pruebas”, sin dar detalles de cuántos y dónde se produjeron las capturas.

Indicó que entre los detenidos había un general al que opositores identificaron como el militar en retiro Ramón Lozada Saavedra, quien ya ha estado detenido en el pasado.

 

Guaidó denuncia intento de secuestro de sus colaboradores

Por su parte, Juan Guaidó denunció este miércoles que un grupo armado interceptó a parte de su equipo cuando se trasladaba en un vehículo por la principal autopista de Caracas para, según dijo, secuestrar a su personal.

En una rueda de prensa, Guaidó aseguró que hizo frente a la situación, al preguntar directamente al grupo armado sobre quién ordenó la retención que sufrió su equipo en horas de la mañana en la autopista Francisco Fajardo, e indicó que se presume eran agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) que responde a Maduro. Sin embargo, señaló que los sujetos se negaron a identificarse.

“No hubo información y logramos que cesara la retención, que cesara la amenaza, que cesara la persecución a parte de nuestro equipo”, dijo en rueda de prensa.

Indicó que en el momento en que el vehículo fue interceptado, el grupo de asalto le advertía a los integrantes de su equipo que se los llevarían a la sede de la DGCIM en Caracas, lugar que ha sido centro de reclusión de perseguidos políticos y donde han ocurrido torturas.

“Suponemos que eran DGCIM, pudieron haber sido colectivos, pudieron haber sido miembros del ELN, pudieron haber sido sicarios, pudieron haber sido cualquier elemento, estaban vestidos de civiles, portando armas de guerra amenazando a parte de nuestro equipo de apoyo y parte de nuestro equipo operativo”, sostuvo.

Guaidó no estaba en ese auto, sino que iba en otro más adelante por lo que se bajó del auto y habló en plena autopista con los sujetos armados. El momento fue registrado en fotos y un video divulgado por su equipo de prensa y conductores que transitaban la autopista cuando ocurrió este hecho.

A inicios de año, Guaidó fue detenido durante unas horas en la autopista Caracas-La Guaira por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) cuando se dirigía a un encuentro con simpatizantes en el estado Vargas, al que finalmente llegó con marcas en sus muñecas por la acción policial.

Golpe de estado, una nueva novela

Juan Guaidó también calificó como “una nueva novela” del “psiquiatra del dictador” la denuncia de Jorge Rodríguez, de otro supuesto golpe de Estado.

Aseguró que estas “maniobras” eran parte del objetivo de “distracción” del régimen el mismo día que se conoció que un avión procedente de Venezuela fue detenido con un cargamento de droga y más de un millón de dólares en efectivo en República Dominicana y que comienza la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

También pidió que “no nos acostumbremos a este tipo de persecución y secuestros” y recordó que hay 22 diputados perseguidos y allanados, y más de cien que tienen procedimientos en su contra.

Comentarios