CNDH emite recomendación al INM por tortura contra dos migrantes en Tlaxcala

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por actos de tortura contra dos migrantes hondureños, uno de ellos menor de edad, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la Recomendación 37/2019 al comisionado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño Yáñez, y a la directora del centro de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Tlaxcala, Maday Capilla Piedras.

De acuerdo con el organismo, los hechos ocurrieron el pasado 5 de junio de 2018 en la estación de varones de la estación migratoria de Tlaxcala, cuando unos de los agentes que repartía comida pidió a un adolescente de 17 años tirar una bolsa de basura, a lo que este se negó.

En respuesta, el uniformado se negó a entregarle los alimentos al menor, en solidaridad, el padre del chico regresó su plato de comida, pero el alimento cayó al piso accidentalmente, lo que desató la ira del uniformado, quien en ese momento se limitó a realizar una llamada.

Media horas más tarde, tres agentes federales arribaron al sitio y trasladaron a los migrantes a un cuarto asilado, donde golpearon y amenazaron a los hondureños con “desaparecerlos” si se atrevían a denunciar los hechos.

Un día después y tras conocer la situación, personal del organismo nacional solicitó medidas cautelares al INM, así como a la a la Procuraduría para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de Tlaxcala (PPNNA-Tlaxcala) y las víctimas fueron trasladadas a un Centro de Asistencia Social con la finalidad de garantizar su integridad física y psicológica.

Durante la investigación, el INM indicó que los agentes federales, en efecto, habían trasladado a los dos migrantes a un cuarto asilado, pero argumentaron que fue para amonestarlos en privado y verbalmente por su comportamiento agresivo y ofensivo hacia el personal migratorio.

Esta versión fue desmentida por las cámaras de vigilancia de la estación, en las que no se observa que los agraviados hayan agredido a los elementos de migración en ningún momento.

Además, en los expedientes de medicina y psicología elaborados por la CNDH se asentó que el menor de edad presentaba lesiones físicas y afectaciones psicológicas concordantes con tortura tras el episodio, mientras que su padre  tuvo secuelas psicológicas por tratos crueles, lo anterior documentado conforme al Manual para investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes “Protocolo de Estambul”.

Asimismo, el organismo acreditó que tanto el oficial de protección a la infancia del INM asignado al menor, como el personal de la procuraduría estuvieron ausentes en todo este proceso, desde la certificación médica hasta su traslado al centro de asistencia social, con lo que se puso en riesgo la integridad personal de las víctimas y su seguridad jurídica.

Como resultado de lo anterior, la CNDH recomendó al comisionado del INM reparar integralmente los daños a los agraviados, brindarles atención psicológica e inscribirlos en el Registro Nacional de Víctimas, así como prestar su colaboración en la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra los responsables.

De igual forma, le ordenó capacitar al personal de la Estación Migratoria de Tlaxcala sobre los derechos a la integridad personal, a la seguridad jurídica y al interés superior de la niñez migrante en los procedimientos migratorios.

En tanto, a la directora general del DIF Tlaxcala le instruyó a emitir una circular en la que ordene al personal encargado de la atención de la niñez migrante atender el procedimiento establecido para efectuar la restitución de derechos en favor de la niñez migrante, así como capacitarlo en materia del interés superior de la niñez y el derecho a la seguridad jurídica.

 

Comentarios