Banxico enfrenta “dilemas complejos” en torno a la Tasa de Interés Interbancaria: Citibanamex

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La dirección de estudios económicos de Citibanamex aseguró que el Banco de México (Banxico) enfrenta “dilemas complejos” para el manejo de la Tasa de Interés Interbancaria, que en esta ocasión decidió dejarla intacta, es decir, en 8.25%.

En su examen de la situación económica de México, señaló:

“El Banco de México enfrenta dilemas complejos, pues las señales son contradictorias: la inflación se ubica en 4% anual en la primera quincena de junio (justo en la parte alta de su rango de tolerancia) pero la economía pierde mucho dinamismo y hay riesgos de recesión”.

De acuerdo con el análisis, bajar la tasa implica que el peso pierde parte del apoyo de esas tasas altas.

Además, acotó, la política sobre Petróleos Mexicanos (Pemex) incomoda a Banxico “pues como vimos, la política energética se ha vuelto parte de la política fiscal (por el apoyo a Pemex). Se añade que, a menor exportación de petróleo y mayor importación de gasolina por parte de Pemex, menor acumulación de reservas internacionales”.

Aunque el dilema no es simple, señaló Citibanamex, el factor faltante de la evaluación es el nivel de las tasas de interés: se encuentran muy por encima de lo que puede considerarse normales en el largo plazo. De hecho, son de las más altas en el mundo, no solo en términos nominales sino reales.

“Estimamos que, aunque hay cierta renuencia de la mayoría de Banxico, terminarán por bajarlas el resto del año, desde 8.25% a 7.75% y hasta 7.25% en el 2020. Las señales provenientes de la Fed contribuirán a que ello ocurra”, adelantó.

Por otra parte, el reporte del banco privado advirtió que las consideraciones de estabilidad financiera jugarán un papel más importante en la toma de decisión de Banxico.

“La administración de AMLO ha reiterado su compromiso con un manejo fiscal prudente a pesar de circunstancias más retadoras, pero hasta ahora es claro que las convicciones ideológicas ocupan un mayor espacio en debates clave dentro del gobierno”.

Nuestra opinión de esta administración, acotó, para la cual la inversión es una variable clave, nos lleva a un escenario de mediano plazo más retador, con un crecimiento del PIB en promedio de 1.9% entre 2019 y 2024, lo cual lleva a un deterioro gradual del marco macro.

“Nosotros cambiamos nuestro pronóstico de tasa de política monetaria a un primer recorte en septiembre, en lugar de junio (…) pero por lo pronto ahora nos parece que tomará más tiempo para que la combinación de factores relevantes incline la balanza a favor de un recorte de tasa”, indicó.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios