Puro Aztlán revisitado por Zoé en el Auditorio

La banda se presenta nuevamente en el Auditorio. Foto: Carlos Enciso La banda se presenta nuevamente en el Auditorio. Foto: Carlos Enciso

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Una mística en los escenarios y con su fiel público ha logrado forjar el grupo Zoé a lo largo de los años, gracias al alucinante rock de ensueños astrales y románticos que calan profundo el corazón.

Anoche, la banda comandada por León Larregui (voz) nuevamente zurció un show de pasiones delirantes en el Auditorio Nacional, con la devoción de 10 mil seguidores listos para una velada inolvidable como parte del cierre de su gira “Aztlán”.

Una intensa lluvia recibía a la fanaticada en las afueras del recinto para sumergirse por el calor humano dentro del foro, al contar el legendario teatro con poderosa apertura a cargo de los rockeros canadienses Metric, invitados especiales de Zoé.

Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso

Calentando los ánimos bajo la cautivadora energía de la rubia Emily Haines, una euforia generalizada tomó forma cuando emergió Larregui cercanas las 21:40 horas. Gritos y aplausos ensordecedores recibieron al espigado cantante quien, ataviado de negro, se le vio junto a Sergio Acosta (guitarra), Ángel Mosqueda (bajo) y Rodrigo Guardiola (batería), aunque sin Jesús Báez (teclados) porque enfermó y fue sustituido “sólo por hoy”.

Entre la penumbra, los músicos daban inicial rienda suelta a “Venus”, erigiéndose como telón de fondo una extravagante producción donde flotaba una pantalla en forma de triángulo invertido, en la cual desfilaron imágenes de arte digital y trazos cinéticos. Un paseo por el cosmos de momentos astrales y sicodélicos dibujaron los rostros fantasmales con los Zoé, quienes rápidamente conectaron al interpretar velozmente “No hay mal que dure” y “Últimos días”.

A lo largo de la entrega compartieron una pincelada por su nuevo material discográfico, justamente llamado Aztlán, así como por sus éxitos anteriores conforme reconoció el mismo Larregui delante de sus fans:

Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso

“Las canciones nuevas son con las que nos identificamos, nos representan… La gente quiere escuchar lo de otro tiempo, pero ya no me representan, aunque forman parte de mí cuando era joven y cuando también ustedes eran jóvenes”.

Todos los que pagaron boleto le ovacionaron al ser complacidos por una senda entre lo nuevo y una revisión hasta sus orígenes hacia 1997: “Azul”, “Arrullo de estrellas”, “10 A.M.” y “Nada” trazaron el firme espectáculo, enloquecedor de principio a fin.

A diferencia de otras presentaciones, Larregui prefirió esta vez mantener la magia con lo que mejor saben hacer: darle duro al rock; por lo tanto guardó sus ambivalentes consignas y discursos políticos como cuando ha apoyado a la “4T” del gobierno actual, o como cuando ha reclamado para que realmente se concrete la ansiada lucha anticorrupción que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Alejados así de cualquier arenga morenista, Zoé brindó a su tropa la calidad sonora de bajeos espectrales, guitarrazos ásperos y dos baterías para retumbar en las arterias fervorosas que vibraron durante casi dos horas. En ese lapso pudieron oírse clásicos como “Fin de semana”, “Vía Láctea” y “Labios rotos”, para dar una sorpresota con la participación del Meme (Emmanuel del Real de Café Tacvba) para las amorosas “Paula” y “Poli”. Tras esas rolas regresaron para deleitar un poquito más con el encore.

Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso

“Aquí seguimos hasta que nos caigamos en un bulto de huesos”, cotorreó el rockstar mexicano. El ocaso se perfilaba con “Oropel” y “Luna”, dando retirada con una selección para los románticos rockeros: “No me destruyas” y “Soñé”.

Un último regalo puso a bailar a las multitudes cercanas las 23:40, luego de invitar a la aúrea Emily Haines para juntos cantar “Love” en ensamble Zoé y Metric.

La alegría de los fanáticos y músicos iluminó de buena vibra la noche dejando la cita saldada en una fiesta por esta caminata musical desde el mítico Aztlán, nombre de su tour que concluirá con un sendero rocker más hoy, sábado 29 de junio, en el no menos legendario Auditorio Nacional.

Comentarios

Load More