Los “espaldarazos” de López Obrador a Sheinbaum

López Obrador, apoyo a Sheinbaum. Foto: Benjamín Flores López Obrador, apoyo a Sheinbaum. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El pasado 28 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció ante todos los mexicanos lo que la jefa de gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, se había rehusado a admitir: “ya es notorio que están creciendo los delitos, sobre todo el homicidio, que pasó de dos a seis diarios” en los últimos 10 años y que “por la situación que se padece, sí habrá Guardia Nacional en todo el territorio de la Ciudad de México”.

Como este “espaldarazo” de su mentor político en plena “crisis de inseguridad” -como él mismo la identificó-, la mandataria local ha tenido al menos cuatro expresiones de respaldo durante los siete meses que ha gobernado la capital: en enero, con el desabasto de combustible; en mayo, con la contingencia ambiental; y en junio con el bloqueo de los taxistas y los casos de secuestros y homicidios de estudiantes de universidades privadas.

Hace un año, el domingo 1 de julio de 2018, la exdelegada de Tlalpan se convirtió en la primera mujer que, bajo las siglas del mismo partido que el candidato presidencial ganador, se alzó con el triunfo para la jefatura de gobierno con el 47% de los votos. Sin embargo, no rebasó el histórico 63% que obtuvo su predecesor, Miguel Ángel Mancera.

El miércoles 5 de diciembre, ya como presidente, López Obrador le levantó la mano derecha luego de rendir protesta en el Congreso de la Ciudad de México. Desde entonces, la funcionaria ha recibido el respaldo del tabasqueño en momentos difíciles de su gobierno.

“Reforzamiento” presidencial

El guiño presidencial más reciente fue el jueves 27, cuando el Ejecutivo anunció que la Guardia Nacional operará en toda la CDMX debido al aumento de la inseguridad que azota a los capitalinos.

La medida tiene bases: de marzo a mayo de este año el delito de homicidio aumentó 7%, y el robo a cuentahabiente subió 8.6%, según dijo el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, en comparecencia ante diputados locales el pasado 20 de junio.

De acuerdo con el Portal de Datos de la Ciudad de México, el número de carpetas de investigación abiertas por el delito de secuestro pasó de 178 en diciembre de 2018 -el primer mes de la nueva administración- a 223 en mayo; mientras que por extorsión se abrieron 219 en diciembre y 255 en mayo.

La misma titular de la Procuraduría General de Justicia local (PGJ-CDMX), Ernestina Godoy, reconoció el pasado 20 de mayo: “traemos una situación de crisis en la ciudad en materia de violencia, reflejada en el número de homicidios dolosos que estamos viviendo día a día”.

Desde entonces, Sheinbaum Pardo ya había cedido a la operación de la Guardia Nacional en las zonas limítrofes con el Estado de México; ahí donde, desde la administración pasada, había patrullaje de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Atrás quedó su discurso del 15 de noviembre de 2018 en Casa Lamm, cuando aún era jefa de gobierno electa y afirmó: “Vamos a ser parte de esos sectores (con las 266 coordinaciones del gobierno federal), pero con el mando de la ciudad. Creemos que no hace falta la presencia de la Guardia Nacional en la ciudad”.

A partir del pasado 11 de abril, cuando Luis Rodríguez Bucio fue nombrado comandante de la Guardia Nacional, integrantes del gabinete de seguridad y procuración de justicia local han tenido al menos 15 reuniones con dicho mando y otros subalternos para revisar la incidencia delictiva y, con base en ello, decidir en qué colonias, cuántos elementos y qué labor realizarán los integrantes de la nueva corporación, según contó a Proceso una persona funcionaria presente en las mismas, quien pidió su anonimato.

Adelantó que entre los avances se acordó que la Guardia Nacional hará patrullaje en las zonas limítrofes con el Estado de México y Morelos, y participará en operativos especiales, por ejemplo, en casos de secuestro y narcotráfico, en coordinación con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

La reacción de Claudia Sheinbaum al anuncio presidencial fue aclarar que su estrategia de seguridad no es “un fracaso”, sino que la Guardia llegaría para “reforzarla”.

El sábado 29 de junio, abiertamente dio la bienvenida a la operación de la Guardia Nacional en la capital e informó que en una primera etapa participarán 2 mil 700 elementos en ocho alcaldías: Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan y Milpa Alta.

“Sí, a la coordinación para el combate a la delincuencia y la inseguridad. Bienvenida la Guardia Nacional. Vamos con toda la fuerza”, dijo durante la presentación del Fortalecimiento de la Estrategia de Seguridad de la CDMX en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento.

“¡No estás sola!”

Otro “espaldarazo” de López Obrador a su pupila política también respondió a las críticas por la violencia en la capital. Ocurrió el martes 11 de junio ante miles de personas en la explanada de la alcaldía Gustavo A. Madero. Un día antes, el hashtag #RenunciaClaudiaSheibaum encabezó el Trending Topic de Twitter, con el que la criticaron por el secuestro y asesinato de Norberto Ronquillo Hernández, estudiante de la Universidad del Pedregal.

Aquella tarde, la agenda presidencial marcó la entrega de programas sociales a los maderenses. Pero en el acto, el objetivo fue claro: “Me siento muy tranquilo en la ciudad porque tenemos una extraordinaria jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum. ¡No estás sola, no estás sola, no estás sola!”, arengó el tabasqueño.

Y entre porras, alzó el brazo izquierdo de la política y siguió: “La maltratan mucho unos grandulones, abusivos, ventajosos. Pero no está sola, tiene el apoyo del presidente de la República y el pueblo de la Ciudad de México”.

Tres días antes, el domingo 8 de junio, mientras la familia del joven de 22 años y la comunidad estudiantil clamaban su regreso con vida, la mandataria local estaba en segunda fila en el mitin que el presidente hizo en Tijuana, Baja California, por el conflicto arancelario con Estados Unidos.

Pero ya desde antes, la funcionaria había aplaudido a su jefe político. El 31 de mayo, en un acto en la alcaldía Iztacalco, desvió su discurso de inauguración de un centro cultural, para felicitarlo por la carta que envió a su homólogo estadunidense por las amenazas comerciales:

“El presidente de la República le contestó con una elegancia, con una fuerza, diciendo: ‘aquí queremos paz, pero tampoco nos vamos a dejar, aquí también hay coraje y también hay defensa de la nación’. Así que desde aquí un aplauso al presidente Andrés Manuel López Obrador”.

El martes 12 de junio, la Ciudad de México se conmocionó de nuevo, ahora por el asesinato de Hugo Leonardo Avendaño Chávez, egresado de maestría de la Universidad Intercontinental.

“Extraordinaria servidora pública”

Desde las seis de la mañana del lunes 3 de junio, el tráfico en el centro capitalino se desquició debido a la manifestación de más de mil 500 taxis, microbuses y autobuses en la plancha del Zócalo para demandar la intervención del presidente mexicano en su conflicto contra la “competencia desleal” de las aplicaciones móviles Uber, Cabify y Didi.

Integrantes del Movimiento Nacional Taxista permanecieron ahí alrededor de cinco horas, mientras otros bloqueaban la circulación de más vialidades principales. Se retiraron luego de que concertadores de la Secretaría de Gobernación (Segob) les ofrecieron realizar una mesa de diálogo.

Mientras, adentro de Palacio Nacional, el ejecutivo los llamó al diálogo y les dijo: “van a ser siempre escuchados, atendidos por los gobiernos a los que les corresponde atender estas demandas. (Les pido) que le tengan confianza a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, es una extraordinaria servidora pública. Se les va a dar una respuesta a sus demandas, el gobierno representa a todos, la autoridad tiene que actuar con equilibrio”.

Más tarde, desde el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la morenista respondió: “Los taxistas están en su derecho de manifestarse, pero yo creo que, si hay una mesa de diálogo, pues no hacía falta esta manifestación”.

“La experta”

El 15 de mayo, luego de seis días con altos índices de contaminación por partículas PM2.5 en el aire de la metrópoli y una “contingencia atmosférica extraordinaria” declarada por la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), López Obrador defendió el trabajo de su exsecretaria de Medio Ambiente y confió en que resolvería la situación.

“Está atendiendo este tema la jefa de gobierno de la ciudad. Es una mujer que, además de sus convicciones y honestidad, es muy inteligente y conocedora de este tema en particular. Es buena administradora pública, pero además su especialidad como profesional, como científica, es lo que tiene que ver con medio ambiente”, aseguró en su conferencia matutina.

El tabasqueño recordó que cuando fue jefe de gobierno (2000 a 2005), Sheinbaum fue la secretaria de Medio Ambiente. “No es para presumir ni para hacer enojar a adversarios, pero en aquel tiempo sólo en un día hubo contingencia ambiental. Entonces, sí hay una situación muy lamentable de la ciudad, hay problema, pero la jefa de gobierno es experta, es especialista y estoy seguro que pronto va a resolverse”, añadió.

Después de la declaración, el presidente recibió a la funcionaria en privado en Palacio Nacional para hablar sobre el tema.

Desabasto negado

A principios de enero de este año, con poco más de un mes de gestión, López Obrador y Claudia Sheinbaum se mostraron apoyo mutuo en la que podría considerarse su primera crisis de gobierno: el desabasto de combustible tras el combate al “huachicoleo”.

Por al menos una semana, miles de capitalinos padecieron la falta de gasolina Magna, Premium y Diesel en las estaciones. Era normal observar filas de varios kilómetros de autos en espera de las pipas de Petróleos Mexicanos para surtir los tanques. Las “compras de pánico” incluso generaron algunas riñas entre los mismos conductores.

No obstante, ambos funcionarios siempre negaron el desabasto del líquido y lo calificaron como un “tema de control sobre la distribución”.

El 8 de enero, Sheinbaum aseguró en conferencia: “ayer el presidente de la República fue muy claro en no llamarlo desabasto porque hay gasolina, hay diésel, hay turbosina en el país. Es un tema de control que están tomando ellos sobre la distribución para acabar con el ‘huachicoleo’. Y por lo visto, y por lo que han informado, se ha dado principalmente desde el propio Petróleos Mexicanos. Entonces, en la ciudad no ha habido ningún problema y en todo caso estamos atentos”.

Dos días después, en su conferencia mañanera el tabasqueño explicó a su manera: “el problema de la escasez en la Ciudad de México se originó porque hubo un sabotaje a un ducto de conducción de combustible de Tuxpan a Azcapotzalco. Se reparó, se restableció el servicio y volvieron a bloquear, volvieron a afectar el ducto. Sin embargo, se avanzó bastante y ya vamos hacia la normalidad en la Ciudad de México, el Estado de México y otros estados”.

Este lunes 1 de julio, al cumplirse un año de la histórica votación federal y local, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, escribió en su cuenta de Twitter: “hoy celebramos un año del triunfo en el País y en la Ciudad de la honestidad contra la corrupción, de los derechos frente a la exclusión, de la democracia frente al autoritarismo. Nuestra convicción y entrega está más fuerte que nunca. 4T #VictoriaDelPueblo. El Zócalo listo”. Y difundió una foto -con poca definición y enfoque- del escenario instalado en el lugar, donde hacia las 17:00 horas de este 1 de julio López Obrador daría un discurso.

Comentarios

Load More