“Annabelle 3: Viene a casa”; adolescentes vs. sus carencias

Annabelle 3: Viene a casa se estrenó el 27 de junio. Foto: Warner Bros. Annabelle 3: Viene a casa se estrenó el 27 de junio. Foto: Warner Bros.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La nueva entrega del Universo Warren llega plagada de inconsistencias, pero con algunos trucos bajo la manga que le permite a la franquicia seguir respirando y, quizá, preparar más spin offs (o secuelas) a partir de nuevos monstruos.

Annabelle 3: Viene a casa se centra en dos chicas adolescentes y una niña, quienes deberán enfrentarse a terribles demonios de manera gratuita, en aras de entretener a una audiencia que aún está hambrienta de ver más capítulos de un universo que comenzó con El conjuro (2013).

La cinta empieza cuando Ed y Lorraine Warren (Patrick Wilson y Vera Farmiga) recogen a la muñeca Annabelle de sus antiguos dueños para llevarla a su casa, donde la resguardarán. Según esto, los demonios o malos espíritus funcionan como un canal y no pueden poseer objetos, pues Annebelle no estaba poseída.

Posteriormente los Warren descubren que la muñeca tiene mucho poder y que es capaz de llamar a espíritus malévolos, por lo que al llegar a casa deciden ponerla en una vitrina mientras es bendecida por un padre. Por cierto, la muñeca se encuentra junto a otros objetos que formaron parte de algún incidente sobrenatural en el cual los Warren han tenido que intervenir para salvar a las familias.

Luego, los Warren tienen que salir de viaje y deben dejar a su pequeña hija llamada Judy (Mckena Grace) –quien, como su madre, es sensible a ver espíritus–, con una niñera adolescente de nombre Mary Ellen (Madison Iseman).

Mary tiene una amiga, Daniela Rios (Katie Sarife), quien una vez que se entera que su amiga trabaja con los Warren, la acompaña de chismosa para conocer la casa de los demonólogos.

Como es de esperarse, la curiosidad mató al gato: Daniela entra al cuarto de los objetos “embrujados” y, en medio de su curiosidad, libera a Annabelle… En fin.

La cinta tiene muchas inconsistencias, como por ejemplo: ¿por qué los Warren guardan objetos que pueden ser peligrosos en su casa? Tampoco resulta del todo claro por qué los espíritus eligen ciertos objetos sobre otros, y por qué Annabelle sigue y sigue siendo un canal favorito para el mal y no puede ser destruido.

Annabelle 3: Viene a casa es una cinta mediana dentro del universo de los Warren, lo cual implica que no es la peor de las entregas, pero definitivamente deja mucho que desear.

Comentarios

Load More