No se equivoque de enemigos, presidente

López Obrador. Siempre en la polémica. Foto: Octavio Gómez López Obrador. Siempre en la polémica. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El presidente Andrés Manuel López Obrador asume que sus únicos adversarios son los detentadores de privilegios afectados por “la cuarta transformación”. Afilia a un “bloque conservador” prácticamente a todos los que cuestionan o se oponen a la 4T: los cataloga como políticos y empresarios corruptos o activistas, periodistas e intelectuales que se pliegan a sus designios. Apenas existe una rendija en esa concepción maniquea por donde se puede colar un puñado de mexicanos que por convicción, sin fueros ilegítimos que defender, discrepa parcial o totalmente del proyecto lopezobradorista. Pero la minoría que admite como excepción a la regla es tan pequeña que a sus ojos suele tornarse invisible. Aun en la vertiente política del análisis, al margen de posturas clasistas, mujeres y hombres progresistas preocupados por los rasgos autoritarios de su gobierno son objeto de sospecha o de franca inquina.

La obstinación de AMLO brota de la prisa y la envergadura de su misión y desemboca en la ausencia de matices. Si la pugna es titánica y se da sólo entre dos bandos –el pueblo, que él encabeza en aras del renacimiento de México, y las élites, que articulan una poderosa urdimbre de intereses reaccionarios y obstáculos inerciales con el fin de conservar el statu quo– no hay sutilezas ni titubeos que valgan. Ceder, incluso recapacitar y enmendar un error, es flaquear y perder tiempo. La duda engendra vulnerabilidad. Rectificar es un lujo que no se pueden dar quienes cargan una nación sobre sus hombros hacia una nueva era. No caben debates ni tonalidades; el rumbo está trazado y urge avanzar contra viento y marea.

No impugno el fin sino los medios. Entre los afanes de AMLO están varios que comparto y admiro, y sé que realizarlos presupone una auténtica hazaña. Pero también sé que la democracia se quebranta si se concibe la autocrítica como debilidad, la crítica como hipocresía y los contrapesos como estorbos. Si bien el poder es indispensable para que un estadista logre sus objetivos y nadie ha de escandalizarse cuando lo acopia, un demócrata no se propone rebasar a su arbitrio las mojoneras que dividen los poderes ni trata de socavar al entramado institucional encargado de impedir sus posibles excesos. No importa el valor ni el tamaño ni la urgencia de una causa; concentrar todo el mando en un mandatario lo hace mandante, lo libra de los equilibrios de la cosa pública y lo lleva a la autocracia. He aquí el peligro que debe conjurarse.

AMLO tiene razón cuando dice que la corrupción es el cáncer de México y que muchos de sus contrincantes son corruptos (aunque también lo son algunos de sus aliados). Es cierto que hay emisarios del pasado capaces de sabotear algunas de sus decisiones moviendo fichas en órganos autónomos e interponiendo sus “buenos” oficios en el Poder Judicial, pues coexisten en ambas instancias personas independientes y otras muy proclives a complacer a quienes desde el Ejecutivo y el Legislativo las pusieron donde están. De hecho, en este orden de ideas varios nombres emblemáticos asaltan el imaginario: por un lado exfuncionarios como Luis Videgaray y por otro exsenadores como Manlio Fabio Beltrones (con quienes Morena pareciera querer aliarse). Lo que sorprende es que AMLO prefiera anular o controlar a aquellas instituciones y emular así a los corruptores que detesta, en vez de llevarlos a la justicia y liberarlas de su yugo; es tan incomprensible como su negativa a investigar a Enrique Peña Nieto y su aquiescencia a que chapotee alegremente en el miasma de la impunidad.

Sería decepcionante que un hombre honesto, por quien votaron más de 30 millones de mexicanos deseosos de presenciar la extinción de los intocables, no pisara ni un milímetro de las larguísimas colas de los corruptos que saquearon nuestro patrimonio ni los obligue a devolver lo que se robaron. Y sobre todo, sería muy grave que dilapidara un capital político tan grande en la obcecación por evadir valladares democráticos y no lo aprovechara para acabar con el pacto de impunidad que tanto daño nos hace. Yo, por mi parte, hago votos para que enmiende el rumbo. Un solo viraje haría una gran diferencia: discernir el blanco correcto y hacer tiros de precisión. En lugar de deturpar con escopetazos verbales a todos los que lo critican públicamente, AMLO debería apuntar sus rifles legales a los saqueadores y a quienes de manera soterrada medran del tráfico de influencias. Esos que, en cuanto tengan oportunidad, no buscarán ganarle elecciones sino desestabilizar a su gobierno. Esos que no dan la cara, no declaran ni escriben en los periódicos y si salen de las sombras es para halagar al Señor Presidente así, con mayúsculas impostadas. Esos que son más hipócritas que el peor de los “conservadores”.

Pocos errores se pagan más caro en política que equivocarse de enemigos (o de amigos, como también, en otro contexto que amerita un artículo aparte, le ocurre con Trump). Si AMLO elabora su lista de buenos y malos en función del apoyo o la crítica que le manifiesten los enlistados y no de sus trayectorias, se llevará una dolorosa sorpresa. Aunque a menudo lo olvide, lo sabe desde sus tiempos en la oposición, y lo dijo hace cuatro meses en Chihuahua: “Merecen más respeto los opositores que los abyectos”. Esta frase debería grabarla en una placa y colocarla en su oficina, donde cotidianamente reverbera la abyección de perversos que hoy le envían mensajes de pleitesía y mañana intentarán apuñalarlo por la espalda.

Este análisis se publicó el 30 de junio de 2019 en la edición 2226 de la revista Proceso

Comentarios

Load More