México abandonó la colaboración antinarco, denuncia Washington

El gobierno mexicano mantiene desactivada la colaboración con Estados Unidos en materia de lucha contra los cárteles de la droga. Esta afirmación es hecha a Proceso por dos funcionarios del Departamento de Justicia de ese país, para quienes esa supuesta falta de interlocución está siendo aprovechada por el Cártel de Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa para expandirse.

WASHINGTON (Proceso).- Funcionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos sostienen que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador desatiende la cooperación binacional en materia de combate al narcotráfico, lo que aprovechan dos cárteles mexicanos para extender su control territorial, y se muestran extrañados porque, dicen, pareciera que al mandatario no le interesa la cooperación con su vecino del norte.

“Nuestros agentes asignados a México no tienen interlocutores para el intercambio de información de inteligencia sobre la lucha contra los cárteles; incluso nos han reportado que el nuevo presidente está deslindando a la Marina mexicana de la estrategia para confrontar a los cárteles”, explica uno de los funcionarios, quien, al igual que su colega, aceptó la entrevista bajo la condición del anonimato.

“Es mejor así –lo secunda su compañero–. No quisiéramos causar más problemas en la relación con el gobierno mexicano.”

Comentan que la administración de Donald Trump entiende que los siete meses de mandato de López Obrador, los reajustes en sus planes de gobierno, así como la instauración de la Guardia Nacional y el remplazo de la PGR por la Fiscalía General de la República (FGR) apenas están tomando forma. Sin embargo, en la cooperación bilateral de combate al narcotráfico no hay interlocución; hasta ahora, afirman, no ha habido intercambio de información de inteligencia.

“Nuestros agentes no tienen contrapartes en los estados donde los cárteles de la droga ejercen el control de territorios. Antes tenían a los agentes del Cisen (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), a policías federales y a delegados de la PGR; ahora no saben con quiénes trabajar. Y no estoy hablando de la relación burócrata en la Ciudad de México; hablo del personal operativo, de los que están en los campos de batalla”, subraya uno de los entrevistados.

Y esa ausencia de contrapartes mexicanas para el intercambio de información de inteligencia la resiente más el gobierno estadunidense en la frontera sur de su país. Los consulados mexicanos en California, Texas, Nuevo México y Arizona se quedaron sin delegados y la FGR no ha designado a sus sustitutos.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2227, ya en circulación)

Comentarios