“La caótica vida de Nada Kadić”, la ópera prima de Marta Henaiz

La ópera prima de la directora mexicana Marta Hernaiz Pidal muestra la vida de una madre soltera del siglo XXI, con una hija pequeña que padece autismo Foto: Cineteca Nacional La ópera prima de la directora mexicana Marta Hernaiz Pidal muestra la vida de una madre soltera del siglo XXI, con una hija pequeña que padece autismo Foto: Cineteca Nacional

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La ópera prima de la directora mexicana Marta Hernaiz Pidal, La caótica vida de Nada Kadić, muestra la vida de una madre soltera del siglo XXI, con una hija pequeña que padece autismo.

Es un drama con personajes reales. Se trata de una joven, Nada, y su pequeña Hava, de Bosnia. La mamá trabaja horarios difíciles para una guardería, por lo que sus problemas empiezan desde ahí. Nadie puede ayudarla, incluso sus padres están ausentes. 

La chica se encuentra espacios para sus novios, pero nada es formal, y una amiga. Se preocupa de la salud de su hija y la situación económica. Pero sobre todo desea unas vacaciones. El caos siempre persigue a Nada. Incluso salir de paseo en un carro viejo, es su peor aventura.

Ella, a pesar de ser independiente, no puede aspirar a un mundo mejor, por la falta de oportunidades. Recuerda la guerra en su país, que sucedió cuando era pequeña, del 6 de abril de 1992 al 14 de diciembre de 1995. Así que ahora su vida, a pesar de todo, es mejor.

Lo importante es que el amor a su hija, la impulsa. En realidad no padece económicamente, posee lo fundamental. Cuenta con un trabajo y vive en un departamento modesto, que para las dos en un buen lugar.

La relación de madre e hija quizá se complica un poco por el padecimiento de la infante, aún así, sólo es cuestión de buscar el equilibrio. Pero ya la vida es así, sobre todo para una mamá que trabaja. Lo interesante es que sin ser actrices dejaron transportar su vida real a la pantalla grande. La cámara las sigue a todos los conflictos con los que se topan. Las locaciones son desoladoras, con frío y lluvia, muy a acorde a la ansiedad y estrés de Nava. Además, la película, que forma parte del 39 Foro Internacional, ofrece un retrato de lo que es ahora la familia.

Hernaiz Pidal estudió en la escuela Film Factory, del cineasta húngaro Béla Tarr y por supuesto se advierte la influencia del realizador en el tono, la narración y los encuadres del largometraje. En la  producción, la edición y la música participa el mexicano Jorge Bolado.  Es interesante cómo se desenvuelven las no actrices en la historia, Aida Hadžibegović (Nada) y Hava Đombić (Hava). 

Pareciera, que en momentos la desesperación de Nada arrastra al espectador, pero al final, se comprende que la vida es así, a veces hay que acoplarse a las situaciones, para buscar las soluciones. Es una cinta para buscar mejorar la vida cotidiana y brincar los obstáculos con positividad, y sin perder la esperanza.

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More