Renuncia de Urzúa evidencia disputas de fondo en el gobierno de AMLO: Moody’s

La calificadora dijo que la renuncia refleja una división dentro de la administración del presidente en cuanto a la dirección de la política económica Foto: Benjamín Flores La calificadora dijo que la renuncia refleja una división dentro de la administración del presidente en cuanto a la dirección de la política económica Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La renuncia de Carlos Urzúa Macías a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) evidencia las disputas de fondo dentro del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, respecto de la toma de decisiones en materia de política económica, aseguró la agencia calificadora Moody’s Investors Service.

“Dado que no es claro que los factores señalados como motivo de la renuncia vayan a desaparecer en el corto o mediano plazo, Moody’s espera que prevalezca la incertidumbre entre los inversionistas en torno a la gestión económica del gobierno”, puntualizó Jaime Reusche, analista soberano de la firma para América Latina.

Y destacó que la razón de la renuncia va en línea con lo señalado por la agencia calificadora, que tomó la decisión de asignar una perspectiva “negativa” a la calificación de México.

Sobre la designación de Arturo Herrera como nuevo secretario de Hacienda, a quien consideró un funcionario de reconocido prestigio y capacidad técnica, Reusche destacó que “mitiga las preocupaciones inmediatas que pudieran haber surgido, limitando su impacto en los mercados financieros”.

Este martes, Moody’s redujo el pronóstico de crecimiento de la economía mexicana a 1.2%. Y en su reporte explicó que los indicadores de alta frecuencia, incluidos producción industrial, ventas minoristas, confianza de los consumidores y empresas, siguen dando señales mixtas.

“Si bien la confianza de los consumidores ha disminuido en los últimos meses, sigue siendo casi máximos históricos, pero esto no se ha traducido en una aceleración robusta del consumo”, explicó.

La confianza empresarial –añadió– ha sido mucho más débil que la confianza de los consumidores, lo que ha denotando una actitud de “esperar y ver”, debido a mensajes mixtos, inesperados anuncios de políticas y reversiones de políticas, lo cual pesa sobre el sentimiento de los inversionistas y las perspectivas de crecimiento.

La agencia calificadora adelantó que es probable que la desaceleración de la actividad económica en México continúe en 2020, con un crecimiento moderado en torno a 1.5 %, y que a partir de entonces persista si la inversión privada no se recupera a finales de 2019.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More