Renuncia jefe antisecuestros de la FGR, señalado por sus propios agentes

Gualberto Ramirez Gutíerrez. Foto: Benjamín Flores Gualberto Ramirez Gutíerrez. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Después de dos sexenios en el cargo, Gualberto Ramírez Gutiérrez deja la Unidad de Investigación de Delitos en Materia de Secuestros, de la Subsecretaría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Fiscalía General de la República (FGR).

Sin éxito, el funcionario participó en la investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida en septiembre de 2014.

En su edición del 9 de julio de 2017, la revista Proceso publicó una nota titulada “Hasta los agentes antisecuestros desaparecen”, sobre la desaparición de dos agentes antisecuestro, ocurrida en enero de ese año, situación que crispó el ambiente en la unidad de la SEIDO encargada de combatir ese delito, pues el jefe de los de­saparecidos, Gualberto Ramírez Gutiérrez, se dedicó a criminalizar a las víctimas y buscar culpables entre sus compañeros de trabajo.

Sin embargo, él mismo estuvo siempre bajo sospecha de actuar en contubernio con el crimen organizado. Agentes de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro (UEIDMS) que laboraron bajo “hostigamiento” y a partir de la desaparición de sus dos colegas en los límites entre Morelos y la Ciudad de México, acusaron a Gualberto Ramírez Gutiérrez en una denuncia, de la cual Proceso tiene copia.

Presentada en marzo ante la Visitaduría General de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), los agentes ministeriales acusaron de acoso a Gualberto Ramírez Gutiérrez, jefe de la UEIDMS.

Los problemas se originaron el 24 de enero, cuando desaparecieron los agentes Víctor Andrés Vilchis Retana y Miguel Ángel Rodríguez Cuéllar, adscritos a la UEIDMS, que depende de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Los denunciantes –quienes hablaron con este semanario a condición de anonimato– señalan que ese día, apenas transcurridas un par de horas desde que las esposas de los desaparecidos notificaron del hecho a la PGR, la institución intentó precipitadamente eludir su responsabilidad y aseguró que los agentes estaban fuera de su horario laboral, pese a que muchas veces se les envía en comisión sin que un oficio ampare su trabajo.

Pero después de los hechos, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) reveló que ambos agentes de la UEIDMS –que realizaban una investigación en la demarcación Tlalpan, en los límites entre Morelos y la Ciudad de México–, estaban acompañados por Marco Antonio Álvarez Gómez, suboficial de la Policía Federal, quien también desapareció.

Pese a lo revelado por la CNS, la PGR se limitó a señalar que “al parecer” los agentes desaparecidos indagaban a miembros del Cártel del Golfo que operan en la capital y en el estado de Morelos.

Hasta el momento, la FGR no ha oficializado la separación de Ramírez Gutiérrez del cargo, en donde, además, estuvo al frente de la investigación de algunos agentes de investigación secuestrados por grupos del crimen organizado tanto en la Ciudad de México como en Michoacán y Jalisco.

Esta renuncia, que se registró la semana pasada, precede a la presentada en junio por Felipe de Jesús Muñoz, jefe de la Agencia de Investigación Criminal, quien fue sido señalado por violar los derechos humanos de detenidos.

Comentarios

Load More