Aspirante a gobernador de Guerrero niega vínculos con el narco, como afirmó La Tuta

CHILPANCINGO. Gro. (apro).– El aspirante del PRD a la gubernatura de Guerrero, Carlos Reyes Torres, rechazó tener nexos con el narco, como afirmó en 2014 el capo Servando Gómez Martínez La Tuta, y aseguró que ninguna autoridad ministerial lo ha llamado a declarar por dichas acusaciones.

“Aclaro que en ningún momento he sido llamado a declarar por parte de alguna autoridad sobre ese u otros temas similares”, expresó.

No obstante, Reyes Torres evadió explicar la fuente del financiamiento de los mítines políticos que realiza desde el mes pasado en diferentes regiones del estado, en los que promueve su imagen entre la militancia perredista.

A través de un comunicado difundido en sus redes sociales, Reyes Torres afirmó que el gobierno federal tiene la capacidad para dar seguimiento a una investigación sobre narcotráfico y los nexos de políticos con la delincuencia, “lo cual no ocurrió por no haber materia”, consideró.

“Yo camino con tranquilidad por Guerrero, puedo mirar de frente a la gente porque estoy limpio, no oculto nada”, expresó el exalcalde de La Unión, dos veces diputado local y exdirigente estatal del PRD.

Advirtió que continuará realizando actos de proselitismo porque no lo van a detener “habladurías e infundios”.

En enero de 2014, Proceso informó que el líder del grupo delictivo Los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez La Tuta, acusó a los hermanos Carlos y Crescencio Reyes Torres, quienes en ese entonces se desempeñaban como presidente estatal del PRD y alcalde de La Unión de Isidoro Montes de Oca, respectivamente, de estar vinculados con el narcotráfico.

Hace cinco años y ocho meses se difundió un video en YouTube en el que La Tuta señaló que los hermanos Reyes Torres estaban apoyando al grupo delictivo Los Granados, del municipio de Tecpan de Galeana, que a su vez recibió armas, parque y apoyo de los líderes del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oceguera Ramos El Mencho, y Juan Aguirre Vargas El Choyo.

En ese entonces, el exdiputado federal del PRD, Catalino Duarte Ortuño, pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) que investigara al exdirigente estatal de su partido, Carlos Reyes Torres, ante los señalamientos de sus presuntos nexos con el narco.

“Tenemos que reconocer la realidad, los políticos no estamos a la altura de lo que la gente exige y los gobiernos federales han negociado con los grupos delincuenciales para llegar al poder, y ahora ellos mismos no saben qué hacer porque dejaron que se les metieran hasta la cocina”, advirtió el también exalcalde de Zirándaro de los Chávez.

Tres años después, Duarte Ortuño fue privado de su libertad en abril de 2017 en la región de la Tierra Caliente y hasta el momento sigue considerado como desaparecido.

Comentarios