“Spider-Man: Lejos de casa”, una cinta de relleno

Cartel de la película Spider-Man: Lejos de casa. Foto: Sony Pictures Cartel de la película Spider-Man: Lejos de casa. Foto: Sony Pictures

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La fase cuatro del Universo Marvel llega a su fin con la cinta Spider-Man: Lejos de casa (Spider-Man: Far from Home, EU-2019), aunque este final es también un nuevo comienzo que abrirá la puerta a nuevos villanos, una nueva problemática y probablemente a un nuevo equipo de súper héroes. Pero no nos adelantemos.

Esta entrega dirigida por Jon Watts y estelarizada por Tom Holland y Jake Gylennhaal, es una cinta mediana en comparación con las mejores de la franquicia. Y es que si bien mantiene la calidad del Universo Marvel, al igual que la diversión y la acción a la que nos tienen acostumbrados, la película se siente como si fuera de relleno.

La historia va como sigue: Luego de los acontecimientos ocurridos en la guerra contra Thanos, el mundo es un lugar diferente… Peter Parker (Holland) y sus compañeros de escuela lo saben, de hecho, los estudiantes que regresaron a la vida luego del chasquido de Thanos están adaptándose a este nuevo mundo.

Pero bueno… es verano y es tiempo de vacaciones, y la escuela de Parker ha organizado un viaje a Europa. Nuestro héroe aún batalla con el recuerdo que dejó Tony Stark y con aquello que siente por MJ (Zendaya).

Por otro lado, Nick Fury y Maria Hill están investigando un extraño fenómeno del clima en Ixtenco (México), que resulta ser un monstruo conocido como Elemental. Resulta que hay cuatro de estos: Agua, Tierra, Fuego y Aire. En este caso, el Elemental que Nick debe enfrentar es Tierra, afortunadamente reciben ayuda de un poderoso personaje de un mundo paralelo llamado Quentin Beck (Gylennhaal).

Regresemos a Spider-Man…

En Venecia, Peter intenta relajarse junto a sus compañeros de escuela cuando aparece el Elemental Agua… Quentin aparece también para combatirlo. A regañadientes, Peter ayuda un poco.

Posteriormente, Nick Fury se le aparece a Parker y mientras le reclama por no contestar sus llamadas, lo invita a unirse a esta cruzada contra los elementales y a formar otro grupo de súper héroes.

Parker no se siente del todo listo, y menos cuando Fury le regala los lentes de Tony Stark, un gadget poderoso que alberga a una inteligencia artificial llamada E.D.I.T.H. que tiene acceso a todas las bases de datos de Industrias Stark. Supuestamente, son para el sucesor de Stark.

Parker se rehúsa a volver a la acción, pero obviamente el destino lo alcanzará y deberá tomar una decisión sobre su vida de héroe, y también sobre el amor que siente por MJ.

Con respecto a las anteriores cintas de Marvel, Spider-Man: Far from Home se siente muy adolescente… tanto que las acciones de Parker resultan tan inmaduras y absurdas que ponen en peligro a la humanidad. Y no sólo eso y es que finalmente todo es un pretexto para que Parker se convierta en el súper héroe que debe ser para que pueda formar parte de un grupo sólido de súper héroes que protegerán al mundo del próximo peligro.

Con todo y sus buenos chistes, su dosis de acción, personajes entrañables y grandes efectos, es innevitable sentir Spider-Man: Far from Home como una cinta de relleno.

Comentarios

Load More