Negociación por crisis en Venezuela transcurre con hermetismo en Barbados 

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Foto: Twitter @NicolasMaduro Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Foto: Twitter @NicolasMaduro

CARACAS (apro).- Las negociaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana al mando de Juan Guaidó continuaron este miércoles en Barbados, bajo la mediación de Noruega, sin mayores detalles sobre el avance hacia un eventual diálogo que dé salida a la crisis.

En esta nueva ronda poco se ha informado sobre el desarrollo de las conversaciones retomadas el pasado lunes 8 de julio en la isla caribeña y que tienen lugar a puertas cerradas y sin acceso a la prensa.

La posibilidad de realizar elecciones presidenciales bajo un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y la eliminación de las sanciones de Estados Unidos serían dos de los temas principales abordados, según ha trascendido.

Maduro aseguró el martes 9 en un acto público que creía en el diálogo y dijo que en ese proceso “todas las partes tienen que sentarse y estar dispuestos a ceder posiciones”.

El líder chavista pidió no dejarse engañar por corrientes falsas y expresó que desde un principio establecieron una agenda de seis puntos, que incluye temas políticos, sociales y económicos, entre otros, tras la primera jornada de acercamiento, cuyos resultados calificó como “bastante auspiciosos”.

Por su parte, el jefe de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, afirmó el martes que el proceso que promueve Noruega es uno de los mecanismos que adelanta la oposición para lograr una pronta salida a la crisis.

Las negociaciones han generado reacciones, a favor y en contra, dentro y fuera de Venezuela. El partido Voluntad Popular (VP), en el que milita Guaidó, apoyó el retorno al diálogo aunque prometió a los venezolanos que no permitirá unas elecciones con Maduro en el poder.

El exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), Manuel Cristopher Figuera, hoy en el exilio, catalogó el proceso de diálogo como “la más grande estafa” al mundo y al pueblo venezolano, de acuerdo con la agencia Associated Press.

Maduro “no cree en eso, él lo ha dicho además; él ha dicho que ni por las buenas ni por las malas se va y ha utilizado todo un aparataje propagandístico para hacerse ver como un hombre de diálogo”, aseveró el general.

“A él le importa el diálogo cuando lo favorece”, añadió, resaltando que la oposición, pese a estar consciente de que Maduro no es sincero, “trata de que haya un camino civilizado” para llegar a un acuerdo.

Por su lado, un vocero del Departamento de Estado de EU dijo a la agencia española EFE que el diálogo en Barbados entre la oposición venezolana y el chavismo debe priorizar la salida del poder de Nicolás Maduro, y establecer este tema como una condición previa a la convocatoria de elecciones.

“Cualquier discusión sobre una transición debe incluir la partida de Maduro como condición previa para las elecciones”, dijo.

La fuente aseveró que EU “apoya todos los esfuerzos para restaurar la democracia y aliviar el sufrimiento de los venezolanos y la carga de la crisis en la región”; pero no respalda ningún proceso que “deje a los actores corruptos y no democráticos en el poder o dé tiempo al régimen de Maduro para consolidar su dominio en el país”.

Entretanto, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, expresó su apoyo al diálogo en Venezuela para buscar una salida a la crisis política.

“Apoyamos iniciativa de diálogo en curso del gobierno de la República Bolivariana de #Venezuela, basada en los principios del Derecho Internacional y en los postulados de la Proclama de América Latina y el Caribe como #ZonaDePaz”, escribió el funcionario en su cuenta de Twitter.

La Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz fue firmada por los Jefes de Estado y de Gobierno participantes en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), celebrada en La Habana en enero de 2014.

Ese documento manifiesta el compromiso permanente de los 33 países miembros “con la solución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso y la amenaza del uso de la fuerza de nuestra región”.

Mecanismo de Oslo

Los nuevos encuentros entre el gobierno de Maduro y la oposición siguen a dos rondas de contactos en Oslo que se suspendieron ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

La oposición liderada por Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, sigue pidiendo el fin del régimen de Maduro, el establecimiento de un gobierno de transición y la convocatoria de elecciones libres con observación internacional.

Otros intentos de diálogos anteriores terminaron sin éxito: uno en 2014 tras de una jornada de violentas protestas y otro en 2017 en República Dominicana con la participación, entre otros, del expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

Esta nueva ronda de diálogo surgió luego de un duro informe de la ONU sobre la violación de derechos humanos en Venezuela. El reporte estuvo a cargo de Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, y deja constancia de los abusos cometidos por el régimen de Maduro.

Comentarios

Load More