CNDH pide a actores públicos evitar descalificaciones sobre su labor

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las “desafortunadas expresiones” lanzadas por distintos actores públicos respecto de la labor de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), constatan que el respeto a los derechos humanos sigue sin entenderse como una responsabilidad de todas las autoridades, sin importar jerarquía, adscripción u orden de gobierno.

Lo anterior fue señalado por el Consejo Consultivo de la CNDH, que este viernes hizo “un atento llamado” a esos actores públicos a reconsiderar sus dichos y evitar descalificaciones que poco abonan al fortalecimiento del Estado democrático de derecho al que la sociedad mexicana aspira.

Tales expresiones, abundó, dificultan el trabajo a favor de las víctimas de violaciones a los derechos humanos y cuestionan la institucionalidad que nos hemos dado como República.

“En un país en el que la labor de las personas defensoras de la dignidad humana entraña un alto riesgo, estigmatizar a quienes desde los organismos públicos realizamos esta labor de defensa debilita al Sistema No Jurisdiccional de Protección y Promoción de los Derechos Humanos y, con ello, la posibilidad de superar las adversidades de desigualdad, violencia y discriminación que como país enfrentamos”, puntualizó en un comunicado.

Añadió: “Toda institución es perfectible, pero no es mediante denostaciones, sino a través de la suma de esfuerzos, que será posible alcanzar el fin que a todos nos es común y en el que no existen discrepancias: la dignidad de las personas”.

Finalmente, el Consejo Consultivo reiteró su llamado a que todas y todos, particularmente quienes detentan una posición pública de poder, “pongamos por encima de toda diferencia la vigencia de los derechos humanos y nos conduzcamos dentro de un diálogo respetuoso en el que la crítica y las diferencias se expongan con ánimo constructivo y con apego al reconocimiento de la autonomía del organismo protector de los derechos humanos”.

El pasado martes 9, el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó a la CNDH y dijo que “no tiene mucha calidad moral” para opinar sobre las leyes secundarias de la Guardia Nacional o las estancias infantiles, porque en anteriores sexenios no emitió su postura frente a casos como la Guardería ABC o Ayotzinapa. “Guardó silencio cómplice cuando el Estado era el principal violador de derechos humanos, y ahora con nosotros actúan de otra forma”, subrayó.

Minutos después, el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, respondió y sostuvo que el organismo tiene calidad moral y cuenta con el reconocimiento y la confianza de los mexicanos. Asimismo, mencionó que el Ejecutivo agrede a la CNDH porque ha recibido “información equivocada” sobre las labores que el organismo ha realizado desde hace 29 años.

 

Comentarios