Libertad Servicios Financieros: un entramado político-empresarial con fines corruptos

Las oficinas de Libertad Servicios Financieros. Foto: Especial Las oficinas de Libertad Servicios Financieros. Foto: Especial

De la denuncia del empresario Sergio Hugo Bustamante se desprende que la llegada de Juan Collado a la presidencia del consejo de administración de Libertad Servicios Financieros marcó el inicio de “los negocios grandes”. No era para menos: el abogado, conocido como defensor de importantes políticos en casos de corrupción y narcotráfico, ya había armado una compleja trama financiera en la que participaban presidentes, gobernadores, dirigentes panistas, empresarios y notarios, así como prestanombres y otros abogados.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Un día de “octubre o noviembre de 2014” llegó una camioneta de valores al edificio corporativo de la empresa Libertad Servicios Financieros, en Querétaro. Sus ocupantes bajaron cajas con dinero en efectivo y las entregaron a empleados de la empresa, entre ellos el contador Romeo Ovando.

Presenciaron la escena José Antonio Rico Rico, presidente del consejo de administración de Libertad entre 2009 y 2012, y su entonces socio Sergio Hugo Bustamante Figueroa. El primero le comentó a Bustamante que ese dinero pertenecía al entonces presidente Enrique Peña Nieto. Agregó que el abogado Juan Ramón Collado Mocelo era el prestanombres del entonces mandatario priista.

Bustamante relató este episodio a un agente de la Fiscalía General de la República (FGR) el pasado 20 de junio. El empresario llevaba dos semanas compareciendo ante dicha institución: denunciaba y documentaba un fraude que Rico y Collado fraguaron contra él en la venta de un inmueble en Querétaro, y a la vez detallaba los engranajes de la máquina de lavado dinero que, según él, es Libertad.

Su denuncia desembocó en la detención de Collado el pasado martes 9, después de comer con su cliente y amigo Carlos Romero Deschamps, líder del sindicato petrolero, en un exclusivo restaurante de la Ciudad de México. La FGR ingresó al litigante en el Reclusorio Norte bajo los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, junto con otras cuatro personas.

Abogado, empresario y hasta el miércoles pasado presidente del consejo de administración de Libertad, Collado se encuentra desde hace más de dos décadas en el corazón del círculo de poder en el que gravitan algunos de los integrantes de la élite política y empresarial.

Por ejemplo, presumió su influencia el pasado 18 de mayo, durante la boda de su hija María del Mar Collado. En la mesa principal no se encontraban los amigos de la novia ni de su esposo, sino los invitados especiales del padre: Peña Nieto, Romero Deschamps, el gobernador mexiquense Alfredo del Mazo Maza y el cantante español Julio Iglesias.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2228, ya en circulación)

Comentarios

Load More