Policía de Maduro detiene a escoltas de Guaidó por presunto robo de armas

CARACAS (proceso.com.mx).- El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, denunció la detención de dos miembros de su equipo de seguridad. El hecho fue justificado por el ministro de Comunicación leal a Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, como el resultado de una operación encubierta.

Guaidó indicó que aún se desconoce el paradero de Erick Sánchez y Jason Parisi, quienes forman parte de su escolta y se encontraban resguardando a su familia en Caracas. Presume que podrían haber sido “secuestrados” por organismos de seguridad del Estado, por lo que alertó sobre el riesgo de que estén bajo tortura.

La detención ocurrió mientras Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, se encuentra de gira por el estado Trujillo, estado andino al occidente del país.

“Son las mismas prácticas con las que han asesinado a militares y civiles inocentes, como el concejal Fernando Albán, el capitán (Rafael) Acosta Arévalo, entre otros. Nadie cree esos cuentos inventados que procuran engañar a una población harta de sus mentiras y urgida de alimentos y medicinas”, afirmó.

El líder opositor señaló que se trata del mismo modus operandi practicado en el caso de su jefe de despacho, Roberto Marrero, detenido el pasado 21 de marzo en su residencia.

“Intentarán sembrarles armas (…) Tenemos claro que nos enfrentamos a una dictadura, lo tenemos muy claro, lo hemos sufrido en carne propia”, sostuvo frente a seguidores en Valera, estado Trujillo.

Versión del régimen

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, fue el primero del régimen de Nicolás Maduro en referirse al tema.

“Ayer fueron capturados dos mercenarios porque iban a vender unos fusiles de los que se robaron el 30 de abril  de la Asamblea Nacional. Nosotros hacemos nuestro trabajo de inteligencia y cuando ellos fueron a entregar los fusiles, los capturamos; eso está con fiscales, con testigos, eso está muy bien trabajado”, manifestó durante una movilización chavista en Caracas en rechazo al informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet.

“Ellos siguen conspirando y no nos vamos a dejar tumbar y no vamos a dejar de dialogar porque vamos en ventaja”, exclamó ante sus seguidores.

Cabello explicó que los escoltas detenidos intentaron vender cinco de estas armas tipo AK-103 en 7 mil dólares cada una, y aseguró que son más de 20 fusiles los que están desaparecidos de la sede de la Guardia Nacional adscrita al Parlamento.

Minutos más tarde, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, confirmó en transmisión del canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), la detención del equipo de Guaidó y lo dicho por el considerado número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

Rodríguez expuso que los “cinco fusiles AKA-103 y 10 cargadores” que supuestamente venderían, habrían sido robadas del destacamento 462 con sede en el Palacio Legislativo y escondidos por Guaidó y su equipo más cercano.

“Les hicimos un seguimiento durante 35 días y empezamos a notar que la intención que perseguían estos miembros del equipo de Juan Guaidó era sustraer las armas que fueron robadas el pasado 30 de abril (…) y hacerse con 35 mil dólares”, dijo.

Rodríguez se refirió a los mensajes de denuncia publicados en la cuenta Twitter de Guaidó y dijo que esto sería tomado en cuanta para la investigación porque “lo involucra”.

El también psiquiatra detalló que los escoltas fueron capturados “infraganti” y que las autoridades tienen “todas las grabaciones” y pruebas gracias a un agente encubierto.

“Tenemos testimonios en video de todo el proceso (…) tenemos el testimonio en audio porque la operación que se desarrolló implicaba que dos individuos, que Erick Miguel Sánchez Azuaje, Jason José Parisi Castrillo (…) habían tomado esas armas y pensaban vendérselas a alguien por el monto de 35 mil dólares”, agregó.

El ministro dijo que Eduardo Javier García González también estaba vinculado en esta operación, pero no aclaró si tenía alguna relación directa con Guaidó.

Además divulgó unos audios, que asegura son de los escoltas, en los que uno de ellos, Erick Sánchez, “confiesa” la supuesta intención de venta de las armas.

Rodríguez también indicó que llevará estos videos y supuestas pruebas a la mesa de diálogo en Barbados, que es auspiciada por Noruega, “para demostrar que esta gente de la derecha venezolana está recurriendo a acciones violentas para vulnerar la paz de la república”, y pidió a la oposición “jugar limpio”.

Aún no han sido presentados

La Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional emitió una alerta internacional para denunciar lo que calificó como una nueva acción de “intimidación, amedrentamiento y persecución” del régimen de Maduro hacia los escoltas del presidente del Parlamento, Juan Guaidó.

Erick Sánchez Azuaje y Jason Parisi Castillo aún no han sido trasladados al Palacio de Justicia para su presentación, como corresponde según el debido proceso.

Sus familiares denunciaron esta situación y los esperan en compañía de sus abogadas Charity Flores y Alejandra Tosta para tener acceso al expediente y, de esta forma, conocer de qué se les acusa.

Hasta ahora, solo conocen que se les culpa de “detentación y comercio de armas de guerra”, como lo anunció Jorge Rodríguez este sábado.

Asimismo, la defensa alertó a la ONU y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre posibles presiones y amenazas de torturas en contra de los escoltas de Guaidó quien reiteró este llamado mediante su cuenta en Twitter.

Suma de detenciones 

El presidente de la Comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración de la AN, Francisco Sucre, recordó que no es la primera vez que el gobierno de Maduro ordena detener a personas cercanas al presidente del Parlamento.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Édgar Zambrano, está detenido en Fuerte Tiuna, tras estar acusado de presunta “traición a la patria” por su participación en la rebelión militar del 30 de abril de este año.

Roberto Marrero, jefe de despacho de Guaidó, es otro de los presos por supuestamente tener en su casa armamento de guerra y gran cantidad de divisas en efectivo. El exdirector del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia), Christofer Figuera, admitió que le “sembró” armas a Marrero por orden de Maduro. Figuera se encuentra exiliado en EU luego de participar en la rebelión del 30 de abril.

El diputado Juan Requesens, pese a tener inmunidad parlamentaria, fue detenido en agosto de 2018 y permanece aislado en una de las sedes del Sebin. Sus familiares y abogados han denunciado torturas.

Estás y otras detenciones arbitrarias así como diferentes prácticas de violación de los derechos humanos, fueron denunciadas por Michell Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

Las nuevas detenciones de los escoltas de Guaidó se producen un par de días después de culminada una nueva ronda de negociaciones, en la isla de Barbados, entre enviados de Nicolás Maduro y Juan Guaidó bajo la mediación de Noruega.

Comentarios