Gabriel Retes debatirá en la Cineteca sobre “Chin Chin el teporocho”

Armando Ramírez, autor de "Chin chin el teporocho". Foto: Archivo Proceso Armando Ramírez, autor de "Chin chin el teporocho". Foto: Archivo Proceso

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Una enorme curiosidad anima al realizador Gabriel Retes un día antes de la función de su “Chin Chin el teporocho” (1976) en la Cineteca Nacional, en homenaje al autor de la novela en la cual se basó, Armando Ramírez, fallecido el miércoles pasado a los 67 años.

La obra del llamado “Cronista de Tepito” tuvo un éxito inmediato, al igual que la cinta de Retes, quien expresa emocionado que la última vez que la vio fue hace siete años:

“Tengo mucha expectación por ver si va a ir una nueva generación de jóvenes, los ‘millennials’, o la van a ver gentes de más de cincuenta”.

Señala además que habrá debate, “un debate que yo voy a armar, para ver cuál es su reacción”.

Tras haber comenzado una carrera de actor, Retes, hijo del célebre director de escena Ignacio Retes, ya fallecido, se propuso comenzar en el cine con un primer largometraje en 16 mm., cuando le llamó Ramírez para proponerle la novela. Con emoción aceptó. Y cuando ya tenía un cuadro de actores y personajes, el escritor le comunicó que la empresa estatal Conacine se la quería producir. 

“Le daban sesenta mil pesos, que era mucho dinero, y le dije: ni hablar, adelante, vendela”, rememora Retes.

El realizador cuenta que, sin embargo, “todo embonó” para que él acabara dirigiéndola:

“Yo ya tenía Los años duros en Súper 8 y había ganado todos los premios, arrasa, y a Rodolfo Echeverría (máximo dirigente cinematográfico)  le encanta, y al día siguiente me habla Maximiliano Vega Tato, que era director de Conacine. Todo embonó, me la encargaron. Pilar Campesino, que era entonces mi mujer, hizo el guión, y recomenzamos.

A casi cinco décadas de distancia, Retes revive la filmación:

“Armando Ramírez me abrió Tepito. Lo recorrimos todo. Era tan intenso el trabajo, que a veces nos quedábamos a dormir, alquilaba un hotelito. Y en toda la filmación no se perdió un cable… hubo un gran respeto de la comunidad,  se dieron cuenta de que íbamos a retratar el barrio”.

Y evalúa:

“Fue la película más taquillera del año, luego de la de Cantinflas.  Armando me lo enseñó todo. Como llegué a un arreglo para que participara la gente de Tepito, el ayudante del español de la tienda, por ejemplo, lo hizo Armando, y hubo otros personajes de ahí. Fue una película inspirada en Tepito e inspiradora. Fue el inicio de mi carrera, y para Armando las ventas de ‘Chin Chin…’ se dispararon”.

Justo hace 7 años, en la Cineteca, durante una retrospectiva completa de su producción, fue cuando Retes  la vio por última vez.

“Tengo curiosidad de ver a los ‘millennials’, ve tú a saber si no van puros viejitos”.

Al término de la función –que comienza a las 19 horas de este lunes—iniciará un debate:

“Yo mismo lo voy a organizar. Qué oportunidad para mí como cineasta, asomarme a ver una película que hice 48 años, a ver si aguanta el paso del tiempo”.

La música es “esplendorosa”, dice, Daniel Santos, de Pérez Prado, y la fotografía de Daniel López.

Comentarios

Hizo estudios de filosofía en la UNAM donde ha impartido clases. Reportero de las Secciones Culturales de Excélsior (entre 1967 y 1976) y de Proceso de la cual es editor.

Load More