Despiden de pie a la gala Despertares en Guadalajara

Con una muestra representativa del repertorio de la danza clásica, contemporánea y experimental, este sábado 20 se llevó a cabo la clausura de Despertares Foto: Carlos Enciso Con una muestra representativa del repertorio de la danza clásica, contemporánea y experimental, este sábado 20 se llevó a cabo la clausura de Despertares Foto: Carlos Enciso

GUADALAJARA, JAL. (proceso.com.mx).- Si ya no habrá una nueva edición de Despertares, como anunció el bailarín Isaac Hernández a Proceso por falta de apoyo, entonces la gala de ayer fue una merecida despedida; pero sí existe una posibilidad de continuar, como dejó ver hace unos días en conferencia de prensa, el reto para superar la noche de ayer en el Auditorio Telmex de esta ciudad será mayúsculo.

Con una muestra representativa de danza clásica, contemporánea y experimental, este sábado 20 se llevó a cabo la clausura del encuentro Despertares con la gala homónima respaldada por el anuncio “Lo mejor del mundo en un espectáculo”… y así lo vivieron los 8000 asistentes en un show de casi tres horas de oda al ballet.

Sin llamados previos la muestra dio inicio en punto de las 20:30 horas con la pieza “ISMS”, de los coreógrafos y bailarines Lil Buck y Jon Boogz, quienes con música en vivo por parte del grupo Cosa Nostra Things dieron un atisbo de lo que se vería a lo largo de la noche a través de una mezcla de danza moderna y mucho breakdance.

Siguió un video que resumió las actividades de “Despertares Impulsa”, que a lo largo del 15 al 19 de julio se llevaron a cabo en Guadalajara con talleres, charlas, conferencias, un mural monumental, audiciones y clases magistrales.

Después la vivacidad de “Tarantella”, coreografía de George Balanchine, ejecutada por el tapatío Esteban Hernández (San Francisco Ballet) y Francesca Hayward (Royal Ballet de Inglaterra) que animó a la audiencia.

Esteban Hernández en “Tarantella”. Foto: Carlos Enciso.

Tras unos segundos de oscuridad el público recibió con sendos aplausos a Isaac Hernández (Premio Benois de la Danza 2018) y la legendaria Tamara Rojo —ambos primeros bailarines del Ballet Nacional de Inglaterra—, quienes ejecutaron el “Cisne negro”, en una coreografía llena de precisión, técnica y naturalidad en la que el bailarín brindó todo de sí para hacer lucir a su compañera. Una clase magistral de ballet y quizá la última oportunidad de gozar a Rojas en tierra mexicana.

Después fue el turno “A quiet evening Of dance”, coreografía de William Forsythe, con Parvaneh Scharafali y Raul Yassit “Rubberlegz”; seguida por “Left behind” con piano en vivo (Julia Richter), pieza en la que los bailarines Natalia Osipova (Royal Ballet de Inglaterra) y Jason Kittelberg hicieron gala de la delicadeza de una pieza contemporánea.

Siguió “Talismán” de Marius Petipa, con Anastasia Limenko (Stanislavsky Music Theatre) y Brooklyn Mack, pareja esperada por los espectadores que se llevaron sendos aplausos, sobre todo en el pas de deux.

“Talismán”. Anastasia Limenko. Foto: Carlos Enciso.

Después “No limits” con música de Johann Sebastián Bach y ejecución de Jon Boogz. Un “Ave María” con danza contemporáneo, que aunque no se encontraba en el programa de mano brindó una propuesta única.

Y para terminar la primera parte “Lightbalance”, por parte los finalistas de la temporada 12 del programa America’s got talent, cuyo número ya se había mostrado en Despertares 2018 —cuya edición tuvo dos galas y lleno total en el Auditorio Nacional—, y fascinó al público por la ejecución que va entre la fantasía, el baile y la teatralidad.

Intermedio

Tras el intermedio la gala continuó con “La bella durmiente” con música de Tchaikovsky y coreografía de Kenneth McMillan, cuya pieza llena de movimientos de gracia y técnica por parte de Alina Cojocaru (Ballet Nacional de Inglaterra) y Francesco Gabriele Frola (Ballet Nacional de Canadá) fascinó a los asistentes.

“La bella durmiente”. Foto: Carlos Enciso.

“Hurry up, we are dreaming” de Justin Peck, con los bailarines Esteban Hernandez y Kamryn Baldwin (San Francisco Ballet) emocionó a la audiencia. Mientras que “Five variations of a theme” con Joaquín de Luz (New York City Ballet) y música del Concerto en F Menor de Bach, cautivo por la precisión, saltos y técnica del bailarín.

“Hurry up, we are dreaming”. Foto: Carlos Enciso.

Después hubo un impass con Broken wings (Frida y Diego) cuya pieza con música en vivo por parte de Juan Carlos Allende y Miguel Ignacio Peña, e interpretación del tema “La llorona” por parte de Geo Meneses, y los bailarines Yuri Possokhov y Tamara Rojo embelesó a la audiencia.

Siguió el contemporáneo “No man’s land” con Alina Cojocaru e Isaac Hernandez que conmovió al público por la aparente fragilidad de lo que puede ser una pareja amorosa en el escenario; y después “Llamas de París” con Nikisha Fogo (Ópera de Viena) y Joseph Caley (Ballet Nacional de Inglaterra), que encendió al público con la fuerza de los pas de deux.

"No man's land". Foto: Carlos Enciso.
“No man’s land”. Foto: Carlos Enciso.

“Cenicienta”, con coreografía de Cristopher Wheeldon y música de Sergei Prokofiev, y ejecución de Emma Hawes y Aitor Arrieta (Ballet Nacional de Inglaterra) maravilló por la dulzura y teatralidad.

Después “Dying swan” del coreógrafo y bailarín Lil Buck, cuyos movimientos de danza contemporánea, más cercana a lo experimental mezclando rasgos de breakdance y contorsionismo impresionaron.

Lo anterior sólo dejó espacio a Playlist (track 1,2) de William Forsythe, que si bien se presentó también en la gala del año pasado, valió la pena la repetición de una pieza prácticamente nueva, pues el estreno se realizó en Londres en abril de 2018, y cuatro meses después en México con la gala Despertares 2018, y ahora en Guadalajara una novedad.

Bajo los temas de “Surely shorty” de Peven Everett e “Impossible” (en remix de The jax jones), los 12 bailarines del Ballet Nacional de Inglaterra movieron a los asistentes con el Playlist de Forsythe cuya comanda fue mostrar el poder de la danza clásica en el siglo XXI.

La noche la culminaron los hermanos Hernández (Esteban e Isaac) con “My way” de Frank Sinatra, misma pieza que mostraron el año pasado.

“My way”, Isaac y Esteban Hernández. Foto: Carlos Enciso.

El encore encendió al público, pues se hizo una fiesta en el escenario cerca de la medianoche.

A la salida algunos asistentes aprovecharon para tomarse la foto del recuerdo, lo que incluyó un apartado en el lobby donde se mostraron trabajos del taller de “Diseño y elaboración de vestuario” que estuvo a cargo de Serena Fusai y Samantha Gilsenan.

Comentarios

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Load More