Políticas antiinmigrantes encierran un egoísmo “disfrazado de seguridad”: Arquidiócesis

La CIDH condenó las políticas “contrarias a obligaciones en materia de derechos” que adoptaron “de manera conjunta” México y EU para frenar flujo migratorio Foto: Alejandro Saldívar La CIDH condenó las políticas “contrarias a obligaciones en materia de derechos” que adoptaron “de manera conjunta” México y EU para frenar flujo migratorio Foto: Alejandro Saldívar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Arquidiócesis Primada de México criticó las “políticas antiinmigrantes” porque, subrayó, encierran un egoísmo “disfrazado de seguridad”.

En el marco de la visita a México que realiza Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, para discutir temas de migración y comercio, puntualizó: “Las políticas antiinmigrantes que se toman en cualquier punto del planeta no sólo van en abierta oposición al Evangelio. Si vemos más allá de lo superficial, estos caminos más bien nos encierran en nuestro propio egoísmo disfrazado de seguridad y nos amarran en el desprecio con máscara de autosuficiencia”.

Reprimir la migración hace a las personas inhumanas, pues se le da la espalda a quienes dejan sus países de origen no por gusto y placer, sino por necesidad, precisó en el editorial de su semanario Desde la Fe, puesto en circulación ayer.

Agregó: “Puede ser fácil señalar con un dedo a quienes dejan su lugar de origen, pero ¡qué difícil es abrir la mano completa para darle la bienvenida y después abrazarlo! Este camino sí es humano, este camino genera riqueza cultural, crecimiento social, crea puentes y supera abismos”.

Y puso como ejemplo la devoción en México a San Charbel, cuyo culto fue traído por la migración libanesa. Y así como este caso, dijo, se dan muchos otros en todo el mundo.

La Arquidiócesis, a cargo del cardenal Carlos Aguiar Retes, recalcó que el migrante siempre necesita compasión, por lo que exhortó a sanar una globalización enferma de miedo al migrante necesitado, para que se le acepte y se le transforme en algo propio.

“Nadie es tan humano como cuando se abre a la humanidad del otro: he aquí una gran ventaja de la migración, sea cual sea su origen, sea cual sea su futuro”, finalizó.

Esa postura es compartida por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), que a través de comunicados de prensa también se ha opuesto a la actual política de México y Estados Unidos, encaminada a reprimir los flujos migratorios.

Comentarios

Load More