El camino para acabar con el Sida es a través de brindar acceso y cobertura de salud: OPS

Reunión de Alcocer y la OPS. Foto: Twitter @opsoms Reunión de Alcocer y la OPS. Foto: Twitter @opsoms

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Regional de las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Carissa. F. Etienne, advirtió que actualmente “el mundo no está en camino de alcanzar el objetivo de eliminar el VIH-Sida como amenaza de salud pública para el 2030”, por lo que conminó a repensar la respuesta contra ese flagelo.

Durante su discurso de apertura de la Décima Conferencia IAS sobre Ciencia del VIH (IAS 2019), organizada por la Sociedad Internacional del Sida que se realiza en esta ciudad, la ponente consideró que el camino para acabar con el virus “va de la mano con asegurar el acceso y la cobertura de salud para todas las personas”.

Indicó que “la ciencia ha guiado la innovación hacia un progreso, sin precedentes, en la respuesta a una enfermedad infecciosa que, hasta hace poco, representaba una amenaza para la vida de muchas personas”.

Agregó que la elaboración de los enfoques sólidos basados en la salud pública y los derechos humanos han logrado revertir el curso de la tendencia en muchos países.

“Sobre la base de nuestros éxitos anteriores es hora de reconsiderar nuestra respuesta para asegurarnos de alcanzar nuestros objetivos de VIH. El camino para acabar con el Sida corre a través de brindar acceso y cobertura de salud universal”, dijo.

Desde su perspectiva, es el momento de que los servicios de prevención, pruebas y tratamiento antirretroviral para el VIH estén totalmente disponibles, junto con los servicios de TB, ITS, hepatitis virales, salud sexual, reproductiva y enfermedades transmisibles en el primer nivel de atención para que las necesidades de las comunidades afectadas puedan ser mejor atendidas.

“Este enfoque de integración de servicios ha sido promovido por la OPS en las Américas y logrado la eliminación dual de la transmisión materno infantil del VIH y la sífilis, en diversos países de la región, a través de la provisión de servicios integrales de salud materno infantil que se brindan en el nivel de atención primaria de la salud”, añadió.

Etienne comentó que es necesaria la investigación para que la innovación científica continúe mejorando los métodos de prevención de enfermedades transmisibles, los regímenes de tratamiento, el desarrollo de nuevas herramientas de laboratorio y el uso de plataformas para el diagnóstico y el monitoreo.

Afirmó que, de acuerdo con Onusida, las brechas por las infecciones tienden a ser mayores entre jóvenes y niños. En Europa del Este y Asia Central, las nuevas infecciones aumentaron en 29%; en Oriente Medio y África del Norte, en 10%, y en 7% en América Latina.

Las poblaciones clave son los hombres que tienen sexo con otros hombres, los trans y los trabajadores sexuales, así como sus parejas, que representan el 54% de las nuevas infecciones reportadas en todo el mundo, añadió.

“La ciencia y la innovación deben encontrar soluciones a los desafíos nuevos y de larga data, y el nuevo conocimiento y orientación solo tendrán impacto si existen programas nacionales y sistemas comunitarios sólidos en los países para implementarlos”, indicó, y llamó a todos los socios a “intensificar y acelerar las acciones” para terminar con el Sida en 2030.

Además de Etienne, disertaron en al acto de apertura Anton Pozniak, presidente de la IAS; Brenda Crabtree-Ramirez, presidenta de la IAS en México; Luis Adrián Quiroz, del Movimiento Nacional de Lucha contra el Sida de México; Alejandro Brito, fundador y Director de la organización mexicana Letra S; Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud de México, y la Alta Comisionada de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a través de un mensaje en video.

Alcocer Varela aseguró que México optimiza la terapia antirretroviral para personas que viven con VIH y ha conseguido, “en lo que va de esta administración”, ahorrar mil 700 millones de pesos.

Al inaugurar la Décima Conferencia Científica sobre VIH, organizada por la Sociedad Internacional del Sida, en la Ciudad de México, el funcionario adoptó el compromiso de eliminar las barreras de disuasión para que la gente se realice una prueba de VIH o que les retardan el tratamiento a quienes padecen esta infección.

En este evento, que reúne a 5 mil personas de 140 países, el funcionario aseguró que la optimización terapéutica lograda por la dependencia “es resultado de la colaboración entre la academia, la sociedad y el gobierno”.

Reveló que el gobierno actual trabaja porque el sistema de salud mexicano sea universal y gratuito, que garantice el acceso efectivo de toda la población a los servicios, y que revierta la esclerotización de la burocracia sanitaria que ha cerrado las puertas de los servicios a las poblaciones vulnerables y a personas que viven con el virus.

“En México, adoptamos el compromiso global para eliminar las barreras que disuaden a las personas de hacerse las pruebas del VIH y conocer su estado serológico o que retarden el inicio del tratamiento e impiden alcanzar la supresión viral sostenida”, indicó.

Detalló que este compromiso incluye combatir el estigma y la discriminación hacia la diversidad sexual y de género hacia las personas que viven con VIH, así como garantizar los servicios de salud integrados, incluyentes y profesionales, eliminando las barreras normativas y jurídicas que dificultan el acceso a un diagnóstico temprano o a un tratamiento efectivo.

Alcocer Varela exhortó a las personas que viven con VIH a que no abandonen el tratamiento antirretroviral y acudan al médico de manera periódica.

“No dejen de exigir sus derechos. Estamos con ustedes. Ayúdenos a llegar a tiempo. Más ciencia y más conciencia”, resaltó.

A su vez, el presidente de la Sociedad Internacional de Sida y director científico de la IAS 2019, Anton Pozniak, señaló que las personas que viven en estado de emergencia son especialmente vulnerables a nuevas infecciones, por lo que se necesita garantizar la prevención y el tratamiento contra el VIH.

Advirtió que las crisis humanitarias que viven algunas naciones amenazan con el progreso global para enfrentar la epidemia.

“Por ejemplo, en Venezuela, de las 120 mil personas que viven con VIH, solo la mitad tiene acceso a antirretrovirales y únicamente el 7% logró la supresión viral en 2017”, agregó.

En su intervención, la directora científica local de IAS 2019, Brenda Crabtree-Ramírez, indicó que América Latina es una de las regiones más inequitativas del mundo, y los esfuerzos para controlar la epidemia sólo serán exitosos cuando las enormes diferencias de distribución del ingreso se acorten.

En todo el mundo, más de 35 millones de personas necesitan asistencia humanitaria como consecuencia de conflictos armados o desastres naturales, lo cual los coloca en un estado de emergencia constante y de necesidad de atención.

Comentarios

Load More