Denuncian que bajo membrete de 4T, buscan frenar etiquetado de advertencia en alimentos y bebidas

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor. Foto: SNN Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor. Foto: SNN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La organización El Poder del Consumidor denunció que un reducido grupo de legisladores de Morena en San Lázaro circularon una propuesta de reforma a la Ley General de Salud, que plantea un etiquetado frontal elaborado por la industria de alimentos y bebidas, bajo el membrete de la 4T.

Precisó que son morenistas que sirven a la industria y están confrontando a la Secretaría de Salud, a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y a otras dependencias que se han manifestado por un etiquetado de advertencia en los alimentos y las bebidas.

Esa iniciativa, explicó, se quiere presentar como una propuesta de la 4T, sin embargo, viene de la industria e intenta confundir al resto de legisladores.

De acuerdo con El Poder del Consumidor, el objetivo de la industria es bloquear la aprobación de un nuevo etiquetado frontal de alimentos y bebidas que diferencie la cantidad de azúcares naturales y procesados de cada producto y especifique el contenido de grasas y sal.

Está demostrado que un etiquetado de esta naturaleza, como se aplica en Chile, Perú y Uruguay, tiene un efecto en la reducción del consumo de productos que contienen altas cantidades de estos ingredientes, principales causantes de las epidemias de la obesidad, la diabetes, la hipertensión y algunos tipos de cáncer, según la organización.

La propuesta de reforma –añadió– plantea elaborar un etiquetado llamado NutriScore, que oculta la información sobre el alto contenido de azúcar, grasa y sal en los productos, contrario a lo recomendado por las organizaciones Panamericana de la Salud (OPS), Mundial de la Salud (OMS) y de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), además del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

“La propuesta de etiquetados frontales de advertencia cuenta con el apoyo de la Secretaría de Salud, los organismos de investigación, las agencias internacionales y la sociedad, mientras que el sistema NutriScore que está proponiendo la industria refresquera, a través de alianzas con miembros del Legislativo, no está diseñado para alertar sobre el alto contenido de compuestos dañinos como los azúcares añadidos, las grasas o el sodio, y por ello no es una propuesta adecuada para la emergencia de obesidad y diabetes que vivimos”, añadió Larrañaga, de la Coalición ContraPeso.

“Las decisiones que no se tomaron en el pasado, las que fueron capturadas por la industria, en complicidad con las administraciones anteriores, como etiquetados complejos y engañosos, simulación de la regulación de la publicidad dirigida a los niños, la no aplicación de la regulación de alimentos y bebidas en escuelas, y las medidas fiscales a medias, tienen consecuencias en la salud, en especial entre los más pobres”, remató el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo.

Comentarios

Load More