“Ted Bundy: Durmiendo con el Asesino”: Zac, el malvado

Ted Bundy es interpretado por la estrella del pop Zac Efron. Foto: Twitter @lifefilmspy

MONTERREY, NL (apro).- Ted Bundy fue un asesino serial que aterrorizó estados Unidos en la década de los 70. Encantador, apuesto y de apariencia normal, cometió decenas de crímenes atroces. Durante su juicio se convirtió en una anti estrella mediática. Ahora, en la cinta Ted Bundy: Durmiendo con el Asesino (Extremely Wicked, Shockingly, Evil and Vile, 2019) quien lo interpreta es, justamente, la estrella del pop Zac Efron, que le da una justa dimensión de contraparte al personaje.

La película es un drama carcelario y de tribunales que, lejos de mostrar los horrores de los homicidios, se concentra en retratar a un hombre de apariencia normal, dentro del que, insospechadamente, se esconde un monstruo sádico que disfruta provocando sufrimiento, y que se pavonea en privado por eludir la cacería policiaca de la que es objeto en todo el país.

La historia de Bundy es ya conocida y permanece en el imaginario del terror de la Unión Americana, Secuestró, violó, asesinó y descuartizó a mujeres jóvenes, algunas menores de edad, sin aparente remordimiento. Lo que el director Joe Berlinger pretende mostrar al mundo es cómo era el criminal en su vida cotidiana. Para ello toma el testimonio de primera mano de Liz Kendall madre soltera, con una hija pequeña, que fue su pareja. Inexplicablemente, las dos mujeres nunca fueron objetivo del carnicero de Vermont.

Según se ve, era un hombre frío y cortés, que fingía escapadas nocturnas a la biblioteca, para continuar sus estudios de abogado, cuando en realidad aprovechaba la oscuridad para introducirse en casas de estudiantes y provocar sus funestas tropelías. Incluso, cuando enfrenta al jurado para defenderse de los cargos que negaba de manera permanente, disfrutaba halagado y sonriente, al saberse protagonista de su propio reality show, exhibido en cadena nacional.

En lo que es, hasta ahora, su mayor reto actoral, Zac Efron pasa el examen con notas aprobatorias. Quien fuera estrella juvenil de Disney, convertido en popularísimo cantante, merece ser tomado en serio como intérprete de drama, después de encarnar a este complejo personaje de doble personalidad, que mezclaba locura por sus inclinaciones crueles, y brillantez, por la frialdad para escapar de los detectives. Hasta que le echan el guante.

Efron se adueña por completo de la película. Su personificación es sorprendente. La mayor parte del tiempo actúa únicamente con la mirada, el rasgo que delataba el desequilibrio emocional del homicida serial. En estricto sentido, su trabajo en pantalla le da un formidable poder real al personaje, haciéndolo tan atractivo como deleznable. Definitivamente, aprovecha el enorme potencial que le da esta interpretación para afianzar su carrera, que hasta ahora ha sido de galán y comediante.

 La química es perfecta con Lily Collins, la madre soltera que vive internamente conflictuada con la sospecha de las actividades secretas de su pareja.

Por ahí John Malkovich, siempre eficiente, tiene un breve papel como juez que es, al mismo tiempo, guasón y severo.

Ted Bundy: Durmiendo con el Asesino es el repaso a un hecho histórico que, mayormente, interesará a los estadunidenses, que están familiarizados con la escalofriante historia del matón de jóvenes.

Comentarios

Load More