Greenpeace urge a la CAMe acate amparo sobre contingencias ambientales

Una de las contingencias ambientales en mayo pasado. Foto: Octavio Gómez Una de las contingencias ambientales en mayo pasado. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La organización ambientalista Greenpeace lamentó la displicencia de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), de la que forman parte los gobiernos del Estado de México y de la CDMX, entre otros, para acatar la resolución judicial emitida por un juez el pasado 8 de julio en la que ordena decretar contingencia ambiental en el Valle de México al rebasar los 100 puntos Imeca.

Ello a pesar de que del 8 al 23 de julio, durante más de la mitad de dicho periodo, se rebasaron los 100 puntos Imeca sin que se activara la emergencia ambiental, desacatando el fallo judicial.

“Si bien el resolutivo del juez señala que podrán no decretar las contingencias, esto es siempre y cuando se justifique caso por caso públicamente el por qué y se tomen medidas alternativas para garantizar la protección de la población y esto no está sucediendo, esto más la decisión de la CAMe de anteponer los intereses económicos de la Megalópolis nos habla de una grave displicencia de las autoridades por el cuidado de la salud de la población”, afirmó el responsable de los temas de calidad del aire de Greenpeace México, Pablo Ramírez.

La CAMe y la CDMX, señaló la organización, publicaron las implicaciones económicas de la modificación en los índices para decretar la contingencia, por lo que sería muy importante que este análisis que realiza tan detalladamente para el sector económico lo realizara en cuestión de salud, porque los alcances en términos de morbilidad y mortalidad son –advirtió- muy graves.

“La diferencia entre decretar contingencia ambiental entre 101 y 150 imecas no son 49 puntos, son un compromiso o el desprecio a la salud de los grupos vulnerables, niños y niñas, adultos mayores, y personas con padecimientos respiratorias agudos y crónicos”, indicó Ramírez.

De acuerdo con la agrupación, si se consideraran sólo dos sectores altamente vulnerables –infantes y adultos mayores–, con datos del censo 2010, la población afectada únicamente en la CDMX es de 2 millones 941 mil 186 personas, cifra que, dijo, representa 33.24% de la población total.

Pablo Ramírez refirió que por esa razón Greenpeace apeló la modificación realizada en la suspensión definitiva que permite a la autoridad no actuar con respecto a los límites que establece la norma.

Luis Miguel Cano, asesor legal de la organización ambientalista, explicó que Greenpeace presentó una apelación por omisión en cuanto a lo establecido por el juez, porque en la suspensión se aclara que la justificación tendrá que hacerse caso por caso, no una sola vez.

Y, además, dijo, el recurso también fue presentado dado que la CAMe no presentó medidas alternativas.

Eso obliga, dijo, a los estados integrantes del organismo a presentar un informe sobre la omisión en cuanto al establecimiento de protocolos de contingencia, pero hasta el momento sólo las autoridades de Querétaro lo han hecho, reconociendo la falta del mismo y asegurando que se realizará y lo harán con base en las normas de salud ambiental.

En contraste, señaló, los estados de Morelos, Puebla, Tlaxcala e Hidalgo siguen sin responder.

“Estamos ante una crisis ambiental por el grave deterioro de la calidad del aire de la Ciudad de México y la Zona Metropolitana. Ante esta situación Greenpeace reitera que la única forma de limpiar el aire implica una transformación urgente y de fondo del modelo de transporte en la ciudad”, concluyó Cano.

Comentarios

Load More