Chiapas pierde sanatorio; será sede de la Guardia Nacional

Cuando Felipe Calderón lo declaró inaugurado. Foto: Miguel Abarca Cuando Felipe Calderón lo declaró inaugurado. Foto: Miguel Abarca

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIS. (Proceso).- Abandonado en los últimos tres años, un hospital que se empezó a construir en 2010 –cuando el presidente era Felipe Calderón y el gobernador Juan Sabines Guerrero– y se concluyó en el sexenio pasado será sede de la Guardia Nacional (GN) en esta ciudad.

La obra se edificó en un terreno donado por el ayuntamiento de San Cristóbal, como consta en la escritura pública 13744, volumen 186, formalizada por el notario público número 25, Wenceslao Camacho, el 29 de diciembre de 2008. En ese predio se construyó el Hospital de Las Culturas y en el edificio anexo estaría el Centro de Vacunología.
Pero los trabajos no se terminaron, aunque Calderón y Sabines prácticamente la dieron por concluida en sus informes finales. La empresa encargada, Sashuju Constructora, S.A. de C.V., la dejó con 93% de avance.

Sin embargo, la firma –que debió entregar la obra desde 2016 al gobierno estatal de Manuel Velasco– reclamó adeudos por 4 millones 216 mil pesos, y el hospital quedó abandonado a raíz de esa disputa entre la Secretaría de Salud local y la constructora.

Con el tiempo los lugareños se llevaron puertas, ventanas, muebles, sanitarios, plafones y todo lo que pudieron cargar. Sólo quedaron el techo y las paredes de concreto. El lugar se convirtió en tiradero de basura y refugio de indigentes.

El periódico digital sancristobalense La Foja Coleta publicó en enero pasado que la fundación Sensibilidad por México, A.C., propuso al gobernador Rutilio Escandón formar una sociedad tripartita entre la administración estatal, el municipio y la iniciativa privada para reconstruir el edificio, instalar equipo y contratar personal a fin de brindar servicio médico de nefrología. Los gastos de operación correrían a cuenta de la fundación. Sin embargo, ni el gobernador ni la alcaldesa Jerónima Toledo respondieron a la iniciativa.

Tras la creación de la Guardia Nacional, la federación delegó a los municipios sedes la tarea de gestionar los predios para construir las instalaciones de la nueva corporación policiaca.

En Chiapas se dispuso que hubiera 12 cuarteles, según el fiscal Jorge Luis Llaven Abarca, pero después se añadió otro en el municipio de Frontera Comalapa.

Una de las 13 sedes se ubicaría en San Cristóbal de Las Casas para dar cobertura a todos los municipios indígenas, principalmente Aldama, Amatenango del Valle, Chalchihuitán, Chamula, Chanal, Chenalhó, Huixtán, San Andrés Larráinzar, Mitontic, Oxchuc, Pantelhó, San Juan Cancuc, Santiago el Pinar, Tenejapa, Teopisca y Zinacantán.
La alcaldesa y su cuerpo edilicio recorrieron varios predios, públicos y privados, en la cabecera municipal, pero el único que satisfizo al representante de la GN fue el edificio abandonado que estaba destinado al Sector Salud. Lo convenció su ubicación a la entrada de la ciudad, por la autopista Tuxtla-San Cristóbal.

Ya trabajan en el lugar 64 efectivos de la GN, pero la alcaldesa Toledo dijo a la prensa que su número ascenderá a 300 y que ya iniciaron los trámites para donarle a la guardia ese predio con la infraestructura abandonada.

Esto, no obstante que sobre el predio pesan dos embargos: uno de la empresa constructora, a la que aún no se le paga el adeudo reclamado, y otro de un empresario gasolinero.

El médico y activista Marcos Arana, experto en salud nutricional, dice que por mucho tiempo la sociedad civil sancristobalense consideró la posibilidad de convertir ese lugar en albergue para los familiares de los pacientes del Hospital de las Culturas, que duermen a la intemperie. Ahora, lamenta, se destinará a fines policiacos-militares y al estar en la entrada de la ciudad les dará una mala bienvenida a los turistas.

<strong>Este texto se publicó el 28 de julio de 2019 en la edición 2230 de la revista Proceso.</strong>

Comentarios

Load More