Cabildo afirma que liberó a mujeres encarceladas por no prestar trastes; niega obedecer a presión

Las mujeres detenidas por no prestar los trastes de la cocina comunitaria que estaban bajo su resguardo. Foto: Especial Las mujeres detenidas por no prestar los trastes de la cocina comunitaria que estaban bajo su resguardo. Foto: Especial

OAXACA, Oax. (apro).- Las autoridades municipales de Santa María Alotepec descalificaron y condenaron que “se nos criminalice desde el escritorio”, al tiempo de informar que liberaron a las siete mujeres “por decisión propia que asumimos como cabildo” y no por presiones gubernamentales ni de organizaciones de la sociedad civil.

A través de un comunicado, el cabildo resaltó que las siete mujeres fueron liberadas a las 19:26 horas de este jueves 1 de agosto al tiempo que advirtieron: “ya no estamos dispuestos a tomar en consideración (llamadas telefónicas, medidas cautelares y las amenazas de iniciar una carpeta de investigación) pues violenta nuestros sistemas normativos indígenas”.

El jueves fueron detenidas Fabiola Agapito, Flavia Galdino, Felipa Santiago, Edith de Jesús Tinoco, Juana Porfirio (mayor de edad), Paulina Blas y Vicenta Ventura porque se negaron a proporcionar las “cosas de la cocina comunitaria del DIF”.

“Primero las corrieron del lugar donde está la cocina comunitaria y luego las encarcelaron porque no prestaron las cosas para su fiesta, para su pachanga de la autoridad”, relataron los familiares inconformes.

En un video de 19 segundos se observa a las mujeres encerradas en la cárcel municipal tejiendo mientras las liberan, mientras que el resto de las mujeres se refugiaron en sus domicilios ante el temor de que las encarcelen.

Sin embargo, la autoridad municipal lamentó “los señalamientos y las posturas de las organizaciones de la sociedad civil, pues dicho comunicado desacredita nuestras funciones y atribuciones que nos corresponden como autoridades indígenas en el marco de nuestra libre determinación y autonomía sustentadas en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo”.

“Como autoridad de Santa María Alotepec, estamos abiertos a que llegue las diversas dependencias gubernamentales y no gubernamentales para que se informen si es su deseo intervenir en algunos casos específicos relativos a la impartición de justicia.

“Pero descalificamos y condenamos que se nos criminalice desde el escritorio como han acostumbrado hacerlo para lograr sus propósitos para acreditarse como los supuestos defensores de derechos humanos cuando están lejos de serlo”, dice el comunicado.

Aunque la autoridad no explica la razón por la que determinaron encarcelar a las siete mujeres indígenas mixes, el secretario del municipio, Donaldo Monterrubio, compartió un escrito donde expone su posición sobre el caso.


“Hoy (jueves) por la mañana mandaron a llamar a varias mujeres que en una administración anterior estuvieron en un programa de Comedores  del DIF, las autoridades les solicitaron por segunda ocasión que regresaran los utensilios que se habían llevado a su casa porque iban a ser utilizados para la preparación de la comida de la inauguración del Centro de Integración de la Secretaría de Bienestar del Gobierno Federal”.

Agregó que “como es costumbre se sentaron al centro de la sala de Cabildo, se negaron a regresar los utensilios porque alegaron que les había costado días de trabajo construir la casa que funcionó como cocina, dijeron que los devolverían sólo si les pagaban a sus esposos los días de tequio; empezaron los murmullos y se alzaron la voz ambas partes, la autoridad alegó que no podían quedárselos porque eran del pueblo, optaron por encerrarlas en la cárcel a siete de ellas”.

“Horas después me tocó cumplir con mi función, llamadas de varias instancias gubernamentales con sus recomendaciones y sugerencias, en momentos me encontraba en la caseta con los demandantes y sus constantes llamadas telefónicas, después a leer los desplegados de periódicos, de páginas de internet, notas amarillistas, fotografías y videos que exhiben mujeres en la cárcel, desplegados de muchas organizaciones solicitando la intervención de las instancias correspondientes”, añadió.

“No lo dicen directamente pero dan a entender que esta autoridad no tiene la capacidad de cumplir su función, para eso están ellos para decir qué es lo correcto y no, nunca han pisado ni han vivido en estas tierras, se alían con los coterráneos que han optado ya no vivir la difícil y compleja organización comunitaria. Un pueblo indígena más que no sabe gobernar, aparecen entonces las justificaciones de género y vulnerabilidad”, acusó.

“Solicito a las instancias que luchan por las injusticias hacia la humanidad que se acerquen a la vida de nuestras comunidades, ayudémonos en vez de vociferar desde nuestras trincheras, aquellas personas que se han ido de sus pueblos los invito a participar en las asambleas, es mejor la palabra y el acto que mil cursos y talleres desde hermosos salones con café y galletas. De una vez por todas rompamos la gran barrera que nos separan.

“Para la gran satisfacción de los denunciantes las mujeres ya fueron liberadas, de nueva cuenta se intimidaron las autoridades, se rumora en el pueblo que desde ahora podemos repartirnos todo lo que sea del pueblo, total, es avalado por el gobierno”, remató.

Comentarios

Load More