Hay en NY un “tesoro para investigar”: Esquivel al presentar “El Juicio. Crónica de la caída del Chapo”

Salvador Corro, Jesús Esquivel (autor), y Carmen Aristegui en la presentación de El Juicio Crónica de la caída del Chapo", en la Biblioteca Vasconcelos. Foto: Eduardo Miranda Salvador Corro, Jesús Esquivel (autor), y Carmen Aristegui en la presentación de El Juicio Crónica de la caída del Chapo", en la Biblioteca Vasconcelos. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobierno mexicano debería solicitar y revisar toda la información originada en la Corte de Brooklyn, Nueva York, sobre el juicio de Joaquín El Chapo Guzmán, para ver “hasta dónde llega el hilo” del narcotráfico en México, consideró el corresponsal de Proceso en Washington, J. Jesús Esquivel.

Durante la presentación de su más reciente libro El Juicio. Crónica de la caída del Chapo (Grijalbo, 2019), afirmó que los más de 50 mil documentos públicos emanados del juicio durante 38 audiencias -que se pueden solicitar, previo pago, en el sistema Pacer, el portal de acceso público a los registros electrónicos de la Corte de Estados Unidos- “es un tesoro para investigar”.

En la sala Matrix Móvil de la biblioteca José Vasconcelos, ante más de 500 asistentes, aseguró que los testimonios, fotografías y demás documentos ahí presentados representan “una evidencia clara” de lo que debe hacer el gobierno de México.

Presentación de El Juicio. Crónica de la caída del Chapo", en la Biblioteca Vasconcelos. Foto: Eduardo Miranda
Presentación de El Juicio. Crónica de la caída del Chapo”, en la Biblioteca Vasconcelos. Foto: Eduardo Miranda

“Y no es una crítica a Andrés Manuel, porque yo sé que no se le puede tocar porque inmediatamente somos conservadores y todo lo que quieran, pero hay una tarea pendiente que nos debe el gobierno federal, llámese como se llame el presidente: estamos sumergidos en una inseguridad que viene desde hace muchos años”.

Siguió: “no le estoy pidiendo que la resuelva, sino que eso que hay en Nueva York es un tesoro para investigar, para averiguar hasta dónde llega el hilo y que no responda nada más a lo que dice el gobierno de Estados Unidos”.

Especialista en la cobertura del narcotráfico en México, Esquivel mencionó que esa inseguridad comenzó en el sexenio de “un presidente ebrio que lanzó una guerra sin pies ni cabeza contra el narcotráfico y que a la fecha seguimos viviendo las consecuencias”.

De esa administración, destacó la figura de Genaro García Luna, jefe de la Policía Federal con Vicente Fox y secretario de Seguridad Pública con Felipe Calderón. Dicho funcionario fue mencionado en el juicio contra Guzmán Loera, recordó el autor y lanzó:

“Si un colombiano en una corte federal dice que a este hombre se le entregó dinero y luego llega un mexicano y dice que también le entregó dinero, yo como autoridad y si los gringos tienen los documentos, yo los pido nomás para ver a dónde llego”.

Y, de nuevo, hizo referencia al presidente actual: “el perdón y olvido, y a lo mejor me van a mentar la madre, pero no cabe con tantos muertos que hay en este país. No estoy pidiendo que se le ponga contra la pared y le arrojen piedras. Que se le aplique la justicia. Nada más. Porque son demasiados los muertos y nos acostumbraron a la sangre por muchos años”.

Ante el silencio de los asistentes, continuó: “el perdón y el olvido suena bonito para los medios, pero no para una mamá cuyos hijos siguen desaparecidos o han sido ejecutados… A veces a Andrés Manuel López Obrador se le va el reconocer el dolor de una madre, el de gente que sigue sufriendo las consecuencias de un problema tan profundo y enraizado”.

Y deslizó un sentimiento: “a mí como mexicano me duele ver a Genaro García Luna vivir en Miami con todas las comodidades del mundo”, debido a que el gobierno estadunidense lo mantiene como “fuente de información” sobre el tema.

Luego, aclaró: “Todavía tengo fe en mi gobierno y espero que se hagan las cosas bien y creo que por eso hubo un cambio. Sería un insulto que se siga por el mismo camino”.

“Se acabó el corrido del Chapo”

Durante más de 12 años, J. Jesús Esquivel se ha dedicado a investigar, publicar y comentar en radio y televisión nacional e internacional el fenómeno de narcotráfico en México.

Por ello, en la presentación de su libro, aseguró que “El Chapo nunca fue el capo de capos. Es el narco más frívolo, le gustan los reflectores, que su nombre aparezca, si no, no hubiera citado a mi querida Kate del Castillo en la sierra y tomado un video”.

Quien sí lo es, aseguró, es Ismael “El Mayo” Zambada, el mismo que, aseguró, rescató a los tres hijos secuestrados de Guzmán Loera, y que, en la actualidad, sigue libre.

Con base en lo que cuenta en su libro, el periodista de Proceso consideró que el gobierno de Estados Unidos “arregló todo para que los medios siguiéramos embobados en la Corte del Distrito de Brooklyn, Nueva York”, para cubrir lo que él mismo llamó “un show”.

Mencionó cómo tenía que tomar apuntes con lo poco que recordaba de sus clases de taquigrafía con un lápiz y hojas, únicos apoyos que les permitían introducir en la Corte donde, por cierto, “el café sabía a chapopote”.

El periodista agradeció públicamente el apoyo de David Brooks, corresponsal de La Jornada en Nueva York, quien le ayudó a entender cómo es el sistema de justicia en Estados Unidos.

Hacia el final de su discurso, contó una anécdota que narra en el libro sobre un encuentro periodístico con Emma Coronel, la esposa del capo sinaloense.

Luego, aseguró que, tras la sentencia de cadena perpetua y 30 años contra Joaquín Guzmán, la Corte rechazará el pedido de apelación que, se prevé, harán sus abogados.

“Se acabó el corrido del Chapo. No sale de Florence, Colorado, más que con los pies por delante. No se va a escapar de ahí jamás. No estamos hablando de Almoloya”, afirmó.

La historia de un criminal: Aristegui

Comentarista del libro El juicio. Crónica de la caída del Chapo, la periodista Carmen Aristegui elogió la “pluma fantástica” y la “narrativa eficaz” de Esquivel del juicio que mantuvo la expectativa, en el que también se presentó una disyuntiva:

Creer en la versión de que ofreció la Fiscalía estadunidense para acusar al sinaloense ante el jurado como el narcotraficante más peligroso del mundo, o la versión de su defensa de que “no es más que un pobre gerente y que el verdadero líder es el Mayo Zambada del Cártel de Sinaloa”.

Lo cierto es que, la conductora de Aristegui Noticias afirmó que las verdaderas estructuras criminales están en circuitos financieros, internacionales y de negocios de cuello blanco. “Si los gobiernos quisieran desmantelar el negocio criminal tienen que hacerlo desde los circuitos que nadie toca”.

Luego de bromear sobre el esqueleto de dinosaurio que está en medio de la sala Matrix Móvil de la biblioteca Vasconcelos, “es la viva imagen de cómo quedó el PRI después de las elecciones pasadas”, Carmen Aristegui reconoció que Guzmán Loera tiene capítulos “fascinantes” en su vida.

Por ejemplo, sus escapes de prisión y la forma de demostrar “cuán débil es el sistema penitenciario, carcelario, judicial y político del país”; o bien, la “estrambótica historia” con Kate del Castillo y Sean Penn. Luego, se preguntó qué pasará con el dinero de El Chapo y las incautaciones de sus bienes.

Al aplaudir el trabajo periodístico de Esquivel, quien es colaborador en su programa de noticias, elogió los detalles que narra sobre el personaje y cerró con una frase que arrancó risas y aplausos: “me di cuenta que soy más alta que El Chapo y eso sí es noticia”.

Scherer, El Mayo, la DEA

“Cómplice” de J. Jesús Esquivel durante muchas historias de narcotráfico publicadas en Proceso, Salvador Corro, uno de los fundadores de este semanario, aseguró que el libro “El Juicio” es la crónica de “una narconovela”, en cuyo desarrollo se demostró que “la realidad supera, pero por mucho, a la ficción”.

Describió la obra como “un catálogo de traiciones, corrupción, persecuciones cono en las películas, amor y desamor contadas por los propios protagonistas con verdades, medias verdades y hasta mentiras”, escrito “casi en tiempo real” y en tiempo récord de cuatro meses, desde que El Chapo fue declarado culpable, el pasado 12 de febrero, hasta que le dictaron sentencia, el 17 de julio. “Eso es también un logro del editor Ariel Rosales”, dijo.

El exsubdirector de Información de Proceso, remarcó que el libro cuenta cómo quedó fuera del juicio la corrupción del sistema de justicia de Estados Unidos y México, la actuación de los agentes estadunidenses en nuestro país, así como el tráfico de armas y el problema de salud ocasionado por las adicciones en la población estadunidense.

Corro trajo a la memoria el encuentro que el fundador de este semanario, Julio Scherer, tuvo en abril de 2010 con Isamel “El Mayo” Zambada, y que se publicó en el semanario. Casi nueve años después, dijo, con el libro de Esquivel “se puede tener una idea más completa de cómo es la vida del narcotráfico”.

Además, destacó el apartado en que el autor cuenta cómo el agente de la DEA, Víctor Vázquez mintió al juez de la corte pues su declaración fue muy diferente a la que contó en entrevista al periodista, a propósito de la captura de El Chapo en el hotel Miramar de Mazatlán.

Por último, contó que, aunque a Jesús Esquivel no le gustan los narco-corridos, en una parte de su libro terminó haciendo uno al describir el encuentro de Lucero Guadalupe Sánchez López, examante de Guzmán Loera, éste y su esposa, Emma Coronel.

La presentación del libro estuvo moderada por Ariel Rosales, editor de los últimos cuatro libros de Jesús Esquivel: La CIA, Camarena y Caro Quintero (2014), La DEA en México (2013) y Los narcos gringos (2016).

Comentarios

Load More