El barrio de La Merced, nueva oportunidad de rescate en la 4T

La restauración en La Merced. Foto: Benjamín Flores La restauración en La Merced. Foto: Benjamín Flores

Desde noviembre de 2018 Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno electa, propuso a comerciantes rescatar los polígonos A y B del Centro Histórico, este último donde se encuentra, entre otros barrios, La Merced. El 6 de mayo pasado se anunció ya el Programa Integral de Revitalización del Centro Histórico con una inversión de 73 millones de pesos. El sociólogo Carlos Castillo Berthier expone a Proceso su visión del rescate, y confía en que el nuevo gobierno pondrá orden en ese barrio, del cual el especialista en problemática urbana es oriundo.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Cuando el sociólogo Héctor Castillo Berthier supo que Andrés Manuel López Obrador planeaba recorrer a pie el camino del Congreso de la Unión al Palacio Nacional por la calle de Corregidora, luego de la toma de posesión como presidente de la República, pensó en la gran oportunidad que se presentaba para el rescate y rehabilitación de ese tramo del barrio de La Merced, en el Centro Histórico.

En entrevista con Proceso, el académico del Instituto de Investigaciones Sociológicas (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recuerda que cuando se construyó el Palacio Legislativo de San Lázaro, en la época del presidente José López Portillo, se pensó en conectarlo con la Plaza de la Constitución haciendo peatonal Corregidora.

La calle parte del costado sur de Palacio Nacional, atraviesa Circunvalación y llega a la avenida Congreso de la Unión. El investigador escribe en un texto publicado en su columna semanal Zona submetropolitana que entre ambas vías está el barrio de La Candelaria de los Patos, “primera ciudad perdida de la Ciudad de México, formada cuando llegaron los españoles y expulsaron a los indígenas de esa área”.

En Congreso de la Unión se convierte en un túnel que salía a la entrada principal de la Cámara de Diputados. En los hechos, sólo fue recorrido una vez por López Portillo, en su último informe de gobierno, y luego por Carlos Salinas de Gortari. Finalmente, el paso se clausuró, quedó abandonado y se pusieron gruesos barrotes que impiden el paso al Palacio Legislativo.

Actualmente, sigue el investigador en su texto, Corregidora “tiene un historial de problemas digno de ser analizado: corrupción, indigencia, prostitución, viviendas en mal estado, desorden social, vandalismo, espacios ilegales y violentos, ambulantes fuera de control, invasión de vía pública, congestionamiento y desorden vial”.

Especialista en problemas urbanos en temas como basura, desarrollo social, juventud y violencia, cultura, y La Merced y el abasto alimentario, además de fundador y director del Proyecto Circo Volador, Castillo Berthier cuenta que vio en la idea de López Obrador de caminar por esa calle la “excusa perfecta” para que se reabriera el túnel y él viera lo que está sucediendo en Corregidora.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2231, ya en circulación)

Comentarios

Load More